domingo, 20 de abril de 2014

Ai Wo Shinjite-cap 3 final





Titulo: Ai wo shinjite (creer en el amor)
Genero: Yaoi + lime
Parejas: Yamajima
Capítulos: 3
Autora: Hitomy-Chan…


Capitulo 3….

Ryosuke sintió como era prácticamente empujado al interior del dormitorio y se sintió algo mareado por todo lo sucedido, tanto que miraba todo aquel lugar con miedo, estaba asustado de todo, sus piernas temblaban y rápidamente giro al escuchar la puerta ser cerrada y paso saliva con dificultad, cualquiera que fuese su castigo lo aceptaría y afrontaría sin quejarse.
Yuto se recargo en la puerta al momento en que su mano izquierda se encargaba de asegurar la misma, dio un recorrido con su mirada al chico frente suyo, cual tembloroso estaba, se acerco firme sin intenciones de parar o decir algo, por que no importaba en realidad lo que fuese a decir, en ese momento le dejaría claro a ese chico, quien era su amo, Yamada retrocedía conforme en azabache se acercaba y no dejaba de verlo con miedo y confusión

-Nakajima…sama-lo llamo con dificultad y entonces ya no pudo retroceder mas puesto que sintió como sus rodillas chocaban con la cama donde se suponía dormía Nakajima, miro hacia atrás y volvió nuevamente su vista hacia Yuto pero este ya estaba frente suyo empujándolo por los hombro haciendo así que cayera de espaldas sobre la cama, Nakajima trepo sobre el cuerpo del bajo abriendo un poco las piernas de este y colocarse así entre estas dejándolas al altura de sus caderas, mientras tomaba ambas manos del castaño y colocarlas así sobre su cabeza, Ryosuke estaba totalmente sorprendido y busco con desespero la mirada del mayor queriendo así descubrir un poco de tan repentina acción, sus manos eran sujetadas y no podía librarse de aquello, entonces sintió como Yuto se inclinaba lo suficiente para encararlo juntando por completo sus cuerpos, creando cierta fricción en ambas entrepiernas y solo entonces pudo ver su mirada, y forcejeo una vez capto el mensaje de aquellos profundos y oscuros ojos, y se asusto.
-suéltame!!!-se movía tratando de liberar sus manos pero Yuto solo apretó mucho mas aquel agarre, y bajo la mirada, para quitarlo de entre sus piernas, y quiso gritar de nuevo, pero sus labios se vieron unidos con los de su amo y se quedo quieto, solo sintiendo la humedad de aquellos suaves labios cual insistentes se movían sobre los propios.

Yuto aflojo un poco el agarre en las muñecas del chico bajo suyo hasta dejarlas libres, pensó que Ryosuke lo empujaría y golpearía por besarlo y estaba por romper el beso, pero Yamada lo abrazo con sus brazos por el cuello besándolo con necesidad, rodeando con sus piernas las caderas del alto. Nakajima recorrió con sus manos el pecho del castaño, desabotonando el chaleco con gran habilidad teniendo éxito al despréndelo de dicha prenda la cual arrojo al piso y siguió así con la camiseta, sus manos cual desesperadas he impacientes recorrían sus cuerpos ya desnudos, Yamada suspiraba ante el simple roce de la caliente piel del chico encima suyo, cerro los ojos disfrutando del placer curveando la espalda en un arco casi perfecto mordiendo la desnuda piel del hombro, dejado así una clara marca, escuchando como su amo jadeaba por aquello, pero ignoro eso por que su mente solo vagaba en la lujuria y el placer de aquellos hábiles dedos dentro suyo tocando cada recóndito lugar húmedo y estrecho de su pequeño orificio.

Nakajima sonrió triunfante de verlo retorcerse bajo suyo, pero eso no era suficiente necesitaba escucharlo rogar, pedir más de aquel exquisito placer, retiro sus dedos, escuchando una corta queja pero no se inmuto en decir algo.
Tomándolo por la cintura lo hizo girarse, dejándolo así boca abajo, sus delgados dedos acariciando la espalda, enarcando los omoplatos he ir bajando por la espina dorsal mientras hacia chocar su respiración tras la oreja de su esclavo, Ryosuke se ruborizo y sintió sus mejillas arder, sus manos se aferraron a lo primero que encontró hundiendo su rostro en la almohada callando así cualquier gemido, sin embargo Yuto disfrutaba de verlo así, mordió la oreja del bajo terminando así por besar su cuello y parte de su hombro, mientras sus manos se perdían más y mas al sur para terminar por tomar los glúteos y apretar con descaro, arrancando por fin pequeños y leves gritos por parte del castaño, sus cuerpos estaban ya perlados en sudor, sus pieles se rozaban una con otro aumentando la excitación al grado de perderse en la locura.

Quería gritar, pero le aterraba el ser escuchado, aparto su rostro de la almohada girando así un poco su cabeza por entre su hombro y cuello, ansiando poder encontrarse con el rostro de Nakajima, este pareció leer su pensar y sus labios fueron tomados solo que con ternura, gentileza y suavidad, su cuerpo ardía, necesitaba tocarse así mismo, llevo su propio diestra a su miembro y rompió con el beso al sentir como su amo entraba en su interior sin siquiera avisarle.
-relájate. El dolor se ira-lo escucho susurrar aun sobre sus labios, y volvió ocultar su rostro en la almohada acatando cada quejido de dolor, el vaivén no se hizo esperar y pronto su cuerpo se vio relajado comenzando a disfrutar así de aquel mágico momento, anhelando por un poco mas de atención, sonidos húmedos de piel chocar contra piel, de besos, suspiros y cortos gemidos hicieron inundar aquel dormitorio, Yamada parecía perderse en todo aquel mar de sensaciones que creyó alucinar de aquel suave y hermoso murmullo tras su oreja, quedando su mente en blanco una vez sintió la esencia del mayor dentro suyo, quedando dormido en automático una vez el se corrió en la mano de su amo.

//////////////////////////*-*////////////////////////

Rodo sobre aquella hermosa comodidad, arropándose solo un poco con las sabanas, disfrutando de la tibiez que lo envolvía, no negaría que era la primera vez que dormía en tanta paz desde su ingreso en ese instituto, quiso estirar su brazo izquierdo a lo ancho de la cama pero fue abruptamente jalado siendo preso así por unos bien formados brazos cuales rodeaban su cintura, abrió los ojos con rapidez encontrándose con un rostro muy familiar muy cerca del suyo, su mirada viajo por el cuerpo de esa persona que ahora mismo parecía dormir profundamente descubriendo que no estaba vestido.

“imposible”-pensó.

Su mente comenzó a recapitular todo lo ocurrido durante ese día, y poco a poco se fue aclarando cualquier duda que tuviese, Nakajima se acerco de nuevo logrando con éxito que su barbilla descansara sobre la cabeza del bajo, sus orbes almendradas buscaron con desespero ver el rostro del pelinegro, pero le era imposible, se sonrojo al verse desnudo, era como una película de terror y poso sus pequeñas manos en el pecho de Yuto y alejarlo de a poco de si, y lo escucho quejarse.

“´puedes solo quedarte quieto. Ryosuke estoy cansado, quiero dormir”-¿acaso acababa de llamarlo por su nombre?, cada vello de su piel se erizo del recuerdo de esa tarde pasional entre ambos, él había llamado a su amo mas de una vez por “Yuto” mientras tenían sexo, cubrió su boca al querer dejar salir un grito de horror.

“Nakajima-sama”-lo llamo. Volvió una vez mas a intentar apartar el desnudo cuerpo que ahora mismo se pegaba mucho mas al suyo, pero sin éxito alguno, su flequillo se movió ante el respirar del alto y entonces logro mirarlo, lucia tan sereno como todo el tiempo, solo que esta vez, Yuto mantenía una cálida sonrisa.

“-te amo-”

Abrió de par en par sus ojos del solo recordar aquel murmullo seguido de los suaves labios que habían explorado cada centímetro de su piel, entonces aquello, negó, no podía ser verdad, por que Nakajima Yuto no podía amarlo, no a él, a un simple esclavo, mordió su labio inferior y contemplo una vez ese perfecto rostro de facciones delicadas, su mano cual temblorosa estaba se poso sobre una de aquellas mejillas cual acaricio con ternura, se había enamorado, ahora estaba todo claro, pero no debía creer en ese nuevo sentimiento, no lo aceptaría, estaba por librarse de los brazos de Nakajima, cuando este abrió los ojos.

“en verdad no puedes estarte quieto ¿cierto’-le cuestiono y se quedo en shock al ver como su amo se reincorporaba para sentarse dejando solo cubierto la mitad de su cuerpo, rápido desvió la mirada visualizando la ropa en el piso, se sonrojo de nueva cuenta del solo recordar con cuanta rapidez actuaron sus manos para desvestir al mayor, Yuto sonrió con malicia al mirarlo actuar tan sumiso, Ryosuke estaba perdido en pensamientos que no logro sentir como el mayor se colocaba sobre él, hasta que sintió como era tomado de ambas manos, giro su rostro y se encontró con la mirada seria de Yuto.

“Nakajima-sama. Yo… lo que paso”-Yuto ladeo un poco su cabeza al momento en que se acercaba lo suficiente sin borrar su risa ladina.

“eres mío, nunca lo olvides Ryosuke”-entre cerro los ojos ante el choque de la tibia respiración sobre su rostro y logro asentir, entrelazando sus dedos con los del menor, su pensamiento se lleno solo de ese chico y supo que no habría escapatoria para aquel sentimiento, sonrió hermosamente y se acerco para así capturar los labios rosas del alto, Yuto llevo las manos del bajo hasta su propio cuello y Yamada se abrazo a el con necesidad de sentirlo siempre cerca, mientras la luz de luna se infiltraba por la ventana de aquel dormitorio, alumbrando  así ambos chicos, sus cuerpos se mantenían ocultos bajo las sabanas y sus manos comenzaban de nueva cuenta a explorar cada parte de sus anatomías, Nakajima se aparto solo un poco rozando sus labios con los del contrario mezclando sus flequillos húmedos al descansar su frente con la del chico bajo suyo. No había necesidad de decir mas palabras, bastaba solo con expresar ese nuevo amor con sus miradas para saber que el juego del sirviente y el amo había llegado a su fin, convirtiéndolo así en algo mas profundo.

“Yuto”
“dime. Ryosuke”
“ahora somos…”-bajo la mirada algo apenado y cerro los ojos por el beso dado en su frente.
“bobo”-Nakajima sonrió y bajo con besos por el rostro del castaño hasta sus labios y así unirlos con ternura, siendo correspondido con el mismo sentimiento, lo que pasara después no importaba, porque ahora mismo lo mas importante era… creer en el amor que ambos se tenían….

Fin…

Nota: si lo se estuvo corto, pero mi mente comenzaba a ponerse en blanco -_- y se me complico darle un final decente, quizás quedo fome y eso, pero me queme el coco pensando en el último capitulo J … espero no haber decepcionado a nadie con este ultimo capitulo, gracias por comentar y me disculpo por dejar a mi bebe abandonado, se les quiere… >///<
 




domingo, 6 de abril de 2014

Ai Wo Shinjite-cap 2

Tit
 

Fl

Titulo: Ai wo shinjite (creer en el amor)
Genero: Yaoi + lime
Parejas: Yamajima
Capítulos: 3
Autora: Hitomy-Chan…



Capitulo 2…

Se mantenía en completo silencio estando ya dentro del dormitorio del pelinegro el cual en ese momento lucia severamente callado, Yuto tomo asiento en la orilla de la cama al ver un punto fijo en el piso, mientras que Yamada se mantenía en la puerta solo esperando por escuchar algún reclamo y regaño por parte de su amo, y apretó las manos en el borde de su chaleco mordiendo ligero su labio inferior.

-¿te quedaras ahí?-pregunto el alto al reír de lado, tratando así de ocultar un poco el enojo que lo consumía, dios estaba tan molesto, ¿Por qué aun seguía preocupándose por ese imbécil de Inoo?, una risa fingida escapo de sus labios y clavo sus orbes en sus manos, sus nudillos estaba realmente lastimados y el ardor producido por dichas heridas le provocaba cierta sensación de incomodidad, ¿es que acaso había caído bajo por una pelea?, Ryosuke se acerco torpemente para así ver los golpes que el otro tenia.
-iré por el botiquín de emergencias-dijo y se marcho rumbo al baño, Nakajima le miro irse y negó, que estúpido era ese mocoso le hacia actuar como un completo tonto, sintió algo tibio bajar por su ojo y toco aquel lugar manchando sus dedos de sangre, tenia un corte en su ceja izquierda y la sangre ya bajaba con libertad, a lo poco regreso el mas bajo y se acuclillo frente al alto, sacando un poco de algodón y alcohol, Yuto desvió la mirada, bufando al simple roce del algodón tocar sus nudillos y entonces aparto su mano con brusquedad.

-eres idiota, ni si quiera eso haces bien!!!...-exclamo con molestia, el más bajo le miro algo asustado por su reacción.
-lo lamento Nakajima-sama, yo…seré mas cuidadoso-susurro tomando con delicadeza la mano de este y así desinfectar cada raspón echo, se esmeraba en aquello pues no quería volver a causarle alguna clase de dolor pero de manera inconsciente presiono el algodón con fuerza y Yuto se alejo de inmediato.
-idiota!!!...mejor lárgate, yo puedo curar mis heridas solo, tu solo eres un inútil-dicho eso se reincorporo arrebatándole de las manos el algodón junto con el alcohol, yendo así al baño, cerrando la puerta con fuerza, Ryosuke se quedo ahí, sin moverse, ¿Qué le pasaba?, estaba actuando como un idiota, ver a esa persona realmente le afectaba, miro sus manos cual temblorosas estaban recordando como había sido tomado por el mayor, aun estaba presente esa cálida sensación.

Se miro al espejo y solo escuchaba el agua caer puesto que tenia la llave abierta, suspiro y se mojo un poco el rostro, no comprendía lo que le pasaba, existía algo mal, lo sabia, seco un poco su rostro y se quedo en el baño por varios minutos, su sirviente, a que grado tan irracional lo había llevado como para pelear por ese mocoso.
-necesito, acabar con esto.-al salir del baño, se encontró con la grata sorpresa de que Ryosuke seguía ahí, esperando a que saliese, se recargo en el marco de la puerta mirándole de la forma mas desagradable posible, el castaño seguía sentado en el piso y le miraba con cierto temor.
-sigues aquí, creí haberte dicho que te largaras de aquí, aparte de inútil eres un tarado-comento burlón ladeando un poco su rostro dejando que parte de su flequillo cállese por el pequeño corte echo en su ceja izquierda.
-vete-le ordeno, pero el mas bajo negó, necesitaba saber que había ocurrido en el pasillo, Yuto no era alguien que le gustase pelear, debía haber algo entre medio de todo eso.
-¿me estas desobedeciendo?-cuestiono con tono severo frunciendo el ceño apartándose de a poco de la puerta.

Con el poco valor que le quedaba se reincorporo y miro al alto serio, Yuto se acerco y lo empujo por los hombros logrando que diese pasos torpes en reversa.
-ya estoy cansado de ti sabes…que siempre hagas lo que te plazca, y eso me esta sacando ya de mis casillas-Yuto lo volvió a empujar logrando así que su espalda chocara contra la pared-si sigues así no me quedara de otra mas que remplazarte-abrió los ojos de par en par ante aquello.
-Nakajima-sama, yo...-Yuto coloco cada mano a los costados del menor y se inclino un poco para así verlo.
-¿no me digas que te has enamorado de mi?-pregunto al dejar salir una pequeña carcajada burlona, Ryosuke coloco ambas manos sobre el pecho del alto y apretó con fuerza entre sus manos la camiseta de este.
-eso…eso es estúpido, ¿Por qué abría de enamorarme de alguien como usted?, yo solo quiero saber el por que se vio envuelto en aquella pelea…yo no creo en cosas tan estúpidas como el amor…ese sentimiento no existe-Yuto se inclino un poco mas hasta sentir como su respiración se encontraba con la contraria.
-eso es algo que no te importa, y tampoco era necesario que me dejaras claro tu forma de creer o pensar…solo lárgate, vamos vete a encontrar con el idiota de Inoo-lo tomo con fuerza del brazo llevándolo así a jalones hasta la puerta la cual abrió.
-se que te mueres por ir tras el, entonces deja ya de perder el tiempo conmigo, y lárgate ya de aquí-dicho eso lo empujo y cerro con fuerza la puerta, Ryosuke se sintió algo perdido y fuera de lugar, ¿Qué había significado todo eso?

Se recargo en la puerta y desordeno su cabello con desespero, maldecía internamente el hecho de que se sintiera de esa manera, el gran Nakajima Yuto, ¿confundido?
-mierda…-maldijo y escucho tras la puerta la débil voz de Ryosuke el cual lo llamaba, rogándole por una explicación, pero el solo se dedico a ignorarlo.

-_-

Su mente era un lio, ¿el acababa de ser nuevamente dejado por su amo?, con pasos débiles logro llegar a su respectivo salón de clases estaba cansado al no haber dormido bien, la mirada de todos sus compañeros estaban sobre su persona, seguro lucia muy miserable a la vista de ellos, se adentro rumbo a su pupitre pero este estaba siendo ocupado por alguien mas, esta persona le daba la espalda y su cabello caía con ondas hasta sus hombros, esa silueta delgada, le era conocida, paso saliva con dificultad no creyendo lo que veía, estaba a nada de llegar a su sitio y entonces aquel personaje giro para verlo, dejándole claro quien era.

-Inoo-sama…-dejo caer su mochila al piso, su cuerpo se quedo inmóvil y sus almendrados ojos no expresaban nada mas que sorpresa y confusión, Kei se reincorporo de su lugar y se acerco a paso lento, los presentes veían aquello en completo silencio y el mayor se detuvo frente a Ryosuke.
-Ryosuke, ¿podemos hablar?-pregunto Inoo al delinear con las yemas de sus dedos la nívea mejilla del menor mirándole con cierto ruego. Él, Ryosuke, entre abrió los labios cual secos estaban, no sabia como responder ante aquello, ahora mismo el era un caos mental, su cabeza no dejaba de procesar lo ocurrido con Nakajima, el pelinegro se había comportado diferente, como si estuviese molesto por que el sintiese algo por Inoo, a tal grado en que lo había echado de su dormitorio sin mutarse si quiera a explicarle si aun eran amo y sirviente, ¿el juego del sirviente y el amo había terminado ya con Nakajima?, ¿acaso el era tan inútil que todos los desechaban como basura?

-Ryosuke-levanto la mirada al ser tomado por el mentón encontrándose con la cálida sonrisa de Inoo Kei, su corazón dio un salto y una extraña sensación de miedo lo invadió al ver aquel rostro, aquella risa, esa mirada, ahora mismo tenia frente a el, a su primer amor.
-podemos ir a un lugar mas cómodo, quiero hablar contigo-logro asentir, no podía negarse no cuando el mayor le hablaba de esa manera tan dulce, no cuando le veía con tanta calidez, Inoo lo abrazo por los hombros saliendo así del salón siendo vistos por todos los que reinaban ya los pasillos.

Yuto salió de su dormitorio yendo rumbo a la primera clase, saco su móvil con el propósito de llamar a su sirviente, ayer había sido un día agotador en especial por aquella discusión entre ambos, quería un café bien cargado pero al llegar a los pasillos fue visto por todos, y entonces logro escuchar con claridad el rumor que ya corría por todo el colegio.

“Al parecer Inoo-san quiere de vuelta a su ex juguete sexual”
“No creo que Yamada sea tan imbécil como para dejar a Nakajima-sama por Kei, no cuando el lo abandono frente a todo el colegio”
“vamos, déjense de tonterías, el lo hará, recuerden que Yamada confeso amarlo”

Yuto sintió al sangre correr con prisa por todo su ser, el no seria abandonado por nadie, el era el príncipe del colegio, el mas popular y nunca permitiría ser la burla de nadie, Yamada Ryosuke es de su propiedad y el diría cuando terminaban el juego, salió de las instalaciones marcando una y otra vez al celular del castaño pero este no respondía, eso le hizo enojar aun mas, fue directo al único lugar donde sabia que Inoo llevaría al menor, en donde todo inicio.

Miro los alrededores, ese jardín repleto de rosales, le traía recuerdos tristes pero también felices, Kei se detuvo al estar bajo un pequeño quiosco sonriendo amplio, tomando firme ambas manos del bajito, Ryosuke no se atrevía a verlo directamente así que mantenía la mirada gacha, ese lugar le hizo recordar el inicio de su relación  y también el termino de ella, una débil sonrisa apareció en sus labios del solo recordar a Yuto, fue en ese mismo lugar donde hacia ya 6 meses que el pelinegro había dicho frente a todos que el pacto estaba echo, que Ryosuke era suyo, sintió un fuerte apretón volviendo así a la realidad mirando a Inoo.
-Ryosuke…quiero pedirte perdón por haberte dejado-dijo Inoo al tomar al castaño por las mejillas acariciando con sus pulgares las mismas.
-fui un idiota por haberte dejado, por no haberme dado cuenta de mis sentimientos-junto ambas frentes cerrando los ojos, Yamada solo guardo silencio, había soñado mucho en poder escuchar esas palabras por parte de Inoo, pero justo hoy que lograba escucharlas no lograba sentir nada que no fuese confusión, ahora mismo atravesaba por un mal momento donde no era consciente si Yuto aun era su amo, o si había sido dejado por este, sintió los pulgares del alto acariciar ahora sus labios mientras veía aquel silente rostro, Inoo Kei, su superior, el que le enseño los placeres de ser tocado, el chico a quien había amado en silencio, estaba justo ahí con el, pero…¿Por qué no lograba sentir ese inmenso mar de emociones correr por su cuerpo?, Kei acerco un poco mas su rostro dispuesto a tomar un poco mas de cercanía y así poder unir sus labios, pero entonces Ryosuke lo detuvo colocando sus manos en el pecho y lo aparto un poco, necesitaba distancia.

Detuvo su andar al visualizar a su sirviente bajo la sobra de aquel quiosco y apretó con fuerza sus manos, incrustando sus uñas en las palmas, quería ir y separarlos, pero no encontraría una explicación lógica por su actuar, y decir que Yamada era de su propiedad no era buena excusa, manteniendo la distancia, espero a que algo mas pasara, ese par estaba demasiado cerca y sintió la sangre hervirle de solo ver como estaban por besarse, mas no sucedió ya que el menor termino por apartarse de Inoo.
Yuto no pudo evitar reír con victoria al ver aquello, ese castaño era suyo.

-Inoo-san…yo…-Yamada dio un paso atrás, desviando la mirada hacia cualquier parte y entonces logro mirar a la distancia a Nakajima, recordando así las heridas de este, una fría corriente de aire se hizo presente, provocando que el flequillo del azabache se moviese dejando a la vista el pequeño corte en su ceja izquierda, Ryosuke se lleno de preocupación ante eso y por acto reflejo comenzó alejarse de Inoo, sin decir nada mas que un “lo siento”, su cuerpo se movía por si solo y esa ligera opresión en su pecho le hizo caminar mas aprisa, estaba realmente preocupado por Yuto, tanto que al estar frente a este solo atino abrazarlo con fuerza.
-Nakajima-sama…-susurro al ocultar su rostro en el pecho de este, Yuto le miro con asombro y una corta sonrisa se dibujo en sus labios así que acaricio la cabeza del más bajo.

Inoo observo aquella escena, no negaría que ver eso le dolía, pero era toda su culpa, por el simple echo de haber dejado ir a Yamada.
-así que es esa tu respuesta….-susurro con pesar, y solo se dedico a desviar la mirada, ocultando así su dolida expresión.

Yuto se abrió paso por el corredor donde estaban los dormitorios, siendo así vistos por algunos superiores los cuales al ver como Yamada era jalado prácticamente por el alto rieron con burla, seguro recibiría su escarmiento por cada desobediencia echa, sea lo que sea que Nakajima fuese hacerle se lo tenia merecido, por que a simple vista de todos, Yamada Ryosuke solo era una herramienta cual podían desechar nada mas se aburriesen de él.
Por otro lado Ryosuke hacia lo posible por verse tranquilo, muy dentro suyo temblaba del solo imaginar lo que pasaría una vez que estuviesen dentro del dormitorio del mayor, sus orbes veían la expresión del contrario, Yuto lucia serio y frio, su mirada esta vez no expresaba nada que no fuese alguna clase de vacio, y no reía en ningún momento, no daba ninguna señal que le indicara que todo estaría bien, y eso le asustaba, Yuto nunca le había reprendido por portarse mal, si quizás solo le había intimidado con palabras crueles, pero el fuerte agarre que este le daba en la muñeca era clara muestra de que nada bueno vendría, agacho la mirada y sus labios cual temblorosos estaban se abrieron para decir algo.
-Lo siento, Nakajima-sama, lamento mucho si esta vez le hice enojar…yo…no
-¡¡¡cállate!!!-abrió los ojos de par en par por las frías palabras de su amo y apretó los labios, esta vez, si recibiría su castigo, no quería ser reprendido tan cruelmente, no quería sentirse nuevamente humillado por otro mas de sus amos, Inoo nunca le había tratado mal, y esperaba que Yuto no le fuese hacer nada que lo lastimara, por que ahora mismo, el comenzaba a enamorarse de ese chico presumido, pero estaba lo suficiente  asustado como para atreverse admitirlo.

Continuara….