domingo, 12 de enero de 2014

Eres especial... Yamajima Oneshot





Titulo: Eres especial…
Parejas: Yamajima
Genero: mmm…
Capítulos: Oneshot
Autora: Hitomy-Chan
Nota: Dure alrededor de 1 mes para poder darle un final decente jajaja… eso y espero sea de su agrado por que según yo quedo genial ^^__ no tuve de tiempo para corregirlo así que puede y tenga muchos errores lol....

“La primera impresión no siempre es lo que parece”

Sus ojos negros estaba fijos en la pequeña figura a su costado izquierdo, parpadeo un par de veces más sin apartar su intenso mirar de aquel chico, aun no lograba creer lo que minutos antes había ocurrido, trago en seco y la pequeña figura solo descansaba la cabeza sobre el pupitre ocultando su rostro con sus brazos “Yamada Ryosuke” si mal no recordaba ese es el nombre de su nuevo compañero, la clase estaba en total silencio ya que muchos no lograban asimilar la presentación del castaño, Ryosuke se movió girando la cabeza en dirección de Yuto clavando sus orbes marrones así en ese chico, rápidamente giro el rostro al frente fingiendo así que no observaba a Yamada y escucho como el mayor reía burlón, su flequillo caía sobre su rostro mas no alejaba su mirar del alto y le fue imposible el no reír, ya estaba acostumbrado a ser visto de esa manera…
Por su parte Yuto trataba de asimilar al igual que el resto de sus compañeros la tan extraña presentación de Yamada Ryosuke el cual vivía ignorante de lo ocurrido…

“Flash”
Al profesor se detuvo frente a la pizarra, y justo a su lado yacía un chico bajito de cabello castaño, veía fijamente el techo ignorando por completo las miradas sobre el, el profesor carraspeo un poco para así llamar la atención del supuesto nuevo alumno logrando así que el chico mirara a los que serian sus nuevos compañeros, vestía el uniforme de forma diferente su chaleco estaba doblado de las mangas y su camiseta no estaba fajada y lucia tan indiferente, ante la vista de todos ese chico era un clásico “busca problemas”:
“mi nombre es Yamada Ryosuke y no me interesa el conocer a nadie de este lugar… y mucho menos deseo ser amigo de gente tan normal” con eso dicho Ryosuke se alejo del profesor yendo por su propia cuenta hacia al sitio vacio, el cual estaba situando a solo 4 asientos junto a la ventana que daba al pasillo ya vacio, sus ojos almendrados solo observaron de reojo al chico de cabello negro y no le intereso en lo mas mínimo la reacción de sus compañeros solo tomo asiento y antes de ocultar su rostro rio de lado…

“Fin del flash”

Las clases dieron inicio el profesor había ya llamado la atención de Ryosuke el cual yacía dormido pero se rindió en su 3er intento por mantener despierto al castaño, Yuto tomaba notas de lo escrito en la pizarra tratando de ignorar la atenta mirada de aquel chico, estaba 100% seguro que esas orbes marrones le veían por entre el flequillo pero se mantuvo ignorante durante las 3 primeras horas, el profesor se despidió tomando su maletín de su escritorio siendo seguido por varios alumnos, Nakajima estiro su cuerpo al estar ya de pie y desordeno el cabello tras su nuca, un grupo de chicas se acerco a él llevándolo casi a jalones fuera del aula, Ryosuke se reincorporo al ver como el alto había sido llevado fuera y bostezo negando constante, tomo su mochila estaba por dar un paso pero los comentarios de algunos chicos los cuales estaban sentados sobre la mesa del profesor llamaron un poco su atención, lo cual era extraño por que nada en este mundo lograba llamarle la atención, no hasta…

“ese idiota de Nakajima…” bufo un chico de cabello teñido a rubio cruzado de brazos “se cree la gran cosa solo por que es el hijo del direc…”
“cierto…las chicas corren tras él solo por que esta en una estúpida banda… solo es un engreído” Ryosuke se mantuvo anclado junto a su butaca sin decir o hacer algo, su vista esta fija al piso escuchando aquel grupito de chicos.
“saben…deberíamos darle un susto un día de estos…”sugirió un chico alto de cabello negro el cual veía por la ventana, a Ryosuke no le interesaba en lo mas mínimo el ver los rostros de esos desconocidos:
“hey! Miren al pequeño alíen…Yamada!!!-lo llamo el rubio al momento en que se reincorporaba yendo hacia el, Ryosuke no levanto la mirada no hasta que el rubio lo tomo por el cuello de su camiseta levantándolo un poco así logrando que su mirar se enfocara en la ajena “¿te crees muy especial eh!!!? El resto de aquel grupo de chicos se situó tras el rubio pero ninguno lograba intimidarlo no como “esa mirada”, Ryosuke rodo los ojos escapando de sus labios una risa por demás burlesca y no dudo en posar sus manos sobre las de su atacante apretándolas con fuerza apartándolas con éxito:
“patético…”susurro desviando su mirar no le gustaba ver el rostro de ninguna persona, nadie era digno de ser visto por el “excepto de ese chico”
“¿a quien le dices patético?” no le gustaba gastar saliva ni su preciado tiempo así que empujo con fuerza al rubio dándole un puñetazo provocando así que el rubio chocara con sus propios compañeros los cuales estaban por acercarse a Ryosuke pero este fue mucho mas rápido y en cuestión de segundos salió del salón de clases, dejando a 3 chicos en el piso.
Con la mochila colgando de su hombro izquierdo se abrió camino por entre los alumnos que reinaban el pasillo, tenia pequeñas heridas en sus nudillos mas no les tomo importancia giro a la derecha encontrándose con las escaleras que lo llevarían a la segunda planta y así continuamente subió hasta llegar a la azotea. Percibió el frio choque del aire de la mañana y su cabello se movió conforme la ventisca se hacía presente, dejo caer su mochila al piso de concreto y se recargo tras haber cerrado la puerta, echo su cabeza hacia atrás y una corta risa adorno sus labios carmesí, el caliente liquido rojizo pegajoso y viscoso caía gota a gota al  duro concreto y Yamada no le tomaba interés a eso, ahora mismo algo ocupaba su mente, algo que respiraba y que poseía un mirar tan lleno de misterio, esa mirada, no pudo ser leída por el.
“él es… ahora mismo… algo importante…” bufo de esas palabras, desordenando el cabello tras su nuca, ahora mismo ese pelinegro le era de interés…

Por otro lado del colegio, cerca del área deportiva se encontraba Yuto bajo las gradas, estaba rodeado de todas esas miradas y risas por demás traviesas las cuales parecían cuestionarlo constantemente, llevo sus propias manos tras los bolsillos traseros de sus jeans, claro que todo ese grupo no le intimidaba estaba acostumbrado a ser rodeado por mujeres.
“¿y?” ataco con una mirada seria.
“tu estuviste cerca de ese “raro chico” susurro una chica de coletas “él te observo de esa manera…como si fueses algo que le interesara” no supo si debía reír por esas declaraciones, así que pensó no ser grosero con ninguna chica.
“¿Y eso que?”
“no debes involucrarte con alguien tan extraño… ese tal Yamada… parece ser un chico problema… Nakajima-sama no debes permitir que alguien tan raro como él se acerque” dijo la que una vez fue su pareja, Yuto rodo los ojos negando, el jamás se fijaría en un chico, el no bateaba con la surda claro que no, pero, el también había sentido ese mirar, aun cuando esas orbes marrones le veían por entre el flequillo solo por un momento se había sentido fuera de su realidad, pero no admitiría algo como eso.
“que estupidez… yo no pateo con esa pierna… así que ya pueden estar tranquilas” con eso dicho se marcho de aquel incomodo lugar, dejando a un grupo de chicas algo conmocionadas, era verdad el no sentía ese interese por nadie, alguien con la popularidad que el poseía nunca podría sentirse atraído por otro chico eso seria suicidio social, ya de por si tenia cierta mala fama por culpa de su banda los cuales desde su punto de vista les gustaba flirtear por ambos lados y el era hetero, al estar dentro de la cafetería ubico a su banda la cual estaba reunida en la mesa central justo en medio de todos siendo como siempre el centro de atención, saco su diestra de su bolsillo al igual que una pequeña hoja, suspiro y abrió una silla para tomar asiento justo a lado del líder:
“¡hey! ¿Ya tienes la canción? Yuto le arrojo aquel papel logrando así darle de lleno con ella en la cara al castaño, sonriendo con malicia.
“eres genial… por ese eres el escritor” Yuto se cruzo de brazos escuchando como Hikaru leía aquella canción con cero rima.
“Yuto… ¿iras a la fiesta en casa de Hika?”Pregunto el mayor de todos el cual bebía una bebida energízate, Kota Yabu era la voz principal al igual que Hikaru.
“no… esta vez no esperen por mi” Yabu asintió para luego abrazar por los hombros a Takaki Yuya su actual pareja, Yuto bebió un poco del refresco de Yaotome “estaré ocupado…”susurro tras haber tragado aquel gaseoso liquido, una singular figura se adentro a la cafetería solo llamando la atención del pelinegro el cual se quedo plasmado ignorando los comentarios de Yuya y Hikaru sobre la tétrica letra de su canción, observo de manera penetrante la pequeña y bien formada figura pasar de largo la mesa donde justo estaba sentado él, Yamada Ryosuke parecía en verdad ignorar su entorno puesto que su mirada solo estaba fija en el menú de aquella cafetería y Yuto logro captar ese pequeño cruce de sus miradas, si había algo en ese chico, algo que lo incitaba a descubrir un poco de su actuar.
“oye… Yuto… ¿estas escuchando?” lo llamo Yuya pero el solo se puso de pie arreglando un poco su chaleco al igual que la floja corbata en su cuello, Ryosuke había salido solo llevando consigo un pan y un jugo pasando justo por un costado de Nakajima dejando tras de si la fragancia que lo caracterizaba, Yuto fingió no haberlo estado viendo.
“debo irme” ondeo su mano en forma de despedida y salió de la cafetería sin si quiera haber desayunado, Yuya rodo los ojos ya era muy común que Yuto los ignorara y que siempre estuviese solo, o siendo acosado por sus supuestas fans.

Ryosuke tomo asiento bajo un pequeño cerezo y recargo su espalda sobre el tronco, estaba lejos de cualquier forma de vida, pero algo inusual le desordeno cualquier pensamiento coherente, esa mirada, Yuto poseía algo que lo llamaba por completo y no lograba comprenderlo del todo, desde su punto de vista no podía existir nadie que fuese digno de ser visto por el, pero Nakajima Yuto, ese chico desde el momento en que lo vio le hizo solo pensar en el.
“En verdad es alguien…fundamental…”bostezo con obvia pereza, nuevamente sintió sus parpados pesados apenas y había logrado beber un poco de su jugo, ser alguien tan común le causaba cansancio alguien como el, que siempre había estudiado en colegios privados no estaba cómodo en una escuela publica, froto sus parpados con el dorso de su diestra para no quedarse dormido, odiaba estudiar, el era mas de vivir la vida sin tener cero interés pero aun así siendo un excelente alumno, abrió los parpados viendo así los pequeños raspones en sus nudillos, vaya de solo recordar esa riña le entraban ganas de dormir todo el día, estaba por abrir la bolsa de su pan el cual estaba relleno de mermelada de fresa pero detuvo todo movimiento al sentir una presencia.
“Vaya… creí que había dejado claro… que no me interesa estar cerca de nadie” ataco sin inmutarse  si quiera a ver a quien estaba situado justo frente suyo, para que gastar una de sus miradas a alguien que quizás no lo merecía, Nakajima enarco parte de su entrecejo de solo escuchar aquel comentario del castaño, una pequeña risa se curveo en sus labios rosas y ladeo un poco la cabeza.
“así, había olvidado lo grande y glorioso que te sientes” respondió aquel comentario nada sutil, Yamada rio ladino y entonces solo levanto un poco el rostro para ver entre su flequillo la delgada y alta figura de Nakajima Yuto no supo por que pero sintió una extraña sensación de emoción correr dentro suyo, sus almendrados ojos se posaron sobre aquellas perlas negras y profundas las cuales le veían tan penetrantes como si tratara de ver a través de su mirar.
“oh! eres tu…” logro decir para bajar su mirar y así abrir la bolsa de plástico para terminar por percibir el delicioso aroma a fresa, Nakajima se mantuvo de pie no tenia ni la mas mínima idea de que hacía ahí, pero sus impulsos idiotas lo había llevado a seguir al mayor, Ryosuke le dio una gran mordida aquel redondo pan disfrutando el delicioso sabor en sus papilas gustativas.
“no malgaste mi belleza solo mirando… ¿por que mejor no tomas asientos a lado mío?” propuso, de nueva cuenta mordió aquel pan y levanto la mirada, Yuto saco las manos de sus bolsillos y tomo asiento junto al bajo.
“creí que no te interesaba ningún ser existente”
“tu eres diferente…tu eres alguien importante” respondió Yamada con naturalidad para girar un poco el rostro encontrándose así con el perfecto perfil de Nakajima este lucia perdido en sus pensamientos mirando sin mirar, Ryosuke abrió un poco mas sus ojos centrándolos en los delicados labios del menor, dejo el pan aun costado suyo y tomando el mentón de Yuto y haciéndolo girar para unir sus labios en un tacto tan simple, él, Yuto abrió los ojos de par en par no creyendo lo que sucedía, Ryosuke se acerco un poco mas colocando su mano izquierda en el abdomen del alto cerrando los ojos, disfrutando de aquella calidez que comenzaba a envolverlo, Yuto solo dejo caer sus manos a sus costados sin siquiera mover algún musculo aun estaba muy shockeado como para dar alguna reacción, por otro lado Yamada abrió un poco la delgada comisura de sus labios volviendo aquella unión en una mas sentible, entonces solo entonces Yuto salió de aquel estado de shock llevando sus manos a la curvilínea ajena acercando un poco aquel cuerpo buscando un poco mas de aquel nuevo mar de emociones, el cual recorría cada centímetro de su ser, cerro los ojos ladeando el rostro uniendo sus labios de manera profunda, sus labios se unían y solo se separaba milímetros para tomar rápidas ráfagas de aire, las mejillas de Ryosuke se tiñeron de un color carmesí y sintió su cuerpo temblar al sentir como Yuto succionaba su labio inferior y se sintió fuera de lugar y vulnerable ante aquel ser de mirada misteriosa, lentamente alejo al menor de su rostro lo suficiente como para provocar un roce de sus narices, sus fragancias se mezclaban y se perdían en la fría ventisca de otoño, ambos abrieron sus ojos y sus miradas se encontraron, pero aquel encuentro murió cuando Nakajima desvió la suya reincorporándose rápido, Ryosuke solo continuo mirando aquel lugar donde minutos antes había estado el menor con labios temblorosos y húmedos.

Se alejo de aquel lugar aun tratando de asimilar todo lo ocurrido, ese nuevo sentimiento estaba agobiándolo, nunca permitía que su espacio fuese invadido por nadie, pero entonces apareció este chico con su extraña actitud, el cual era tachado como un alíen por creerse mas que otros, quería pensar pero su mente solo volvía a lo ocurrido “el beso” el era hetero estaba seguro de ello, las mujeres eran su prioridad “¿eran?” corrección son su prioridad pero, ese tacto se había sentido mejor que otros labios, se detuvo al estar en la sala de ensayos donde comúnmente su banda se reunía para tocar, se recargo en la puerta una vez de haberla cerrado y toco con su pulgar sus propios labios.
“yo… ¿que fue todo eso?”

Ryosuke suspiro tras haber salido de aquel trance donde un chico alto y de figura poco singular lo había dejado tal como si el fuese un “rarito” lo cual quizás era cierto, no negaría que él es raro el mismo lo sabia, después de todo no se interesaba en ninguna vida existente mas que en si mismo, su vida era simple, vivir la vida sin preocupaciones, solo disfrutar, dormir, no pensar en nada que no fuese en si mismo, ni siquiera le importaba su entorno, así fue su vida y así sería ¿cierto?, tomo la lata de jugo entre sus manos llevándola directo a sus labios.
“tu eres diferente” ¿Qué hacia a ese chico diferente? Ni el mismo era consiente de eso, puesto que de solo mirar a Nakajima era capaz de olvidar ese lado desinteresado por el mundo, por que ver a otro ser viviente convertía a las personas débiles, y su error quizás fue haber tomado en cuenta a ese chico, Yuto.
“maldición” ya había perdido el apetito así que echo su cuerpo hacia atrás quedando así acostado sobre el pasto, por entre las hojas de aquel cerezo se veía el cielo y algunos rayos de sol lograban infiltrarse por entre las ramas dando en varis partes de su cuerpo, cerro los ojos respirando con tranquilidad, solo dejando su mente vagar en aquel beso hasta que logro quedarse dormido.

//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Sintió las tibias gotas cristalinas bajar por su cuello y frente, echo la cabeza hacia atrás y estiro sus manos al frente estaba agotado, pero tocar la batería le ayudaba de cierta forma a olvidar, se reincorporo pero una mirada curiosa le hizo reír:
“¿Qué?”Pregunto quitándose la playera
“nada…solo me preguntaba ¿Cuánto tiempo mas iba a estar tocando? Si no te conociera tan bien estaría seguro de que tratas de ocultar algo, digo siempre sueles tocar la batería por horas, pero hoy te excediste” Yaotome observo a Yuto sentado en el piso pero  eso fue solo por breves segundos antes de ponerse de pie sacudiendo sus jeans:
“no me pasa nada…”respondió, no le gustaba hablar mucho de si algo que sus amigos conocían muy bien de Yuto, lo mejor era solo fingir y olvidar todo lo ocurrido, Ryosuke y él no se habían vuelto hablar desde lo ocurrido y el mayor de ambos se la vivía en la azotea del colegio, y él, el simplemente se distraía con su banda.
“entiendo…ahí algo que tratas de reprimir, para mañana seguro tendrás una nueva canción corta venas ¿cierto?” Hikaru dejo escapar una corta risa logrando así que Yuto le viese elevando una de sus cejas por aquel comentario.
“quizás” con eso dicho salió de aquel salón de ensayos llevando sobre su hombro su mochila, Hikaru rodo los ojos negando, Nakajima en verdad era un chico misterioso…

Estiro su cuerpo, y miro su entorno era tarde lo suponía al ver la puesta de sol, con parpados adormilados logro visualizar el jardín trasero del colegio el cual estaba completamente solo, agacho la mirada, en verdad no estaba con ánimos de caminar, bostezo con pereza poniéndose de pie al momento en que tomaba su mochila, suspiro dispuesto a caminar pero fue rodeado por un grupo de chicos:
“ah! Miren quien decidió despertar de su sueño” logro reconocer esa voz sin necesidad si quiera de ver al dueño de esa molesta voz, Ryosuke ladeo un poco la cabeza y coloco tras su hombro su mochila.
“oye señorita… sabes…aun no he olvidado lo que ocurrió el primer día de tu ingreso” comento el chico rubio acercándose para tomar a Ryosuke por el mentón de manera brusca encontrándose así con la fría mirada del castaño, Ryosuke se alejo riendo de forma maliciosa, quizás hoy se permitiría solo un poco el llegar tarde a su casa, a veces la diversión después de las clases hacia bien a la salud:
“ya veo…así que estas aquí con tu grupo de “amigas” enfatizo eso ultimo con burla “para darme una buena paliza” dejo caer la mochila al pasto y observo cuidadoso:
“amigas… tienes agallas” un chico el cual estaba tras Ryosuke lo empujo por la espalda logrando así que este chocara contra el rubio, no le gustaban mucho las peleas, pero por azares del destino siempre terminaba envuelto en ellas.
“vamos alíen…defiéndete” comenzaron a empujarlo de un lado a otro, pero nada de eso le causaba temor, los dejo ser antes de ponerlos en su lugar eso terminaría rápido, Ryosuke se alejo para no ser mas empujado deteniéndose justo en el centro de aquel circulo de chicos que lo rodeaban, habían muchas caras nuevas pero bueno, esos también la pagarían por entrometerse en su entorno:
“bien…el juego termino” el rubio fue el primero en dar el primer golpe el cual no quiso detener logrando así darle justo en la mejilla, Ryosuke solo escupió un poco de sangre y toco su labio con su pulgar justo en la herida:
“ese será el único golpe que lograras darme…”
“no estés tan seguro” entonces el resto de aquel grupo se abalanzo sobre Yamada el cual esquivaba cada golpe con movimientos rápidos, fue capaz de evadir cada golpe burlándose con risas traviesas, devolviendo así el también cada puñetazo y patada hasta dejar a varios en el suelo hasta lograr así darle fin a aquella pelea, con un ultimo puñetazo el cual fue a parar en el estomago del líder dio por terminada aquella “diversión”
Miro a todos en el suelo retorciéndose de dolor y solo tomo su mochila la cual estaba justa a sus pies:
“a sido una buena pelea…pero ya me aburrí…” dicho eso se alejo del jardín, ignorando de nueva cuenta todo a su alrededor, ya estaba por caer la noche y justo al cruzar la puerta principal se encontró con Nakajima, el cual le veía con una mirada seria, cruzado de brazos recargado en la pared junto a la gran puerta principal, una risa por demás traviesa adorno sus labios, Yuto bufo por aquella reacción:
“¿Qué ahora eres un brabucón?”Pregunto serio, Ryosuke solo se encogió de hombros y entonces sintió algo caliente bajar por su mentón recordando así del pequeño corte en su labio inferior, estaba por tocar aquel golpe con su pulgar pero Nakajima fue más astuto y lo tomo de la barbilla:
“idiota… peleando solo por diversión…”susurro a solo centímetros de aquellos labios hinchados, el tibio respirar causaba cierto ardor en el corte del bajo pero este solo mantenía sus ojos enfocados en la comisura ajena “solo quieres verte genial, pero eso no cambia lo raro que eres” se alejo del rostro del mayor y con pasos lentos se alejo de la pequeña figura la cual le veía con la respiración acelerada, Ryosuke limpio he hilito de sangre y se quejo un poco:
“será mejor curar esos golpes, o te quedaras ahí solo viéndome” desvió la mirada y acomodo la mochila tras su hombro para ir tras del alto.

Ya era de noche para cuando llegaron a la residencia Nakajima, Yuto saco las llaves de su departamento y al abrir entro encendiendo la luz, se quito la camisa del uniforme al igual que el chaleco arrojando ambas prendas al sofá, era un departamento pequeño, contaba con cuatro habitaciones, no habían mucho muebles pero a Yamada poco le importaba eso, su atención solo estaba fija al chico que salía del baño solo con una camiseta negra de tirantes trayendo consigo un pequeño botiquín de emergencias.
“sabes si continuas observándome así, solo lograras que piense que sigues estando interesado en mi” no supo si reír por dicho comentario, así que hizo caso omiso dejando su mochila sobre la mesa, Yuto se acerco y con una risa maliciosa coloco el algodón húmedo en la herida provocando así que el bajo se apartara, quejándose ante el ardor del alcohol:
“no te creas tan especial, solo creí verte como algo interesante, pero he descubierto que eres igual, no vales la pena” respondió apartando sus orbes cafés del alto, bufando seguidamente de arrebatar aquel algodón de las manos del pelinegro “puedo curar mis heridas solo, gracias por tu amabilidad pero creo que lo mejor es irme de acá” Yuto enarco su entrecejo, era increíble lo orgullosos que ambos podían ser, ignorando ese nuevo sentimiento, que sin importar cuanto se alejaran sus miradas tarde o temprano terminaban encontrándose, al igual que sus caminos, Ryosuke estaba por girar para darle la espalda he ir por su mochila pero fue bruscamente tomado del brazo siendo girando y besado por Nakajima, abrió un poco los ojos, ese beso dolía, pero, no podía negar que ese roce brusco ahora mismo le interesaba mas que nada en el mundo incluso mas que su propia vida, cerro los ojos llevando su mano libre tras la nuca del alto acercándolo un poco mas, entonces Yuto libero la mano izquierda del bajo para tomarlo firme de las caderas y así dar pequeños pasos hasta que logro llevarlo al sofá donde segundos después estaba sobre la pequeña figura de Yamada Ryosuke, ya nada racional quedaba en su mente y sus pensamientos se centraban en esa persona, en besar esos labios, en explorar si quiera sobre la tela con sus manos mientras sentía como Ryosuke desordenaba los cabellos tras su nuca, mordió ligeramente el labio inferior provocando que el otro se quejara:
“lo…siento” susurro entre risas, Ryosuke negó al ver el rostro de Nakajima, si ese chico era especial, algo único, el único ser que había logrado acaparar cada parte de su pensamiento, invadiendo su entorno al grado de pensar no solo en si mismo, atrajo el cuerpo del alto acercando sus rostros lo suficiente para poder rozar sus narices y el choque de ambas respiraciones, beso el mentón del alto subiendo para besar aquellos húmedos labios y sus manos se deslizaron acariciando el abdomen por sobre la delgada camisa rodeando con sus piernas las caderas ajenas, desviando sus labios hasta la oreja izquierda de este:
“te lo dije, tu eres especial, lo supe desde que te vi, Yuto, tu…naciste para estar aquí, conmigo”

El sol se adentro por entré las cortinas y el fastidioso sonido del móvil de Nakajima no dejaba de sonar por alguna parte de la recamara del menor, el cual ahora no estaba en esta, Ryosuke se movió incomodo cubriéndose por competo con las sabanas, gruñendo y girando sobre su abdomen para así ocultar su rostro en la almohada, aquel sonido estaba arruinando su placido sueño estaba por gritar cuando unos pasos casi silentes se adentraron a la habitación, terminando así con aquel ruido molesto:
“¿Qué quieres?” se reincorporo y entre parpados dormidos ubico a un refrescado Yuto frente a la cama “la verdad, aun no escribo nada nuevo, pero…quizás tenga en mente una nueva canción…claro que no será corta venas…ya cállate” Yuto cerro el móvil y giro para ver a Ryosuke:
“estoy consiente que mi cama es cómoda, pero será mejor que salgas de ahí debemos ir a clases, tengo ensayo hoy con la banda y no debo faltar” Yamada miro su uniforme el cual estaba sobre la cama y luego a Yuto, su cuerpo estaba pesado quizás por la noche anterior y desvió la mirada con indiferencia ocultando quizás la decepción por la actitud desinteresada del alto apretando las sabanas entre sus manos dio un leve asentimiento, Yuto se acerco gateando sobre la cama para tomar al mayor de la mejilla girando el rostro del este:
“pero si estas cansado… puedes quedarte y dormir mas “dio un corto beso en los labios del mayor para salir de la cama y así vestirse apropiadamente para ir al colegio, ninguno tenia claro lo que pasaba en ese momento, pero no importaba:
“vuelvo en la tarde y Ryosuke…”lo llamo al salir de la recamara sin girarse “también eres especial, lo supe desde que te vi” Yuto no era de expresarse con palabras pero a el le basto con ese simple susurro para sonreír, se acurruco bajo las sabanas y se relajo por esa fragancia impregnada en la cama, el aroma de Yuto estaba por cada rincón de aquella habitación, en su piel estaba aun la sensación de aquellas suaves manos y en sus labios en sabor de cada beso dado, cerro los ojos quedándose dormido sabiendo que al despertar el menor ya estaría de regreso a su lado…
 Fin….