domingo, 15 de junio de 2014

No te quiero perder-oneshot yamajima




 Titulo: No te quiero perder
Parejas: Yamajima
Genero: Drama.
Capítulos: Oneshot
Autora: Hito-chan
Nota:……. Bueno, no tengo explicación ni nada, solo se que que termine escribiéndolo porque Nathy pidió contii  para las que no  recuerden esta en la parte 2 de "ayer te perdi" bueno les dejo el link  Ayer te perdi parte 1 para que hagan memoria y si no les gusta… pues ni modo muajaja…. eso y sus comentarios son bien resibidos

Todo parecía seguir normal en su entorno, la pequeña mano cual sujetaba firme, esa cálida sonrisa, sus pasos al caminar, ¿Cuánto llevaban saliendo? ¿Dos meses?, claro que no, era mucho más, el cabello castaño del menor se movió un poco por la corta ventisca y él solo le miro con alegría, no estaba enamorado, pero le quería, y mucho.
-Yama-chan
-nani…-Chinen giro el rostro para así encontrarse con esa perfecta sonrisa, frunció sus labios en un puchero.
-sabes… supe que Nakajima-Kun ha dejado el colegio-escuchar ese nombre, no le era de agrado, nada bueno venía a su mente y chasqueo al simple recuerdo de ese trágico día que por mas que se esforzara no lograba olvidar nada relacionado con Yuto y no dijo nada solo miro los arboles al caminar, fingiendo no prestar interés a ese tema.
-se que no toleras el echo de que lo mencione, pero… no he olvidado ese día-murmuro Yuri al ver sus pies deteniéndose así bajo la sombra de un gran cerezo, dejando así de sujetar esa suave y tibia mano.

Yamada se quedo quieto solo unos pasos delante del menor, dándole la espalda,  agacho la mirada y mordió su labio inferior, ¿Por qué Yuri sacaba ese tema?
-no quiero herirte, ni mucho menos verte sufrir, pero se que aun te preocupas por el, se que sigues amándolo, no ha sido suficiente el tiempo que hemos estado juntos, aun que me esfuerce en hacerte feliz y darte el poco amor que te tengo, estoy muy consiente que tu no puedes verme de la manera en que veías a Yuto-Chinen fue firme al hablar, 6 meses de relación había sido suficiente tiempo para que Ryosuke lograra sacar de su mente a Nakajima, mas eso no sucedía, ¿es que acaso no podía ser solo sincero consigo mismo?
Ryosuke giro un poco fingiendo una gran sonrisa, se acerco al menor y lo atrajo en un fuerte abrazo, nada, no dijo nada solo se dedico abrazarlo a presionarlo contra su pecho sintiendo como los delgados brazos de Yuri rodeaban su cintura ocultando su rostro en su pecho.
-Ryo… lo dejaras ir… lo perderás-susurro el pequeño al aferrarse fuerte a la espalda baja del contrario, el peli-castaño suspiro paso su lengua por la comisura de sus labios al sentirlo resecos, ¿de que hablaba Yuri? ¿Perder? ¿A quien? A Yuto?, pero si estaba claro para todos que nada había entre Nakajima y él, todo estaba claro ya, desde ese día, en que su relación había muerto.
-no puedo perder algo que nunca fue mío-musito al separarse unos centímetros del menor, Chinen levanto la mirada algo incrédulo por recibir esa clase de respuesta.
-pero tu lo amas, deja de aferrarte a mi, a este relación sin rumbo, tu sabes perfectamente que yo…
-lo se Yuri, lo se y es por eso que sigo a tu lado.

Sus pies descalzos cuales quedaban pintados en el piso al caminar casi arrastrándolos en el proceso, su desalineada ropa, el fuerte sonido de la música, su cabeza daba vueltas y con una queja abrió la nevera, y para su desgracia no había nada, se froto el cabello tras su nuca, y con un fuerte portazo dio por perdido el desayuno de hoy.
Miro el reloj de su muñeca frotando sus ojos al ver que ya pasaban de las 11 am.
-mierda-maldijo al salir de la cocina he ir a tomar su chamarra para colocársela, su departamento era un desastre, llevaba ya 3 meses viviendo solo, se había independizado, el colegio ya no le interesaba, ya no le importaba nada que no fuese su nuevo trabajo, su clásica rutina desde ese rompimiento, sus notas bajaron de repente, era un completo holgazán desde la vista de sus maestros, así que fue mas sencillo el irse además que no toleraba mas el ver a esa persona.
No con esa sonrisa, con esa siempre alegre mirada, tomando la mano del que un tiempo atrás fue su amigo, todo perdió sentido desde aquel día.
-y a ti ya no te intereso el echo de que aun te amara-dijo para si al colocarse sus tenis y salir de aquel lugar, llevando consigo ese par de baquetas en manos, apenas logro girar por el corredor y tomar las escaleras sus orbes negras visualizaron aun universitario bien vestido, recargado en la pared del pasillo junto a las escaleras, con un sedoso cabello el cual caí en ondas hasta sus hombros.
-Inoo-lo llamo al mover su mano de un lado a otro acercándose al mayor, este levanto la mirada, riendo apenas logro ver al menor, Yuto se detuvo a solo unos pasos del peli-negro.
-¿Cuánto tiempo?, supe que estabas viviendo solo y bueno… Kota me dio tu dirección después de insistirle mucho, puedes creerlo el muy bastardo me hizo  limpiar su departamento solo para decirme donde vivías-el azabache negó y se acerco para así abrazar al mayor de ambos.
-me alegra verte-Inoo correspondió de una manera amical y así ambos bajaron por las escaleras.
-así que dejaste el colegio, ¿Qué ha pasado Yuto? ¿Por que tan de repente has salido de casa de tus padres?... es por él ¿cierto?-Yuto tomo aire sin responder a esas tantas preguntas, ya nada importaba, cualquiera que fuese su respuesta Kei no la creería.

-sabes, creí que al dejarte él y tu regresarían, pero veo que todo va de mal en peor-escucho un bufido salir de los labios de Inoo, giro a verle encontrándose con la mirada seria de este.
-ya nada importa Kei
-claro que importa, Yuto lo amas, por que simplemente no están juntos, le dije la verdad fui sincero con Ryosuke solo para que estuviesen juntos, mas sin embargo el continuo a lado de Chinen, importa por que te duele, ese estúpido amor que le tienes esta destruyéndote poco a poco-Yuto bajo por completo las escalera y dándole la espalda al mayor asomo su mirada por entre su hombro y cuello, dejando a un Inoo Kei en completo silencio, esos ojos negros, sin expresión alguna, llenos de un vacio negro, repletos de soledad, ¿Dónde había quedado el alegre y bromista Yuto de preparatoria?
-Yuto…
-voy rumbo aun ensayo con mi banda, si quieres puedes acompañarme. Claro siempre y cuando no tengas planes-Kei supo que el menor no deseaba más hablar de Ryosuke y su amor perdido así que solo se encogió de hombros.
-no tengo planes, hoy estoy libre de clases universitarias y ¿después que harás?-pregunto curioso al estar ya a lado del alto, posando una de sus manos en el hombro derecho de este.
-iré a trabajar-Nakajima le regalo una débil sonrisa, saliendo ambos chicos fuera de aquel edificio departamental.

Su respiración inestable, el sudor bajando por su cuello y frente, su cabello se adhería a su rostro, y nada parecía existir a su alrededor, su mirada tan perdida, absorbida conforme sus movimientos, las baquetas golpeaban los platillos de su batería, mezclando un perfecto ritmo el cual quedaba a la perfección al solo de guitarra de Okamoto Keito, Inoo se mantenía en algún rincón de aquella habitación, hacía calor dentro del lugar pero no le molestaba, Yuto, lucia tan concentrado y podía ver una gran sonrisa formarse al hacerle coro a Kota.
-así que… esto es lo que realmente haces-dijo para si al cruzarse de brazos se recargo en la pared para poder disfrutar de manera mas cómoda aquella perfecta banda tocar, uno de sus pies se movía conforme al ritmo adentrándose así en ese mágico momento.
-me pregunto ¿en que piensas Yuto?...


Yamada salió del baño secando su cabello, y Yuri le miro desde el borde de la cama  jugando con las sabanas, Ryosuke observo al pequeño y fue por una camiseta al armario, el móvil de Yuri vibro sobre el buro  y aparto la vista de Yamada yendo rápidamente a responder saliendo por completo de la habitación.

-dime…-susurro al estar en el corredor lo suficiente alejado para así no ser escuchado.
“hey!!!-alejo el móvil de su oreja quejándose por el grito del chico a través  de la bocina.
-¿para que me has llamado?-suspiro y miro en dirección a la recamara del mayor esperando que este no saliera de improvisto.
-“gomen, gomen, es por el estrepitoso ruido de la banda que toca aquí donde estoy”-Chinen rodo los ojos y se acomodo un poco la ropa abotonando su camiseta.
-solo me llamas para decirme que estas en un bar con tus amigos universitarios, seguramente bebiendo ebrio y es por eso que me has llamado-comento con voz molesta, apretando un poco el móvil con su mano, sintiendo la sangre hervir ante la molestia de escuchar esa voz infantil del otro lado de la línea.
-“error, no estoy ebrio y no estoy con amigos universitarios, estoy con Yuto”-abrió los ojos de par en par y giro rápido a ver si Yamada no aparecía de la nada, maldijo en sus adentros, ¿Qué acaso quería provocarle celos?
-me alegra que se diviertan tanto, pero debo irme Ryo me espera en la habitación-estaba por finalizar aquella llamada pero el fuerte llamado de Kei le hizo detener sus movimientos.
-“espera, ¿que mierda haces en la casa de Yamada?
-¡¡¡eso no te importa!!!-levanto la voz con evidente enojo.

Kei chasqueo al hacer un gesto de molestia y clavo sus ojos en la delgada figura sobre el escenario.
-“el luce tan vacio, no se como sanar sus heridas, cada vez pierde mas el camino, esta a solo un paso de derrumbarse, mientras tu te diviertes en la cama de Ryosuke fingiendo amarlo cuando realmente solo piensas en mi, no somos tan diferentes a excepción que yo solo soy amigo de Yuto y tu juegas al buen amante, vaya que rápido muere el amor verdadero”
Así sin más por decir Inoo colgó arrojando lejos su móvil a cualquier parte de aquella habitación logrando tener las miradas de los integrantes de la banda los cuales tomaban un ligero descanso, Yuto le miro con preocupación y se alejo de sus amigos para ir junto al peli-castaño.
-Inoo-Kei levanto la mirada y negó posando una mano sobre el hombro del menor clavando su dolida mirada en la del azabache, este último comprendió a la perfección el mensaje tras ese triste mirar y no quiso saber mas yendo por una botella de agua.
-deja ya de entrometerte-Escucho la voz de Kota desde el escenario y fue con él tomando asiento así junto a este, Kota meció sus pies lo cuales levitaban por la clara altura del alto piso del escenario echando sus manos tras de si dejando un poco su peso en estos y ver el techo.
-pero… todo ha sido culpa mía…
-corrección-le interrumpió al verle por el rabillo del ojo-gran parte es culpa del estúpido orgullo de Yamada y Yuri, tu dejaste a Yuto en libertad para que fuese a buscar a Ryo, pero solo recibió rechazo-Inoo dejo salir un gran suspiro, mirando al pelinegro el cual estaba arrinconado bebiendo agua metido en su burbuja de soledad, ¿Cuánto llevaba Yuto perdido de esa manera?
-ellos…
-además-le siguió Keito al estar parado tras Kota el cual echo hacia atrás la cabeza para ver al menor-Yuto no debe preocuparse más por eso, en pocos días firmaremos un contrato y nos iremos a los Ángeles para poder realizar nuestro sueño de ser una banda reconocida, todo gracias a Yabu-Kota asintió con una gran sonrisa logrando que sus ojos se achicarán.
-¿eh?-Kei se puso de pie ante aquella noticia y Hikaru le miro al intentar afinar las cuerdas de su bajo.
-así es, es por eso que Yuto ya no le toma interés a nada relacionado con ese tal Yamada-dijo Yaotome volviendo a lo que anteriormente hacia, Inoo observo al menor y este asintió al saber ya de lo que hablaban.
-por eso deja ya de buscar solución-murmuro un Nakajima con cierta frialdad en su voz.
-pero…


Chinen veía desde la ventana de su respectivo salón de clases, desde aquella llamada con Inoo no dejaba de pensar en el mayor, todo parecía ir de mal en peor, esa persona, Yuto, le provocaba enfado cada que recordaba el abandono de este hacia su mejor amigo y ahora novio, por culpa de ese chico Yamada no lograba sonreír con sinceridad y aun estando separados seguía perturbando los pensamientos del castaño.
-pero… ¿Por qué me habría llamado?-se pregunto así mismo dejado salir un corto suspiro de pesar de entre sus rosados labios, echo su cabeza sobre su escritorio tratando de sacar cada palabra de Inoo pero le era inútil.
--yo solo quiero que Ryo sea feliz-ocultando su rostro entre sus brazos, siguió tratando de olvidar al mayor, Kei... había estado enamorado del mayor desde su ingreso al instituto pero este parecía solo tener ojos y boca para Nakajima, le dolía todo eso pero aun mas por Yamada, el siempre lo había sabido, esa atracción que Inoo Kei le tenia al azabache y su amor no correspondido quedo en el olvido, en un rincón de su corazón aquel día en que Ryosuke le llamo diciéndole de su ruptura con Yuto.
-pero no logro olvidarte…-dijo entre sollozos, estaba afligido, confundido y triste como para encontrarse con su novio, sintió su móvil vibrar dentro de su bolsillo, desganada lo saco de su chaleco descubriendo que se trataba de un mensaje de texto con una dirección.
-Inoo…-no había  nada mas escrito mas que una dirección y una fecha.
-club aqua…-dijo al leer el nombre del lugar al que había sido citado, nuevamente su móvil vibro y leyó el siguiente mensaje de un numero totalmente desconocido para él.

“que Ryosuke vaya contigo”

……………………


Veía sus pies pensando en si era correcto o no, 15 días habían pasado y justo hoy era el día de aquel encuentro, estaba asustado.

Al término de las clases espero a Yamada como solía hacerlo en la entrada principal, todo su entorno se movía lento, desde hacia ya 15 días que no sabia nada de Inoo, y de la nada este se ponía en contacto pidiéndole que se presentara en un club esa misma noche, miro sus pies dudando en ir a ese lugar, pero muy dentro suyo algo le decía que tenían que ir ambos.
-Yuri…nos vamos-Ryosuke había echo acto de presencia situándose junto al pequeño el cual al ser llamado levanto la mirada para verle con una amplia y fingida sonrisa.
-Ryo… quiero llevarte aun sitio que me recomendaron unos amigos-el mayor le miro algo confuso pero ante la gran sonrisa del bajo no se opuso a ello aceptando así con un asentimiento.
-me parece bien-dicho eso tomo la mano del menor siendo correspondido al entrelazar sus dedos dejándose guiar por el menor el cual iba en silencio sin decir nada, parecía divagar mucho en pensamientos cosa que preocupaba a Ryosuke, Chinen actuaba extraño desde aquella misteriosa llamada, mas no quiso preguntar nada, esperaría paciente a que el bajo le contara sin sentirse presionado a nada.

Se miro al espejo, pasando sus dedos entre su cabello, Kei le miraba desde atrás, y giro para encarar al mayor, Yuto se recargo en el espejo y su espalda se reflejo en este.
-¿Qué hiciste que?-cuestiono con voz profunda cruzando los brazos a la altura de su pecho con una ligera mueca de enfado.
-lo que escuchaste, puede incluso que ya estén aquí-Nakajima se alejo del espejo con el ceño fruncido tomando al peli-castaño por la solapas una vez estuvo frente a este, ¿es que acaso Kei era idiota?, abrió la boca para reclamar algo pero fueron interrumpidos por Okamoto el cual entro al vestidor.
-será mejor que dejen su discusión de locas para después, el contrato a sido firmado, nos iremos dentro de 3 días-tomo su guitarra que estaba sobre un sofá saliendo de ahí.
Kei dirigió su mirar a Nakajima y lentamente el menor lo soltó.
-Yuto…-lo llamo tratando de sacar al pelinegro del trance en el cual se encontraba, el nombrado dio un paso atrás dejando caer sus manos a los lados de si, lambio su labio inferior pasando una de sus manos frente a sus labios ocultando así la pequeña sonrisa que se formaba en sus labios.
-es una gran noticia-murmuro Yuto al ver a Inoo con alegría dejando de lado el motivo de su  discusión. Inoo asintió algo dudoso, por supuesto que era una noticia espectacular y triste, eso significaba que el menor se iría lejos a realizar su sueño y probablemente sin lograr solucionar nada con Ryosuke.
-lo es Yuto. En verdad me alegra mucho.

Ryosuke sujetaba firme la mano del menor estando así frente al pequeño escenario, las mesas se encontraban alejadas dando mas espacio a lo que seria la pista, una gran multitud de personas ansiosas por ver el espectáculo  reían emocionadas, pero el no tenia idea de que verían exactamente, giro el rostro para ver el perfil de Chinen encontrándose con un pequeño de mirada triste mirando todo menos el escenario, apretó el agarre logrando llamar así la atención de su novio y este le regalo una sonrisa apenas lo vio, la luz llamativa y brillante se volvió tenue y un grupo de chicos con instrumentos subieron al escenario colocándose así en sus respectivos lugares, pero hacía falta uno, sus marrones orbes de posaron en la solitaria batería y todo se torno oscuro, dio un salto debido al susto pero se relajo apenas escucho el acorde de la guitarra, suave, armonioso, relajante y la iluminación regreso seguido del sonido del bajo, el piano y el ritmo suave se volvió mas y mas ruidoso hasta convertirse en una canción de rock, sonrió con entusiasmo volviendo su vista aquella banda y abrió los ojos con sorpresa, aquella delgada figura, esos ojos, su cabello, el fuerte ruido de la batería siendo tocada por él.

-Yuto…-murmuro con labios temblorosos, Chinen le miro con ternura dejando de sujetar su mano, pero Ryosuke no se percato de ello, el menor se alejo de el, yéndose junto a Inoo el cual estaba a unos cuantos pasos lejos de ellos, no dijo nada al estar a lado del universitario por que estaba asustado del resultado de todo ese plan por parte de Kei, este ultimo al sentir la presencia de Chinen negó volviendo la vista aquella banda, admirando cada expresión de Nakajima.
Ryosuke paso saliva con dificultad, ¿Cuánto tiempo llevaba sin verlo?, lucia tan delgado, y claramente visualizo esa bolsas bajo sus ojos, su palidez.
-Yuto-lo llamo casi silente, mordiendo sus labios al intentar retener alguna clase de sollozo, por que nuevamente miro su vida pasar frente a sus ojos, las risas, las abrazos, los besos dados, cada caricia, sus promesas, los sueños de vivir siempre juntos; esa persona a quien tanto amo de nuevo le hacia sufrir con solo verle, Nakajima Yuto, su primer amor, el causante de cada uno de sus suspiros, su felicidad, y también quien mas dolor causo en su vida, no lograba salir de aquel estado, no hasta que logro escuchar la voz del cantante principal, agradeciendo así a los presentes.
-nuevamente les damos las gracias por estar hoy aquí-Yuto levanto la mirada buscando a Inoo logrando visualizarlo pero no estaba solo, ¿Yuri?, una sensación de miedo y desesperación lo invadió por completo por que eso solo significaba una cosa, su mirada desesperada vago por todos los presentes y la realización calo en el, Yamada estaba ahí justo frente al escenario en medio de toda esa multitud.
-por fin lograremos realizar nuestro de sueño de ser reconocidos por que hoy justo hoy nuestra banda a firmado un contrato y espesaremos nuestro sueño en los Ángeles, gracias por su apoyo y esperamos disfruten de nuestra ultima presentación-la voz de Kota penetro sus oídos, ¿había escuchado bien?, ¿los Ángeles?, Ryosuke sintió su mundo derrumbarse, ¿Yuto se iba?, su mirada se vio fija en el peli-negro cual ignorante a su presencia estaba, todo calo en su interior y una daga se incrusto ya en su corazón herido, volviendo el dolor insoportable, cubrió su boca negando con su cabeza, ¿Yuto? Su Yuto se iba lejos de él.

Al pasar una hora y media la presentación dio su fin con las fuertes y animadas voces de los integrantes de la banda, Yuri giro a ver a Yamada cual inmóvil lucia aun sobre el centro, Kota volvió agradecer al público con una gran sonrisa de agradecimiento, todos parecían felices, todos aceptó el, sus ojos negros tan profundos u vacios se mantenían en la pequeña figura de su ex novio descubriendo el ligero temblor de en sus hombros, sus manos apuñadas con fuerza, algunas chicas se acercaron para sacarse fotos con la banda, pero Yuto solo ignoro aquello acercándose así al castaño.

Chinen abrió la boca para decir algo, notando la expresión de dolor y esa gotas cristalinas correr ya por las mejillas de Ryosuke, su mejor amigo y novio se había derrumbado.
-Ryo.-iba alejarse he ir junto a él, pero fue sorpresivamente halado por Inoo quien lo tomaba del brazo.
-Yuto…-susurro Kei logrando que Chinen mirase de nueva cuenta donde se encontraba Yamada sorprendiéndose pues Yuto estaba yendo ya con el mayor.
-será mejor irnos…-Kei trato de hacerlo caminar pero el pequeño se negó.
-si algo sale mal…
-eso no pasara-el universitario se coloco frente al bajo tomándolo por el mentón.
-deja ya de aferrarte a él-mordió su labio inferior dando un asentimiento dudoso.
-felicitemos a la banda ¿quieres?

¿Qué pasaba con el?, estaba actuando como un idiota, yendo de nueva cuenta tras Ryosuke, ¿mas bajo no podía caer?, sus largas piernas se movieron por si solas apenas logro visualizar la primera lagrima rodar por una mejilla, pero Yamada siempre había sido su peor debilidad, le hacia derrumbar cada bloque de hielo que formara, así siempre sucedía, se detuvo a una distancia prudente poniendo la cara mas fría he inexpresiva que le fuese posible. Yamada, al sentir la presencia del alto froto su rostro con el dorso de su mano, sintiéndose un tonto por estar llorando de nuevo por Nakajima, levanto su mirada dibujando la sonrisa más fingida que le fuese posible.
-¿Qué haces aquí?-la fría y vacía voz de Yuto lo golpeo sin escrúpulos, tan fuerte que su estomago dolió mucho.
-Yuri, el me trajo-respondió cortante con palabras torpes no queriendo hipar al querer llorar de nuevo, Yuto, enarco una ceja no cambiando su inexpresiva expresión, manteniéndose firme a lo que vendría.
-y disfrutaste el show, si es así ya puedes irte-dicho eso giro sobre si y para su sorpresa fue tomado por su brazo.
-espera… no te vayas…-no sabría descifrar con exactitud la cantidad de emociones que lo invadieron el simple tacto del mayor, ira, enojo, tristeza y una pizca de felicidad, volvió a girar solo que esta vez zafándose del agarre con brusquedad, ya todos se habían ido, incluso sus compañeros se habían  marchado quizás a los camerinos, dándoles la suficiente privacidad.

Ryosuke, se sintió herido y nuevamente las lágrimas rodaron ya sin intención de detenerlas, ¿para que ocultar más?, ya no poseía fuerza para hacerlo, sus sentimientos no cambiarían nunca, su amor por ese chico no desaparecía y sabia que merecía ser tratado así, por que el había sido una peor persona cuando Yuto le rogo casi implorando por su amor, no le importo humillarse frente a todo el colegio, pero su orgullo, su estúpido orgullo le impidió darle un perdón.
-Yuto.
-deja de llamarme así-elevo la voz, provocando que el castaño se tensara por ello-¿a que has venido Yamada? ¿A humillarme? ¿A burlarte? ¿O a tirarme en cara tu feliz relación?-movió su cabeza negando ante esas preguntas cubriendo su boca al no querer hipar ya por el llanto.
-entonces vete-Nakajima se marcho con paso firme rumbo al camerino, no necesitaba mas de su presencia, pronto se iría, la distancia mas el trabajo le serian de vital ayuda para olvidar esa relación, para olvidarlo a el, Ryosuke.
-Yuto-lo escucho llamándole pero no se inmuto en responder-Yuto… por favor…-Ryosuke lo seguía sin parar de llorar, dando pasos inestables al no poder visualizar muy bien el corredor debido a las  lagrimas-no… no quiero perderte-¿perderlo?, se detuvo frente a la puerta tomando el pomo para así abrirla, quedándose quieto por esas palabras.
-¿perderme?, esto… tu y yo… nuestra relación, nada de eso existe mas, ¿por que mejor no te vas con Chinen?-no quería mirarlo por que sabría que terminaría por ceder, el no toleraba verlo llorar, no a su Ryosuke, pero su corazón, su estúpido corazón le gano a la razón y para cuando reacciono ya estaba abrazando ese frágil y tembloroso cuerpo, tan fuerte, con tanta protección, con esa necesidad de no dejarlo ir nunca.
Ryosuke se dejo embriagar por el calor que emitía el cuerpo del alto, su aroma, ese latido desenfrenado de su corazón, con un temblor evidente logro rodear la cintura del menor con sus brazos descansando su mejilla en su pecho.
-Yuto. No…quiero.
-shh-se alejo pegando sus frentes pasando su dedo pulgar por esos labios carmesí, recorriendo la perfección de su rostro, sus mejillas cual  rojizas estaban por las lagrimas derramadas, Ryosuke entrecerró los ojos por la cercanía de sus rostros, el silencio reino el pasillo y ambos se veían tratando de grabar cada facción, sus miradas, cerro los ojos al percibir el dulce beso que Nakajima había depositado en su frente dejando sus manos ahora sobre el pecho del alto y subir hasta abrazarse a su cuello , no quería sentirse lejos por nada del mundo no ahora, ni nunca.
-llévame contigo, oblígame a estar contigo, no me importa nada si no estas tu conmigo…-escuchó una imperceptible risa salir de los labios del alto, y su miedo, su tristeza poco a poco desapareció, por que esa sonrisa, esas manos que lo sujetaban  llevándolo con pasos torpes al camerino, esos labios que besaba y dentro de aquel lugar, la ropa que poco a poco quedaba en el piso, su cuerpo preso por el de su amado, los constantes suspiros, estaba seguro que no existía nadie que le provocara la dulce sensación de felicidad, Yuto era único siempre había sido Yuto, su único amor, su primer amor, su Yuto.
-sabes… que no habrá vuelta atrás…-sus manos recorrieron la sudada espalda del menor, lambiendo el lóbulo de este al sentir ese exquisito vaivén de sus caderas haciéndolo gemir el nombre del menor quien ahora susurraba en su oído.
-quizás este amor por ti nunca muera, por que sigo amándote cada día más…y  Ryosuke… nunca me perdiste-sonrió con ternura, jadeando a cada movimiento, volviéndose mas y mas adicto a esos besos.

Se alejo de la puerta con un ligero rubor coloreando sus mejillas, avergonzado al escuchar la voz de su novio, negó, no el ya no era su novio, si no mas bien, su mejor amigo, dio pequeñas palmadas a sus mejillas yéndose de ese lugar lo mas rápido posible, encontrándose a Inoo quien lo esperaba recargado en la pared.
-¿todo bien?-asintió sin evitar reír torpe.
-diría que muy bien-Kei se froto la nuca apartándose de la pared y tomar la pequeña mano derecha del menor.
-te lo dije-Chinen se sonrojo por completo y Kei lo hizo caminar para así irse de ese lugar,  y el solo se dejo llevar por el mayor, apretando con fuerza esa mano que sostenía.



Fin….

domingo, 1 de junio de 2014

Secrets-Capitulo 1




Titulo: Secrets
Parejas: Yamajima y no se que otras
Genero: mmm…
Capítulos: Mini serial…
Autora: Hitomy-Chan y Eli-Chan
Nota: No logre escribir nada nuevo lo cual me pone triste porque simplemente no vienen ideas a mi cabeza… espero poder continuar este nuevo fic… eso y gracias a las lindas chicas que aun me siguen… las quiero…

***Capitulo 1***

Yamada Ryosuke era el clásico chico rico, caprichoso pero sobre todo arrogante odiaba a todas las personas que fuesen inferiores a el pero ahí una persona que odia con todo su ser, su vida estaba basada en colegios caros con muy pocos amigos y su fama pues no era muy popular incluso las chicas le tenia cierto miedo por su forma de actuar, quizás por ese motivo su madre se la pasaba contándole un sin fin de historias de un tal Nakajima Yuto, la madre de Yamada era una persona que viajaba mucho debido a su trabajo y la mayor parte del tiempo se quedaba en la casa de su mejor amiga ambas se conocían desde la secundaria Ryosuke a pesar de no conocer a Yuto ya lo odiaba por que cada que su madre volvía de algún viaje le contaba sobre Nakajima y lo mucho que destacaba en su colegio a pesar de solo verlo en fotografías ya tenia esa necesidad de exterminarlo de la faz del planeta Nakajima Yuto era el hijo que su madre deseaba tener…

Miraba atento las fotos que estaban sobre la mesa esta era la décima vez en que su madre volvía de Osaka presumiéndole del tal Nakajima su mirada era tan fría tan profunda, tomo una de las tantas fotos y la hizo bolita mientras sonreía de manera aterradora, no se tomo las molestias en desayunar de solo ver la cara de ese tipo en la mesa se le iba el apetito y lo que mas le hacia perder el gusto en la comida era esa voz de chica enamorada que tenia su madre cada que decía el nombre de Yuto:
-ya estoy cansado de ese tipo-se quejo por lo bajo mientras subía al auto y es que por mas que intentara en ser mas amable no podía era un malcriado y solía molestarse con facilidad  y en esta ocasión su enojo era muy evidente tanto que el chofer no le pregunto si ya estaba listo solo encendió el auto y tomaron rumbo al colegio-Yuto esto…Yuto el otro…-murmuraba mientras apretaba con fuerza la mochila que tenia en manos, ese tal Nakajima era el clásico chico que por donde fuese radiaba luz  si caminaba por las calles las personas lo veían como si fuese una estrella todo lo contrario a Ryosuke este cada que se sentía observado emanaba una especie de aura asesina para que las personas no lo volteasen a ver en cambio Yuto era sociable, popular, listo, buen deportista era el chico perfecto:
-tanta perfección no existe-bajo del auto sin esperar a que el conductor le abriese la puerta en verdad su madre sabia como arruinarle el día con solo mencionar un sola vez el nombre de Yuto, algún defecto debía tener ese chico perfecto por que un tipo así solo se veían en los mangas y animes se abrió paso entre las multitud de alumnos estos al verlo se apartaban del camino si algo tenia Ryosuke en el colegio era fama de buscapleitos, su mala fama era reconocida por algunos alumnos que perdían el tiempo en fastidiar a niños idiotas, los pasillos repletos de chicos y chicas que lo veían entre asustados y asombrados,  sonrío de lado al ver el poder que podía tener sobre las personas y lo fácil que era provocarles miedo, subió las escaleras que lo llevarían a la segunda planta donde se encontraba su salón de clases:
-odio a ese tal Nakajima Yuto…-detuvo sus pasos al estar frente a su locker le aburría tomar clases pero si quería ser mejor que ese tal Nakajima debía esforzarse un poco mas, abrió el casillero y tomo algunos libros y cuadernos para después meterlos en su mochila, el sabia que se esforzaba en el colegio pero para su mama eso no era suficiente-maldito Nakajima-dijo entre dientes, el también era bueno en los deportes, pertenecía al comité estudiantil  y era un alumno de diez -pero para ti nunca es suficiente-cerro su locker con fuerza llamando la atención de todos los alumnos los cuales lo veían algo asombrados levanto la mirada y como ya era de costumbre estaba llena de rencor y sobre todo ira:
-¡¡¡ ¿Qué tanto miran?!!!-había levantado la voz mala señal para todos por que una vez que comenzaba terminaba por ponerlos en su lugar  todos sabían que Ryosuke Yamada no toleraba las miradas y menos de gente de clase media así que rápidamente entraron a sus salones-idiotas-sonrío al sentir como lo jalaban del brazo haciéndolo girar de golpe no miro a nadie a simple vista así que agacho la cabeza solo un poco:
-de nuevo molesto-se libero del agarre del más bajo y bufo ante el comentario del pelinegro se tallo el cabello y se marcho sin responder a nada lo ultimo que quería era meterse con Yuri…

Al estar en el salón de clases solo tomo asiento y saco un libro de lectura mientras que el resto solo hacían un gran alboroto al tener la primera hora libre, al momento en que abría su libro cayo una especie de fotografía la cual termino en el piso así que resignado la levanto y volvió a tomar asiento la observo y su expresión de odio absoluto aumento aun mas ¿Cómo había llegado esa fotografía? Estaba por romperla cuando una de sus compañeras se la quito de las manos:
-¿Quién es?...es muy apuesto-sonrío de lado esa pequeña idiota se había auto asesinado a si misma por su acción, se puso de pie mientras colocaba ambas manos sobre la mesa, la chica que parecía no importarle el comportamiento de Ryosuke continuo observando la fotografía logrando así que el resto de las alumnas se acercaran a ver:
-Kyaaaa!!! es muy lindo…Yamada-Kun ¿Quién es?...¿acaso es tu hermano?-en situaciones como esas solía tener el apoyo de sus amigos pero estos no estaban por ninguna parte del salón de clases así que sin mas y olvidando que se trataba de mujeres las aparto de su camino al momento en que les arrebataba la fotografía, esta vez su madre había llegado muy lejos en su obsesión con ese tal Yuto ahora el muy maldito ya hasta tenia enamoradas a sus compañeras de grupo salio echo una furia del aula, y aun con la fotografía en manos se encerró en el baño tiro la dichosa foto en un contenedor de basura y se mojo un poco el rostro:
-Nakajima Yuto….-miro su reflejo el agua corría por su nívea piel y el no dejaba de verse en el espejo que tenia frente suyo, miro la fotografía para volver su vista al espejo, el también era apuesto y poseía una sonrisa hermosa pero pocas veces aparecía en sus labios ya que el no tenia la dicha de sonreír con sinceridad…-que te hace tan especial…he!!!-estaba seguro de que si algún día veía a ese tal Yuto a la cara le borraría esa sonrisa sínica  de los labios ya estaba cansado de que su madre hablara de ese chiquillo como si fuese un dios:
-“sabes Nakajima-Kun es muy apuesto y popular en el colegio…lo llaman el príncipe”-las palabras de su madre venían a su mente y el no dejaba de verse en ese espejo “príncipe”-pensó dibujando una sonrisa maliciosa y traviesa:
-yo me encargare de ese príncipe……ya veras Nakajima Yuto yo me encargare de borrar de tu cara esa sonrisa idiota-una vez mas se mojo el rostro y ya mas tranquilo salio del tocador pero camino al salón de clases fue interceptado por uno de sus pocos amigos:
-Yamada-Kun…me entere que volviste a aterrorizar a los alumnos…sabes deberías descargar toda esa energía golpeando a tipos como ese tal Nakajima Yuto-aquel chico de sonrisa noble lo veía con esos ojos que ocultaban un poco de obscuridad y es que Arioka Daiki podía verse como el niño pequeño de la banda de Yamada pero en realidad solo era un sádico que disfrutaba haciendo sufrir a otros…
-Daiki-Kun no estoy de humor como para golpear a idiotas-continuo caminando siendo seguido por el castaño, Daiki lo veía curioso mientras sonreía de forma traviesa mientras que Yamada solo continuaba caminado sin prestarle mucha atención al mayor:
-ahí que ir a otro sitio-Daiki lo jalo con fuerza de la mano y lo llevo al jardín trasero donde estaban algunos de los amigos de Yamada:
-¿acaso ahí reunión?-al llegar todos miraron al más bajito con unas sonrisas nada sanas:
-Yamada-Kun…-comenzó hablar el de cabello largo y mirada seria-hoy le toca a Yuri-Chan…así que esperamos y encubras nuestros actos rebeldes-Ryosuke soltó una carcajada tras oír eso, así que negó:
-no esta vez…irán a la dirección…ya me case de ser su tapadera en todo-Daiki hizo un puchero infantil para después tomar a Ryosuke del brazo:
-es tiempo de que Yuri-Chan sepa cual es su lugar-murmuro con una tierna sonrisa, sabia que era verdad Chinen Yuri era el tipo de niño que se creía incluso mas que Yamada y había ocasiones en que hablaba de mas y esta vez el grupo de Ryosuke estaba dispuesto a darle una buena paliza:
-yo estoy en contra de todo eso-comento Daiki- pero aun así debemos de hacerle ver que aquí en el colegio tenemos reglas y el por ser nuevo debe cumplir con nuestras ordenes…-Ryosuke desvío la mirada ya estaba fastidiado de eso, de tener que taparles cada que peleaban y cuando hacían alguna pelea callejera pero no debía quejarse el era el líder y por tal debía de hacer todo para que sus amigos no estuviesen en aprietos…
-pero esta vez no lo manden al hospital…
-no prometo nada
-Yuya-Kun…solo queremos darle un susto al pequeño…así que ahí que llevarla suave…mañana mismo Chinen Yuri sabrá respetarnos…-ya no quiso saber más del asunto así que volvió al salón de clases debía inventarse una buena mentira para que sus compañeros no estuviesen en aprietos…

Al llegar a su casa solo bajo del auto y entro sin tomarse las molestias de saludar a su madre para que hacerlo lo mas seguro era de que no estaba, subió las escaleras pero para su mala suerte fue detenido por su madre esta lo veía desde el primer piso mientras se cruzaba de brazos:
-bienvenido…-se giro y con una sonrisa forzada saludo a su mama esta le hizo un ademán de que bajara, rodó los ojos ya se imaginaba de que se trataba la conversación de esa tarde para que hacerle tanto rollo por que no solo le decía que volvería a viajar total el ya estaba acostumbrado a estar solo sin ella y sin su padre este ultimo en raras ocasiones se presentaba en la mansión de los Yamada y cuando lo hacia era solo para saludar y saber como seguían, al bajar tomo asiento en la sala justamente en el sofá que su padre solía usar:
-¿te vas otra vez?-pregunto con aires de superioridad dibujando en sus labios una sonrisa coqueta su madre al ver eso tomo asiento frente al más bajo y negó:
-veras…en la mañana te fuiste sin despedirte...algo muy común en ti-le causaba gracia escuchar a su madre hablar era como una adolescente y pocas veces la veía comportarse como una madre de verdad-y debido a eso no pude decirte que a partir de mañana el hijo de Sayu vivirá aquí-“sayu” y esa ¿Quién era? bueno no era como que conociese a todas las amigas de su madre pero ese nombre se le hacia conocido mas no sabia quien era esa tipa-así que espero y lo trates bien…-se veía muy contenta y eso le molestaba mucho, se recargo por completo en el respaldo del sofá y se cruzo de brazos y piernas sin darle una sola respuesta:
-Ryosuke…cariño se que te llevaras muy bien con el es de tu edad-era como si su madre no le quisiese decir de quien se trataba y por más silencio que hacia esta no le decía más que claves:
-ahora resulta que nuestra casa es un hotel…-comento con molestia al momento en que hacia una mueca de desaprobación, la señora Yamada se puso de pie y aun sonriendo dijo:
-ya veras que tu y Nakajima-Kun se llevaran muy bien-“Nakajima”, ese apellido se le incrusto como una estaca al momento en que salía de los labios de su madre esta se marcho sin decir mas, el tal Nakajima se quedaría en su casa se puso de pie para darle alcance a su mamá esta estaba por salir de la casa:
-yo no quiero a ese tipo en esta casa!!!...¿esta claro?-su actitud egoísta y ese típico tono de odio era algo a lo que su madre ya estaba acostumbrada a oír así que con una mirada seria le tallo el cabello:
-ya veras que Nakajima-Kun será tu mejor amigo…además me siento feliz de que vaya a vivir con nosotros-se trago las malas palabras que estaba por decir pero no debía insultar a su madre eso seria algo imperdonable y lo mas seguro era que Nakajima Yuto jamás diría ese tipo de cosas, apretó con fuerza las manos tragándose esa ganas de gritar y solo escucho el sonido de los tacones de su madre al salir de la casa…
-Nakajima…

A duras penas logro dormir y apenas y tenia ganas de salir de la cama pero esta vez la servidumbre habían echo un nuevo método para despertarlo miro todas las cortinas corridas señal de que ya era de día por que el molesto sol le daba de lleno en el rostro, aun adormilado se tallo los ojos y con un bostezo perezoso salio de la cama, no se vistió bajo en pijama como solía hacerlo todas las mañanas antes de irse al colegio, aun dormido llego al primer piso se adentro al comedor ignorando la presencia de un chico que estaba en la sala solo viéndolo con asombro, tomo asiento y sonrío al ver su desayuno ya servido:
-gracias por la comida-siempre por las mañanas dejaba ver esa faceta de niño pequeño algo que su madre detestaba por que para ella Nakajima Yuto era un chico maduro y honesto y en cambio a Ryosuke le daba igual como se presentara para desayunar se sentía cómodo así, se llevo el primer bocado y su rostro cambio al ver la cara de molestia de su madre frente a el:
-ya saludaste a Nakajima-Kun…-¿Nakajima? En un instante se le fue el sueño y su expresión de niño pequeño cambio a una muy conocida por su madre, miro a todas direcciones buscando a ese tipo al que no tardaba en sacar a patadas de su casa:
-esta en la sala-comento su madre para después salir del comedor, trago saliva recordando que el había pasado por ese sitio y no había visto a ningún idiota con sonrisa boba en la cara:
-maldición!!!-salio del comedor con una actitud de cero alegría, y es que no toleraba que su madre quisiese a ese chico en su casa, al llegar a la sala lo miro ahí sentado en el sofá donde usualmente el solía sentarse:
-“imperdonable”-su madre conversaba con Yuto como colegiala reía sin parar y el por su parte solo se mantenía firme:
-Nakajima-Kun…te presento a mi hijo Ryosuke…tiene la misma edad que tu-no se movió de su sitio por que al hacerlo terminaría por irse sobre ese tal Yuto, pero ahora que lo veía bien no era como su madre lo describía si bien era apuesto pero no tenia buen cuerpo y no parecía muy listo:
-mucho gusto Yamada-Kun...espero y nos llevemos bien-frunció el seño y con una sonrisa irónica se acerco al más alto este se encontraba de pie mientras sonreía de forma sincera, Ryosuke se detuvo a escasos centímetros del alto y con una voz fría y rencorosa respondió:
-me da igual…are tu vida un infierno-había susurrado lo mas bajo que pudo para que su madre no escuchara nada logrando que el pelinegro se sorprendiera ante su forma de hablarle-yo también espero que nos llevemos bien-comento con sarcasmo, giro sobre sus talones y subió rumbo a su habitación una vez dentro aventó todo lo que pudo al suelo descargado esa ira que se había tragado hace unos minutos, definitivamente le haría la vida imposible a Nakajima…
-te odio Yuto Nakajima…

Mientras que en la sala Yuto aun no comprendía mucho de la actitud de Yamada pero si estaba seguro de que era el típico niño caprichoso y egoísta que no soportaba el echo de que un extraño viviese en la misma casa que el:
-no le hagas mucho caso Nakajima-Kun…a sido así desde muy pequeño…-comento la madre de Ryosuke, Yuto solo sonrío y se quedo pensativo  quizás debía ser cuidadoso con Ryosuke, no era que sintiese miedo si no todo lo contrario sentía que seria divertido vivir bajo el  mismo techo que ese caprichoso…

***continuara***