domingo, 23 de febrero de 2014

Be mine Oneshot-Yamajima




Titulo: Be mine
Parejas: Yamajima
Genero: Slass
Extensión: mmm…
Autora: Hitomy-Chan
Nota: Bueno he aquí un Yamajima que esperaba con ansias mi nee-chan amada Nathy…que sea de su agrado y se me salió mi lado pervertido al escribirlo jajaja….

“Ni siquiera la distancia lograra desaparecer este inmenso amor, estoy atado a ti, destinado solo para ti”

-Flash-
Estaba cansado de cada rumor, de las incomodas sesiones fotográficas, de la terrible sensación de su pecho al oprimirse cada que lo veía actuar así, tras el lente de la cámara, por que era demasiado simple y claro para cada integrante del grupo que Yamada Ryosuke solo es de él, mas sin embargo parecía que para  ese pingüino no estaba claro del todo, Daiki Arioka seguía asiendo “eso”, acercarse mucho a lo que se supone es solo de él, de tocar con sus manos lo que solo él poseía derecho de acariciar. Todo Jump observaba con cierto temor al azabache cual yacía sentado en algún rincón de aquella habitación, puesto que el aura que emanaba Yuto en ese momento solo indicaba problemas, tanto para Ryosuke como para Daiki, los cuales no dejaban de mirarse de esa manera amorosa, abrazándose cual si fuesen pareja, Yuto bufo rodando la mirada, sus celos estaban a nada de llevarlo a una posible pelea con su actual pareja, pero aquel par parecía no notar lo evidente, se movió incomodo cruzado de brazos, Yamada susurraba en el oído de Arioka el cual reía apenado y eso solo provoco que Nakajima se reincorporara de aquel sofá saliendo molesto de aquel lugar con un fuerte portazo el cual llamo la atención de todos los presentes.
-Fin de flash-

No era ningún secreto que Nakajima y Yamada estuviesen juntos desde hace ya 2 años, y que su relación era como casi todas las parejas, con discusiones, reconciliaciones, momentos buenos y malos, pero hacia ya tiempo que el par se la vivía entre discusiones en las cuales siempre había un tercero y ese día no había sido la acepción, Ryosuke se vio obligado a pedir un descanso para así ir tras el menor, Daiki le miro curioso al momento en que Yamada salía entre risas nerviosas, corrió por los pasillos imaginaba que sucedería, gritarían, dirían cosas de las cuales luego se arrepentirían de haber dicho y terminarían besándose, pero el ya estaba cansado de todo eso, las discusiones cada vez eran mucho mas frecuentes debían parar aquello antes que ocurriese una posible ruptura.
Con pasos menos veloces se detuvo frente a una puerta, la cual tenia escrito con letras luminosas el nombre del grupo y mas arriba de eso decía “camerinos”, suspiro apretando con fuerza las manos, se requería valor para poder encarar a su celoso novio, tomo el pomo y lo giro, abrió solo un poco la puerta asomando así su cabeza:

“Yuto.” Lo llamo con voz suave, apenas había logrado visualizar al pelinegro el cual yacía sentado frente al gran tocador, descansaba sus codos sobre el mismo ocultando su rostro entre sus manos, entro con sigilo cerrando la puerta tras de si y se recargo en esta mordiendo ligero su labio inferior, Yuto descubrió su rostro girando un poco la cabeza para así ver al castaño con esas orbes negras las cuales yacían mucho mas oscuras, dejando claro el malestar del menor, Yamada se vio obligado a desviar su propio mirar apretando con fuerza los puños, y entonces logro escuchar el chirriante sonido del banquillo seguido de unos pasos, Nakajima se había reincorporado y se acercaba al castaño con pasos lentos los cuales detuvo solo hasta estar lo suficiente cerca del bajo, Ryosuke agacho la mirada y entonces hizo lo posible por buscar un poco mas de distancia pero le fue imposible al estar ya recargado en la puerta, Yuto curveo una sonrisa ladina y llevo sus manos a cada lado de la cabeza del contrario inclinando solo un poco su cabeza para así poder encontrarse con la mirada de su , pero Ryosuke solo se inmuto a ocultar mas su rostro.

“mírame” demando Yuto con voz ronca, aquello provoco que un escalofrió recorriera el cuerpo del otro, pero se negó ante aquella orden, se daba una idea del como terminaría aquello, Nakajima frunció el ceño y entonces con su diestra lo tomo del mentón logrando así que sus miradas se encontraran, ladeo un poco el rostro acercándose así al ajeno dejando que su tibio respirar chocara contra el rostro del castaño, Ryosuke trago saliva con dificultad al instante en que entrecerraba los ojos, sus labios estaban a nada de tocarse y por instinto llevo sus brazos a la delgada cintura del alto, esta vez esperaba por recibir reclamos del otro, creía que esta vez Yuto le gritaría por hacer todo aquello, tras la lente de la cámara, él era muy consiente de cuan celoso era el menor con el, pero esta vez Yuto paso al contacto físico tomándolo lo mas firme posible de las caderas a tal grado en que solo se afianzo por el cuello de este y entonces se vio así mismo siendo preso del cuerpo de su novio y la puerta, se abrazo lo mas fuerte posible con sus piernas a las caderas ajenas, estaba por objetar ante aquello entre abriendo sus labios pero fue callado por la hábil boca de su novio, acaricio el cabello tras la nuca del alto enredando sus dedos en las finas hebras, y cerro los ojos ante el intenso beso, Yuto lo pego lo mas posible a la puerta apretando el agarre en las caderas al grado de provocar cierto dolor en el bajo, pero este solo jadeo por ello, ladeo su rostro mordiendo en el proceso el labio inferior de este, sus manos se fueron infiltrando bajo la camiseta de Ryosuke y sus fríos dedos tocaron la tibia piel bajo , acariciando los costados de la bien formada cintura, fácil podría decir que Yamada poseía mejor cuerpo que una chica debido a la delgada cintura de este, rasguño un poco más no provoco alguna herida pero si quedarían marcas de sus dedos en ella.

“Yuto. Espera.” Dijo entre un jadeo pero no fue escuchado ya que Nakajima aprovecho aquel espacio creado por los labios de su novio para adentrar su lengua a la húmeda caverna, necesitaba saberlo, que ese chico le pertenecía tanto físico como emocionalmente, nunca había logrado llevar acabo ningún acercamiento intimo puesto que Yamada se asustaba y terminaban siempre solo entre besos y caricias por sobre la ropa, pero en esta ocasión no lograría parar su instinto, quería sentirlo solo suyo, quería que solo fuese suyo y de nadie mas, acerco mas sus cuerpos provocando fricción al instante en que su diestra recorría ahora la pierna del bajo.
Ryosuke estaba ligeramente avergonzado de la situación, y aun así se permitió el tocar un poco de aquel chico, sus manos cual torpes y temblorosas estaban bajaron por el abdomen del menor tocando sobre la playera de este, sus mejillas ardían ya de calor el cual ya era obvio en esa situación, pequeñas gotas cristalinas bajaban ya por su cuello, sabia que no era adecuado hacer ese tipo de cosas en los camerinos pero solo eran besos, y caricias ¿cierto? comúnmente hacían eso, pero presentía que aquello iría mas lejos, la forma en que Nakajima mordía su labio desviando sus besos ahora bajado por su mentón y mas abajo justamente en la manzana donde no dudo en succionar y morder, arrancando así de los ligeramente abiertos labios del bajo pequeños quejidos, Ryosuke tomo entre sus manos la tela al estar tocando el pecho del azabache y echo hacia atrás la cabeza dando mas acceso a la pálida piel del cuello, Yuto recorría la espalda ajena sincronizando un vaivén de sus caderas logando roces en ambas entre piernas, Yamada cerro los ojos con fuerza mordiéndose el labio, respiraba con dificultad y su mente ya era un lio, necesitaba parar, no habían dicho palabra alguna, mas que el decir repetidamente el nombre del otro, ansiaba saber si su novio estaba molesto, apoyo sus manos en los hombros de su amante apretando no muy fuerte y así lograr llamar la atención de este:
“Yuto. Por favor…di algo” el nombrado se alejo del níveo cuello de su pareja encarando así a este, aquellas perlas negras brillaban mas de lo común y solo hacían temblar al bajo, entonces sintió como el menor descansaba su frente sobre la suya.

“¿Qué quieras que diga?, ¿lo molesto que estoy por verte actuar así frente a la cámara?, de ver como mirabas a Daiki, estoy cansado de todo eso” susurro al apretar un poco al mayor contra su cuerpo y la puerta “ya me canse de eso, de  creerte mío cuando no y seguro de ello, necesito saber que realmente me perteneces, de que eres mío” Ryosuke abrió los ojos de par en par, las palabras de su novio le habían sorprendido logrando así solo balbucear el nombre del menor, Yuto agacho la mirada observando los ya hinchados labios del mayor, el silencio reino, solo el fuerte latido de sus corazones estaba presente solo hasta que el mayor de ambos dijese algo, tomando al alto de ambas mejillas las cuales acaricio, sonrió tras un suspiro, se acerco lo suficiente y así poder susurrar sobre los labios del contrario.
“entonces, hazme saber que solo soy tuyo, que yo solo te pertenezco a ti” bajo sus manos apoyándose así en el pecho del pelinegro agachando la mirada debido a su timidez, por otro lado Nakajima dejo escapar de sus labios una torpe sonrisa  y cargo al mayor hasta el pequeño sofá, con sumo cuidado dejo al castaño sobre este colocándose sobre él desabotonando la camiseta, observando cada reacción tímida por parte de Yamada, pronto aquella prenda se encontraba en el piso junto al sofá se desprendió de su propia playera y la arrojo a cualquier lugar, su penetrante mirada recorría el desnudo cuerpo bajo suyo mientras sus manos se encargaban ya de desprender al mismo de sus jeans hasta dejarlo libre de toda prenda, hizo lo mismo consigo mismo, Ryosuke desvió la mirada ante la incomodidad de estar de esa manera, se sentía vulnerable y no deseaba mas que cubrirse con, así que rápidamente jalo a Yuto hasta tenerlo cerca suyo, su corazón latía como loco y estaba seguro de que su novio lo escuchaba, Nakajima sonrió con ternura y se acomodo mejor entre las piernas de su amado, Yamada se esmero en recorrer la espalda desnuda cual ardía en calor, sublime, lento, mas abajo.
La tibia respiración de Yuto golpeo su oreja, donde dejo algunas cálidas palabras de amor, lambio bajo su oreja y mas haya con húmedos que le hacían jadear afianzando sus manos a los glúteos del menor, dando fricción a sus caderas, sus labios entre abiertos buscaban un poco de aire y cerro los ojos ante el roce de piel, la dulce y melodiosa sincronía de sus cuerpos, el sonido de piel chocar contra piel, las finas y delgadas manos que recorrían su abdomen, los labios que ahora marcaban su cuello, todo eso le hacían perder el control.

“Yu...to” gimió con dificultad aquel nombre, cual se había vuelto su nueva adicción, sus piernas rodearon las caderas ajenas restregando así ambas intimidades, deseaba un poco mas de cercanía, sentir el verdadero calor del pelinegro, cual ahora mismo bajaba con besos por su cintura besando su ombligo y yendo mas al sur, por inercia llevo sus manos a las finas hebras obscuras enredando sus dedos en el proceso. Yuto tomo firme las caderas del chico bajo suyo y una sonrisa traviesa se curveo en sus labios, entonces Ryosuke supo que aquel acto que ahora se llevaba acabo por la boca de su novio era casi tocar el cielo, curveo su espalada ante la increíble sensación jalando un poco el cabello del otro, mordió fuerte su labio mientras su novio parecía mejorar mas aquello, cualquier pensamiento razonable había abandonado su mente por completo y solo podía centrase en aquel magnifico momento.

Jump se mantenía reunido en una pequeña sala, esperando por el regreso del Yamajima, pero hacia ya media hora que Yamada había salido tras Yuto y no regresaba, los de staff se esmeraban en realizar algunos ajustes, Daiki jugaba con sus manos nervioso, Chinen le veía con la cabeza ladina y el resto conversaba amenamente, se daban alguna idea del por que el par no regresaba, Inoo suspiro negando con su cabeza y miro de reojo al pingüino cual impaciente y asustado estaba, se reincorporo de su sitio puesto que estaba junto a Yabu y tomo asiento a lado de Arioka, tomo tímido la diestra del bajo y este le miro inseguro.
“tranquilo, ellos lo resolverán, después de todo es el Yamajima de quien hablamos” asintió he ignoro las miradas llenas de incógnita del resto del grupo y entrelazo sus dedos con los del mayor descansando su cabeza sobre el hombro de Kei el cual rio por aquello. Nadie tuvo valor para preguntar y continuaron conversando sobre lo que harían después del trabajo.

Sus labios se vieron unidos y Ryosuke apretaba con suma fuerza los omoplatos del otro y mordía la comisura de este cada que Nakajima apretaba su miembro, esa maravillosa sensación no podría olvidarla por el resto del día ni mucho menos tendría valor para encarar a Jump, el vaivén de las hábiles caderas de Nakajima todo eso no podría sacarlo de su pensamiento, sus piernas estaban abrazadas al cuerpo del otro y sus flequillos se mezclaban por la cercanía de sus rostros, ahora se veían fijo, cada uno grabando el rostro del otro, mejillas enrojecidas, gotas cristalinas cuales adornaban parte de su rostro cuello y pecho, el roce de sus labios, Yuto tomo el mentón del castaño con la zurda y lo beso con anhelo.
“dilo” demando ante una nueva embestida al instante en que lambia el lóbulo del bajo, fingió no entender y abrazándose ahora al cuello del menor, buscando cercanía.
“¿decir que?”Pregunto, sonrió por el chasquido del azabache, este dejo de moverse apretando con el pulgar el falo del mayor y lo miro serio.
“dilo, que eres mío” Ryosuke desvió la mirada, no quería hacerlo seria vergonzoso, y jadeo por el apretón que le dio, era una tortura, tenerlo dentro y que no hiciese ningún movimiento así que intento moverse, pero Yuto lo tomo firme de las caderas y negó:
“dilo… quiero escucharte” negó mordiendo su labio inferior, pero su necesidad por mas era mucho más grande que su orgullo, así que desvió su rostro y susurro en la oreja del menor.
“solo soy tuyo…” sonrió triunfante y solo entonces volvió a moverse dentro del bajo, solo que esta vez a un ritmo mas acelerado, Ryosuke trataba ante todo por no perder la cordura, solo gimiendo bajo, esperando ser escuchado solo por Nakajima, rezaba para que nadie del staff los escuchara o algún junior, podría jurara que aun que no hiciera mucho ruido alguien en el pasillo lograría escucharlos, cerro los ojos con fuerza, sintiendo todo dar vueltas seguido de una borrosa visión, Yuto había dado en ese lugar que le haría perder la razón, tanto que de sus labios solo salía, orden tras orden pidiendo por mas de aquel placer, se vino justamente en la mano del menor, Nakajima lo siguió después de un par de embestidas mas, quedando sobre el castaño, el ritmo inestable de sus respiraciones, y el acelerado latir de sus corazones era el único sonido silente dentro de aquella habitación.

“Yuto. Debemos regresar” comentó después de un tiempo, Nakajima se reincorporo con sus codos para así observar a su novio, curveo una sonrisa cálida y acaricio la mejilla del mayor.
“lamento haberme puesto celoso, es solo que…”no logro terminar aquella oración puesto que Yamada había colocado su dedo índice sobre sus labios riendo torpe.
“amo que seas así de celoso…por eso no debes disculparte, así te quiero, además” añadió con pesar desviando por un momento su mirada, apretando sus brazos a la delgada cintura del azabache “es mi culpa, he estado muy alejado de ti, desde mi debut no he tenido el tiempo suficiente para poder estar a tu lado, se que no soy el mejor novio, y que en ocasiones parezco actuar indiferente contigo, es normal que dudes de mi amor por ti” Yuto abrió los ojos con asombro y tomando al bajo del mentón le hizo verlo.
“Ryosuke, Ni siquiera la distancia lograra desaparecer este inmenso amor, estoy atado a ti, destinado solo para ti” musito al unir sus labios solo que esta vez el tacto fue mas sereno, necesitado y sobre todo lleno de amor.

Kota se reincorporo de su sitio al estar sentado, se rasco la nuca y miro a todas direcciones de la habitación, Hikaru le miro curioso y desvió la mirada hacia Yuya este jugaba con su móvil ignorante de su entorno.
“ya es suficiente iré a buscarlos” estaba por dar un paso pero el sonido de la puerta llamo la atención de todos los presentes, el Yamajima había regresado para el termino de la sesión fotográfica, para el ver de todos ambos lucían demasiado contentos, se miraron entre ellos al ver al par acercarse, Daiki se relajo por completo al ver como Yuto se aferraba a la mano de Yamada y la tensión con la que anteriormente cargaba lo abandono  y sonrió contento, la pareja estaba unida de nuevo y esta vez parecía que no habrían mas problemas, Kei lo abrazo por los hombros sonriéndole tiernamente:

“lamentamos mucho lo ocurrido, no se repetirá de nuevo”
“pero claro que no se repetirá de nuevo” protesto Kota al darle un par de golpes a ambos en la cabeza.
 “sus problemas de pareja resuélvanlos al termino del trabajo idiotas” Hikaru dejo salir una fuerte carcajada y decidió molestar un poco al par mientras el Takachi se alejaban para su sesión de fotos, jalo a Yuto y susurro en el oído de este.
“se nota que ya encontraron Otra forma para resolver sus problemas” Yuto abrió los ojos de par en par ante esas palabras y sintió sus mejillas arder “solo mira como luce Ryo-chan el pobre luce algo desalineado y cansado” Nakajima estaba por responder a esas burlas pero Keito apareció de la nada llevándose consigo a Hikaru, al cual parecía regañar, dirigió su mirada hasta donde se encontraba Ryosuke conversando con Inoo y suspiro tras reír, estaba feliz, su lazo con Ryosuke se mantenía firme y fuerte, irrompible, Ryosuke le miro y sus mejillas enrojecieron al instante y torpemente logro sonreírle, ya no tenia mas dudas, pero si un poco de celos, pero eso ya era algo normal en su persona, se acerco a Yamada abrazándolo fuerte por la espalda rodeando la delgada cintura de este posando su mentón en el hombro derecho de este, logro percibir como el cuerpo del castaño se tenso y termino por unirse a la conversación.
“entonces” comenzó Inoo “ya esta todo bien entre ustedes, no quiero ver de nuevo a mi Daiki decaído a causa de lo celos de Nakajima” Yuto rodo los ojos y Ryosuke asintió.
“no te preocupes, Yuto y yo estamos mejor que nunca” Kei suspiro al negar con la cabeza y se alejo del par.

“Hikaru se dio cuenta” susurro apenas Inoo se había ido, el más bajo se asusto y quiso alejarse pero Yuto lo abrazo más fuerte, dejando así un corto beso en el cuello de este.
“de cualquier forma se darán cuenta por la marca en tu cuello” dicho eso se alejo, escuchando solo un susurro por parte de su novio.
“Yuto. Idiota” Yamada rápidamente se toco el cuello mirando al menor alejarse y curveo una sonrisa tierna, lo amaba y eso no  cambiaria nunca, él era solo de Nakajima Yuto y de nadie mas.

Fin….




For You-capitulo 4



Titulo: For You
Parejas: Yamajima, Chiitaro (clásico de mi), Inoodai, Takabu y Hikato <3
Genero: Yaoi+Lemon
Capítulos: 9 terminado ^^
Autora: Hitomy-Chan
Nota: bueno después de tanta insistencia por parte de mi nee-chan Pao les traigo el capitulo 4…eso y digan si les gusto…



Capitulo 4
(Narra Daiki)
No podía creerlo estaba besándolo, sus labios eran suaves, finos y tersos, nuestras manos se encontraban unidas, a pesar de que me besaba con suavidad ese beso se me hacia el mejor de todos lo que hubiese dado, me acerque un poco mas a su cuerpo solo para hacer aquel beso mas apasionado…

(Narra Ryosuke)
Habíamos llegado a la casa de Yuto era enorme, eso me sorprendió bastante, baje del auto y el se acerco y con enojo protesto:
-se supone que yo debía abrirte la puerta-sonríe y lo abrase con fuerza mientras me acurrucaba en su pecho, escuche como suspiraba me abraso con fuerza y murmuro en mi oído:
-te quedaras a mi lado por siempre-asentí y me acurruque en su pecho, amaba la calidez de Yuto, su amabilidad, su ternura, el era mi todo, por Yuto seria capaz de todo, al separarnos entramos a su casa, su mayordomo lo recibió al igual que las sirvientes, pregunto por sus padres ellos no se encontraban, nos dirigimos a su habitación, todo era sumamente elegante, me sentía demasiado incomodo, sentí como cubría mis ojos con sus manos yo coloque las mías sobre las de el:
-quiero sorprenderte-sonreí y murmure con suavidad:
-mas de lo que ya lo estoy-Yuto abrió la puerta, entramos y descubrió mis ojos, los abrí lentamente y mire su habitación, su cama era enorme, tenia una pantalla plana demasiado enorme, había un escritorio pero mi mirada se centro en una batería, me acerque y la mire:
-¿tocas la batería?-Yuto se acerco y me abraso por la espalda mientras colocaba su barbilla en mi hombro derecho, sus brazos rodearon mi cintura y susurro en mi oído:
-si…un día de estos te ensañare-asentí y sonreí, coloque mis manos sobre las de Yuto y recargue mi cabeza en su pecho, amaba estar así, en silencio, solo los dos, disfrutando de tenernos uno al otro, sentí como besaba mi cuello, suspire y murmure con suavidad:
-Yuto-Kun…aun no me siento listo-te alejaste, eso me asusto, me gire y me encontré con tu mirada de ternura:
-no te obligare-sonreí y te abrase con fuerza:
-te amo-murmure mientras me aferraba a tu espalda con fuerza, me correspondiste, besaste mi cabeza y susurraste:
-también te amo-te mire y sonreíste con amaba esa sonrisa tuya, nos besamos con anhelo y ternura…

(Narra Ryutaro)
Llenaba de besos y caricias a Chinen, ya no me interesaba si era mi enemigo, quería hacerlo mío y así lo hice, podía sentir como sus manos se deslizaban por mi espalda, me gustaba sentir su respiración en mi cuello, eso me fascinaba, uní mis labios con los de Yuri, sus labios eran tan suaves y perfectos que no quería dejar de besarlos, acaricie todo su tórax para deslizar mis manos hasta sus piernas, escuchaba como suspiraba entre el beso, sus piernas rodearon mi cintura, escuche su voz en mi oído murmurando las palabras que lograrían que lo hiciera completamente mío:
-Ryu-Chan…hazlo-lo mire su mirada solo reflejaba deseo, me acerque a sus labios y murmure:
-primero debo-me jalo con fuerza y me beso con deseo y lujuria sabia que estaba ansioso yo también lo estaba pero no podía hacerlo solo así como así, deslice una de mis manos hasta su entrada y comencé a prepararlo, escuchaba como gemía mientras me besaba eso me gustaba aun mas, sus caderas comenzaron a moverse al mismo ritmo  de mis dedos eso solo significa que estaba preparado, retire aquel par de dedos solo para remplazarlos por mi miembro, era demasiado estrecho, sentí como sus uñas se incrustaban en mi espalda, sabia que le dolía así que decidí apresurarme, al estar en su interior espere a que se acostumbrara a tal intromisión, su respiración podía sentirla sobre mi cuello era agitada, sentí como lambía mi oreja eso me gustaba mucho:
-hazlo-sonreí y comencé a moverme a un ritmo lento, sus suaves manos acariciaban mi espalda mientras que yo lo embestía a un ritmo suave, podía escuchar sus gemidos en mi oído eran suaves, sentí como besaba mi cuello, comencé a acariciar su pecho deslizando mis manos hasta que llegue a su miembro lo tome y comencé a masajearlo, mis embestidas las volví mas y mas rápidas, hasta que sus gemidos se volvieron fuertes, sus manos tomaron mi rostro y nos besamos con lujuria, ese chiquillo me estaba llenando de placer, de un placer tan exquisito y único que me hacia desearlo aun mas, no quería terminar nunca con aquel memento, sus piernas rodearon mi cintura logrando que entrara mas en su interior:
-Ryu-Chan-vaya que mi nombre se escuchaba muy bien saliendo de sus labios…lo embestí con más fuerza logrando que sus gemidos aumentaran más y mas hasta que llego al límite sonreí y lo seguí embistiendo hasta que termine en su interior, el solo se abraso a mi cuerpo mientras que yo solo me dejaba caer en su pecho:
-estoy cansado-susurro mientras me abrasaba con fuerza, lo mire y sonreí, no podía negarlo se veía hermoso con sus mejillas teñidas de rojo, con su cabello ligeramente mojado por el sudor le acaricie una mejilla y murmure:
-descansa-el solo asintió mientras me abrasaba una vez más…

Fin de la narración…

(Narra Yuya)
 Lo bese como si mi vida dependiera de ese beso, no me importo nada mas que sentir sus labios sobre los míos, si hubiese sabido que alguien nos observaba nunca lo hubiese echo…pero lo quería sentir mío y ese beso para mi era lo que mas me importaba en ese momento, Aquella unión de nuestros labios era la sensación mas hermosa y placentera que hubiese sentido en la vida…sentir su calida respiración fundirse con la mía era algo exquisito, hacer que su calida lengua rozara la mía entre aquel beso era algo único, lo tome con fuerza de la cintura y le pegue por completo a mi cuerpo mientras que Yabu solo me tomaba de ambas mejillas…el aire comenzó a ser necesario así que delicadamente me aleje de el, ambos teníamos la respiración agitada, sentí como me abrasaba con fuerza  mientras ocultaba su rostro entre mi hombro y cuello:
-me gustas…se que esto nos meterá en problemas pero ya no soportaba mas…necesitaba decírtelo-su voz sonaba con temor, yo estaba igual que el, si Yamada se enteraba de esto me odiaría…pero yo lo quería…no sabia que hacer en ese momento…estaba entre la espada y la pared…

***Narra Inoo***

Dios sus labios encajaban tan bien a los míos era la pieza del rompecabezas que hacia perfección en mis labios…sentirlos sobre los míos, eran algo delicioso que me hacia quererlo y no dejarlo ir nunca, la forma en que nos besábamos con lentitud queriendo hacer el momento largo y duradero entre aquel tacto, escuchar sus leves suspiros al momento en que acariciaba su paladar con mi lengua explorando toda su cavidad, queriendo llegar a esas zonas sensibles que lo harían gemir, pero entre en razón y me aleje de el rápidamente estábamos en un lugar publico así que no podía llegar mas lejos…
-Inoo-Kun…yo…-no lo deje terminar cuando volví a besarlo ya sin pensar en la zona en que estábamos total no era algo para preocuparse…sentí como colocaba sus manos sobre mi pecho acariciándolo sobre la tela, era demasiad lindo no podía negarlo desde que lo vi me enamore de el ahora que lo tenia junto a mi no lo dejaría ir…

***narra Hikaru***
Estaba furioso era un traidor…era un maldito traidor…solo pensaba en la forma de acabarlo:
-Takaki-me fui de aquel lugar echo una furia… ¿Cómo podía traicionarnos de esa forma, camine sin rumbo alguno aun con la imagen de Yuya y ese idiota de Yabu tragándose en la calle…no prestaba atención a mi andar hasta que choque con un chico al que conocía a perfección:
-vaya si que eres tonto-esa voz burlona, no estaba de humor como para escuchar a ese tonto…
-no molestes-le pase de largo pero eso no le gusto a Okamoto quien me tomo con fuerza del brazo haciéndome girar rápidamente, sabía lo que pasaría, siempre que nos encontrábamos terminábamos peleando:
-no me gusta que me ignoren-sonreí ante su comentario tanto así era de caprichoso este niño rico:
-sabes no estoy de humor…así que no me busques-Keito me jalo con fuerza hasta un callejón y rápidamente me acorralo contra la pared:
-ahora sabremos quien es mejor-bien ya había encontrado la forma de descargar mi ira:
-tú lo quisiste-lo empuje logrando que perdiera el equilibrio y terminara en el suelo, lo tenía para mí, me coloque sobre Keito y ya sin dudarlo le di un golpe en el rostro:
-eso es todo…débil-comenzamos a pelear, le di varios golpes en el rostro y el en mí estomago, comenzamos a rodar por el suelo, hasta que logre ponerlo de pie, ya estaba perdiendo el control de mí, así que lo empuje con fuerza logrando que chocara con algunos botes de basura:
-vaya si que estas molesto…eso lo hace más divertido-su sonrisa sádica me hacia pensar que esta pelea seria larga y divertida, sentí como me tomaba con fuerza del cuello para terminar por darme un puñetazo que fue a dar directo en mi estomago haciendo que sacara el aire por completo…
-mal…maldito-coloque ambas manos sobre la parte afectada mientras trataba de respirara con calma, pero no me dejo ni tomar un respiro cuando me aventó al suelo dándome golpes en el rostro….

***narra Keito***
Caminaba por las calles pensando en lo divertido que seria el enfrenamiento en Rumppongi, cuando choque con el idiota de Yaotome…me burle por lo tonto que era pero el solo se limite a decir:
--no me molestes-me paso de largo eso me hizo enojar así que lo tome con fuerza del brazo y lo hice girar:
-no me gusta que me ignoren-note su sonrisa burlona eso me hizo enojar aun más, pero de alguna manera pensé que era una sonrisa hermosa:
-sabes no estoy de humor…así que no me busques-estaba molesto eso haría la pelea mas interesante, lo jale hasta un callejón y comenzamos a pelear, estaba seguro de que ahora no terminaríamos empatados, me arrojo al suelo y comenzó a golpearme el rostro, dios en verdad golpea bien, me burle por su forma de golpearme, era una pelea absurda ya que solo había iniciado por una simple idiotez pero me parecía divertido pelear con Yaotome, me tomo con fuerza logrando así que me pusiera de pie, me empujo y fui a parar contra unos botes de basura:
-vaya si que este molesto…eso lo hace aun más divertido-comente con burla, me acerque y lo tome de cuello, sonreía y le di un golpe en el estomago el cual le saco todo el aire:
-mal…maldito-apenas y podía hablar así que aproveche aquello para arrojarlo al suelo, me coloque sobre Hikaru lo mire y ya sin control le di algunos golpes en rostro, su labio comenzó a sangrar y yo no pensaba detenerme, sentí como me tomaba de la cintura, eso solo provoco que un escalofrío corriera por toda mi espina dorsal lo cual me hizo estremecer, me hizo enojar como se atrevía a tocarme de semejante forma en una fracción de segundo termine yo bajo el cuerpo de Yaotome:
-veo que te hecho estremecer ¿o que equivoco?-mis mejillas ardían, me estaba avergonzando, pero no lo dejaría así…quise safarme de su agarre pero Yaotome me tomo de ambas muñecas y las coloco a cada lado de mi cabeza mientras se acercaba a mi rostro:
-veo que te has sonrojado-su voz se volvió traviesa al mismo tiempo en que se iba acercado mas y mas a mi a tal grado que logre sentir su respiración chocar con la mía…al tenerlo tan cerca mío me hizo pensar que lucia deseable con la sangre sobre su labio, con algunos moretes en el rostro, ligeramente sudado:
-aléjate…pobretón-quería alejarlo pero Hikaru solo se acerco mas hasta que sus labios rozaron los míos, me atonte ante aquel ligero roce, yo no solía tener esa clase de sentimientos pero cada que estaba cerca de Yaotome sentía cosas realmente extrañas:
-quieres besarme…Okamoto-¿acaso me daba entrada libre?, nos mirábamos fijamente hasta que respondí:
-eso creo-mi comportamiento era todo lo contrario a lo que yo era, era como si cambiase con Hikaru:
-ya veo-sonrío traviesamente y susurro-eso no pasara nunca-se puso de pie dispuesto a irse pero no lo dejaría irse tan fácil, no después de hacerme sentir así, me puse de pie y lo jale con fuerza, al momento en que quedo frente mío sonreí y lambí su lambió quitando así aquel rastro de sangre que corría por su barbilla:
-eso pensé-murmure para después irme…dejando a Yaotome completamente solo…

***continuara***