domingo, 10 de agosto de 2014

La definición del amor-oneshot.









Titulo: La definición del amor.
Parejas: Yamajima
Genero: Slass (he olvidado los géneros)
Autora: Hitomy-chan
Nota: mucho tiempo sin actualizar, si lo se, pero bueno se que nadie noto mi ausencia, este fic surgió gracias al apoyo de Ary ella ha sabido darme una prueba clara del no rendirse aun estando en los peores momentos, gracias bonita, tus palabras aun están muy presentes en mi memoria, no me rendiré aun que mi blog se quede sin algún seguidor, pues amo mi trabajo, si, no seré de las mejores escritoras pero escribo con el corazón y eso es lo mas importante, te quiero Ary y gracias por tu apoyo incondicional.
Nota 2- seria un lindo detalle si dejaran su opinión, pero bueno son libres de hacerlo o no…


¿La definición del amor?, bueno nunca ha pasado eso por mi mente, creí que algo tan simple como el amor no valía tanto como para comenzar a  prestar mi valioso tiempo  en algo como la palabra “amor”, mi vida solo estaba basada en la idea básica de estudiar para tener un futuro seguro pero mas que nada, ser alguien en la vida. En palabras simples, no tengo tiempo para enamoramientos, el romance no forma parte de mi vida diaria, tengo intereses más importantes que desperdiciar mi vida en algo como los sentimientos, bueno… eso era lo que yo creía… hasta que te conocí.

Flash….
La mañana había estado lluviosa, las personas corrían en busca de algún refugio tibio, pero yo bajo el paraguas ignoraba ese echó, mi objetivo era simple llegar los mas rápido posible a la universidad nada debía impedir que yo faltase a clases o que se me hiciese tarde, nada acepto tú. Recuerdo con exactitud que al apenas estar refugiado en el interior de aquel edificio tú te acercaste a mi, con esas mejillas redondas, sonrojadas, tus labios temblaban, tu cabello se adhería a tu rostro al haber andado bajo la lluvia sin paraguas, yo por mi parte te ignore pues llevaba  prisa, necesitaba llegar a la primera clase lo mas pronto posible, evite todo contacto contigo, obvio yo no toleraba estar cerca de nadie era solitario en ese entonces, fui al locker el cual abrí guardando mis zapatos al igual que mi sombrilla, te quedaste tras de mi sin decir nada, tus manos estaban juntas contra tu pecho ocultando algo, un sobre que yo había logrado mirar antes de alejarme, tome un libro al igual que un cuaderno cerrando el casillero listo para irme, cuando nuevamente te situaste frente mío mostrándome al fin aquello que ocultabas, un sobre color rosa, algo húmedo por tu tacto, tus labios rojos cual temblorosos estaban se entreabrieron en un corto susurro que salió de ellos casi silente.
-Nakajima-sempai… por favor acepta mis sentimientos-¿Qué eras un chico actuando como chica?, pensé aquello, pues en aquel tiempo yo era solo un ignorante a tu presencia y aquellos sentimientos que tú sentías hacia mí.
Hubo un largo silencio, solo el sonido de la lluvia caer era presente en el solitario pasillo, tu húmedo cabello goteaba y esas traviesas gotitas bajaban por tus mejillas y cuello perdiéndose entre la camisa que usabas, tan blanca, evitaste mirarme aun estirando tus manos hacia mi las cuales sostenían ese sobre esperando a que lo tomara, dude, recuerdo que lo hice, pues un chico listo, frio y sobre todo ignorante al amor no quería verse envuelto en ese sufrimiento de los tan famosos “sentimientos de amor”, odiaba cada cosa cursi relacionada al amor, era algo o una cosa que yo… no quería incluir en mi vida, no hasta que logre ver tu rostro a la perfección, fue entonces que supe que incluso alguien tan ignorante como yo, terminaría enredado en eso.
En el amor.
Fin del flash….

Al principio no te correspondí, puesto que evitaba a toda costa el tenerte cerca, aquella carta aun la tengo guardada pues después de ti no hubo nadie mas que formara parte de mi vida, seria estúpido decirlo incluso ahora, pues han pasado ya 3 años desde aquello pero quiero decirlo, que has sido solo tu el único amor de mi vida.
Quizás en aquellos años fui demasiado cruel al ignorarte, pues estoy consiente incluso hoy que mi inmadurez muchas veces te hizo mal, lloraste tantas veces, hubo tantas rupturas en nuestra relación que incluso ahora no me hace sentir arrepentimiento de ello, pues todo el tiempo supe como sanar las heridas que yo mismo provocaba en ti, tengo en mi memoria aun presente el día que te rechace por vez primera.

Flash****
Había pasado ya 1 mes desde aquel primer encuentro tu carta aun no la respondía, no tenia si quiera la intención de hacerlo, tu no eras nadie en mi vida, de esa forma era como yo lo veía, estaba en clase de deportes practicando soccer con mis compañeros de equipo cuando tu presencia interrumpió aquel entrenamiento, te abriste paso por la cancha he ignoraste los gritos constantes del entrenador al igual que del equipo tomaste el balón en manos dirigiéndote a mi, tu mirada estaba fija a mi persona, no rompiste el contacto visual solo hasta que estuviste frente mío, dejaste caer el balón al césped y tus marrones ojos por fin me vieron, no quise expresar ninguna emoción, tenia la idea clara de a que se debía tu presencia, tus manos tomaron el borde de mi playera mirándome con cierto ruego en busca de alguna palabra, una respuesta a tu amor.
-deja de evitarme… necesito tu respuesta Nakajima-sempai-dijiste al morder tu labio inferior, pues estabas asustado de lo que diría.
Bufe rodando la mirada con una risa sínica pues tu presencia era una molestia para mi, te tome con rudeza por las muñecas he hice que dejaras de tocarme, no toleraba el contacto con otras personas y menos con chicos enamorados de mi, el amor era una perdida de tiempo eso creía yo.
-creo que mi ignorancia ante tu simple y anticuada confesión fue obvia, no me interesas, ¿Por qué habrías de interesarme?, no creo en los sentimientos ni en nada de eso… ahora vete interrumpes la practica-vaya idiota que fui, fue la primera vez que vi tus lagrimas, y por un momento me  arrepentí de haber echo aquello, eliminaste todo rastro de lagrimas con el dorso de tu mano, las risa de mis compañeros te hicieron huir de aquel lugar y yo solo te vi partir con la marga sensación dentro mío.
Fin flashback…

Se que recordarlo ahora no tiene mucho sentido, pero estar apartado de ti me ha hecho sentir nostálgico, me hace viajar al pasado, me he dado cuenta que en aquel entonces debí haber aprovechado el tiempo, antes de que todo terminara en esto, la distancia, recuerdo bien que aun ante aquel rechazo no te rendiste nunca, no hasta que lograste atraparme, cuando comencé a volverme dependiente de ti. Esa vez primera en que te rechace no pare de leer tu carta en todo el día, tratando de descifrar el por que estabas enamorado de mi, pero no tuve ninguna respuesta, pues necesitaba tiempo para darme cuenta de lo mucho que comenzaba a prestarte atención aun a la distancia.

Flash…
“Nakajima-sempai, eres una persona admirable, no se como explicarlo, se que no me conoces, estoy consiente de lo ajena que mi presencia es ante ti, pienso que eres como la lluvia fría, y solitaria, te observo desde siempre, es ilógico creer que alguien como tu este tan solo, no se como decirlo, pero me gustas”
Recordaba a la perfección lo que habías escrito en aquella carta, cada día pensaba más y más en ti, tanto que sin darme cuenta te observaba.
Te veía a la distancia, claro que lo hacia, pero era bueno al evitar ser descubierto, sabía todo lo que te hacía feliz, lo mucho que amabas la cocina, tu sueño de ser chef, lo conocía todo, tu risa alegre, triste, la falsa, tu mirada siempre cálida, pero aun mas que nada conocía lo que otros no, tu amor hacía mi, siempre estuve siguiéndote, aun siendo tu menor, tenia yo la osadía de caer bajo por un chico que para colmo, no era nada parecido a mi, pero bien dicen que los opuestos se atraen.
La primera vez que nuestras miradas se cruzaron, fue durante el almuerzo, yo estaba sobre la azotea disfrutando del aire frio de la mañana, mis manos estaban sujetas al barandal que rodeaban  el techo, estaba sumido en mis pensamientos, pero una sensación extraña me hizo mirar hacía abajo o mas bien alguien que desde el patio me veía, no supe como paso, pero sonreí al verte, tu sostenías una gran fresa, la cual apenas lograba acariciar tus labios y no dejaste de mirarme, se que en aquel tiempo no tuve respuesta al sentimiento que en mi surgió al verte, pero supe muy dentro de mi, que esa perfecta sonrisa que apareció en tus labios era solo mía y de nadie mas.
Fin de flash…

Incluso antes de estar conmigo comenzabas a robar cada parte de mi, se que decirte esto incluso ahora no da mucho sentido, pero eres lo mejor que tengo y no me arrepiento de nada, por que has sido tu, el único capaz de hacer que incluso alguien tan frio como yo, tenga esta clase de sentimientos, parezco cursi, pero decírtelo me hace bien.
He aprendido que estar lejos de ti, me hace valorar mas esos recuerdos, recordar aquello, me hace sonreír, tu eras parte de mi vida antes de entrar, no ahí duda de ello.
Recuerdo con exactitud el día en que por vez primera experimente los celos, he de confesar que no fue nada agradable pues esa emoción me hizo actuar como un completo imbécil, pero gracias a ello pude darme cuenta de lo importante que eres para mí.

Flash….
Nuevamente llovía y para mi desgracia no traía paraguas, la mayoría de los alumnos se habían marchado, yo seguía viendo la lluvia caer, llevaba tiempo sin mirarte, puesto que por 4ta vez en el mes te habías confesado y solo ganaste un rechazo mas de mi parte, me extrañaba el que no estuvieras revoloteando alrededor mío pues la ultima vez habías dicho que te rendías, que ya no tenia sentido seguir intentando, porque yo simplemente no correspondería a tu amor, lloraste mucho en esa ultima ocasión, lo se porque al día siguiente no te presentaste a clases, lo cual me hizo preocupar, pero quise ignorar eso, yo era consiente de lo testarudo que eras sabia que no te rendirías, pero habían pasado ya 2 semanas desde aquello y tu no me veías, no me seguías y tampoco no ibas a ningún partido de soccer.
La lluvia seguía cayendo sin intención alguna de cesar, creí que era el único alumno sin tener algún paraguas, lo cual me hacía maldecir internamente por haber olvidado el mío, ya era noche no alcanzaría el ultimo tren así que tendría que caminar hasta mi casa, estar en ese lugar me hizo recordar la primera vez que te vi, también llovía pero a diferencia de hoy era que en aquel entonces era de mañana, reí cortamente ante aquella memoria, púes fue la primera ocasión en que supe de tu existencia y de ese amor que tenias hacía mi.
-tal vez, se ha dado por vencido-susurre, moví mi cabeza en negación, era obvio que lo harías, después de todo ya mucho daño te había causado yo.
No quise continuar mas en aquel lugar así que hice lo posible por cubrirme con mi maletín emprendiendo camino a mi hogar, el agua empapo mi ropa con rapidez mas ignore eso debía llegar lo mas rápido posible o pescaría un resfriado, corrí un poco, estar bajo la lluvia de esa manera era realmente agradable no podía estar mucho expuesto a esta, así que al girar en una avenida me lleve una gran sorpresa a unos cuantos pasos de mi ibas tú, caminabas junto a un chico, por su manera de vestir supuse que pertenecía alguna otra universidad, ambos bajo la protección de un paraguas, ambos muy cerca uno del otro, parecías feliz, pues no parabas de sonreírle a ese sujeto, el cual era un desconocido para mi, me detuve al presenciar tu manera de sonreír, una amarga sensación combinada con enojo se vio envuelta en mi interior acumulándose en la parte baja de mi estomago, me llene de enojo, esa sonrisa, no podía ser de nadie mas, solo mía, mi enojo aumento al momento en que ese tipo acariciaba con tal delicadeza una de tus mejillas y fue entonces que no supe mas de mi, solo se que mis pasos fueron directamente hasta ti, te tome con fuerza por la muñeca he hice que te apartaras de aquel chico, me valió poco si te mojabas por la lluvia, te lleve conmigo alejándote de ahí, llevándote conmigo, estaba actuando como un idiota, pero no quise mirarte, hasta que estuvimos dentro de la comodidad de mi casa, fue solo cuando libere tu mano, te mantuviste parado junto a la puerta, sin decir nada, pues estabas igual de confundido que yo o quizás mas.
-tu… ¿te has olvidado de mi?-pregunte al momento en que giraba para verte, deje caer el maletín al piso, mi cabello goteaba al estar mojado al igual que el tuyo, ignore el frio que invadía mi cuerpo, y tu solo diste un asentimiento sin decir nada solo agachaste la mirada sosteniendo con ambas manos tu maletín.
-no puedes…-me acerque con rapidez y tu por miedo diste pasos hacía atrás hasta que tu espalda choco contra la puerta, mis manos se situaron a los lados de tu cabeza, he incline mi cuerpo para intentar verte, pero seguías evitando mi mirada.
-¿Por qué no habría de poder?-respondiste con una pregunta, apretando con fuerza el agarre que ejercías al sostener aquel maletín.
-Nakajima-sempai… el no quiere verme con otros chicos, pero tampoco desea estar a mi lado, entonces ¿por que he de seguir amándote?… si tu no toleras mi cercanía-levantaste la mirada dejando que al fin viese esos marrones ojos que tantas emociones expresaban, parecían dolidos, tristes en ese momento, lo cual me molesto.
-¿¡Por qué voy a seguir aferrado a un amor no correspondido!? tu solo me lastimas, me haces llorar, pero me confundes, todo el tiempo estas viéndome!!! ¡¡¡Se que lo haces te he descubierto muchas veces!!!.... ¡¡¡pero no se realmente que quieres de mi!!!... ese chico, el se fijo en mi, no me lastima a cambio de lagrimas me da sonrisas… y tú… tú… solo deseas que este lejos, me rindo, ya no se que hacer para que te enamores de mi.
Tus manos dejaron de sostener aquel maletín dejando que este terminara en el piso solo para poder cubrir tu rostro con las palmas de tus manos, tus hombros temblaban ante el evidente llanto, se que aquello te dolía, mi indiferencia, mi manera de tratarte, mi egoísmo me había echo actuar de esa manera, pero de solo pensar que alguien mas podía tener esa sonrisa o mejor dicho alejarte de mi, me hizo reaccionar de tal forma y ahora estabas aquí justo frente a mi, diciendo todo aquello.
-no puedes amar a nadie, solo a mi-susurre con voz firme, lo cual hizo que descubrieras tu rostro el cual estaba húmedo con pequeñas y cristalinas gotas salinas rodando por esas perfectas mejillas.
-llámame egoísta, pero se que no has logrado olvidarme, mueres por estar conmigo, lo se-en ese momento ya no importaba nada, debía dejarte claro, lo mucho que habías causado en mi, tu existencia.
-¿eh?-me miraste incrédulo al no comprender mis palabras, lo cual me hizo reír-y ¿eso te hace feliz?-cuestionaste con dificultad, tu mirada me veía con dolor-te causa gracia saber que no he dejado de sentir esto-dejaste caer tus manos a cada lado tocando así la puerta tras de ti-… debo ser solo un juego para ti, te la pasas burlándote de mis sentimientos, me rechazas una y otra vez, me haces llorar siempre, ¿Por qué no solo me dejas en paz?-el semblante de tu mirada se había tornado frio lo cual me hizo ver lo mucho que te molestaba el echo de la situación.
-eso debería decirlo yo-respondí a tu pregunta-llegaste a mi vida entregándome esa carta cual contenía tus sentimientos, me hiciste confundir desde el momento en que llegaste, sabes, odiaba cada cosa relacionada al amor, invadiste mi vida, la cual dejo de funcionar a la perfección desde tu aparición, ni siquiera sabia que era eso del amor, hasta que vi esa sonrisa tuya… y me di cuenta que tu defines a la perfección lo que es amor… dios ¿Por qué no solo sales de mi cabeza?-abriste los ojos de par en par pues estabas asombrado de mis palabras, no sentía arrepentimiento de decirte todo eso, pues te quería en mi vida.
-Nakajima-sem…-pose mi dedo índice sobre tus labios y negué, no quería escuchar nada, pues en ese instante deseaba mas el probar esos labios tuyos, tan rojos, suaves, y cual temblorosos lucían al intentar hablar, mis manos inquietas por tener tacto con tu piel, se posaron en esas rosadas mejillas, mis labios se acariciaron con los tuyos, cerramos los ojos ante la unión de labios, aquel contacto húmedo se volvió acelerado, abriendo los labios con una presión donde solo nuestros corazones mandaban, te abrazaste a mi cuello, el cual rodeaste con tus brazos poniéndote de puntillas al intentar alcanzarme, pequeños suspiros escapaban entre el beso, aquello se volvió algo duradero, tus dedos enredándose en el cabello tras mi nuca, el fuerte sonrojar de tus mejillas, olvidamos la lluvia, el frio, la ropa poco a poco quedo en alguna parte de la sala, nuestras manos impacientes, necesitadas de conocer, de explorar viajaron, recorrieron, cada rincón de piel.
-tu eres… mi definición perfecta del amor.
Mis labios marcaron cada parte de tu cuerpo, dejando en claro que me pertenecías, cada gemido, el roce de piel chocar contra piel, el calor que me brindabas, la perfecta sensación de cada sentimiento mezclado, sabia que no había marcha atrás a eso, pues eras tu quien me había echo sentir aquello, ese sentimiento llamado amor.

Fin del flash…

Es una de mis memorias favoritas, ¿sabes?, no dejo de pensar en ti, ansió pronto poder estar a tu lado, estrecharte en mis brazos, besarte con lentitud, me hace falta esa sonrisa tuya, tan hermosa, la cual expresa tantas emociones, se que no habrá nadie que pueda igualar esa sonrisa, créeme lo se, no existe otra persona en este mundo que tenga tanta calidez como tu.
Se que esta distancia nos ha servido como una lección, una prueba de cuanto puede durar nuestro amor, estoy muy seguro que estas triste al igual que yo, pero te diré algo, te amo, amo ver tu mirada, amo cada palabra tuya, tu torpeza, tus pucheros, amo ver tu rostro al despertar, el aroma que desprendes, el como haces que olvide cuando estoy molesto contigo solo con un pequeño beso, pero sobre todo, amo que seas solo tu el único amor de mi vida.

Oye Ryosuke, no existe nadie mas en esta vida que haga latir mi corazón de esa forma desenfrenada y acelerada al solo roce de tus labios, se que no habrá una mano que encajase a la perfección con la mía eres la pieza faltante a mi rompecabezas, escribir esto me hace sentir idiota pero ¡hey! Tú siempre me haces actuar como uno ¿cierto?

Se que al momento de vernos no habrá nada que decir, no existirán palabras, solo muestras de amor, estar distante de ti, me hace desear mas y mas el estar de nuevo a tu lado, falta poco, lo se, solo 3 días mas y estaremos juntos como debe ser, tu siendo un gran chef y yo siendo el mejor fotógrafo de Tokio, se que para cuando leas esto, ya estarás derramando algunas lagrimas, así que por favor no llores, sabes que no tolero que derrames esas gotas salinas, solo espera un poco mas por mi, se que pido mucho pues llevamos ya 2 años sin vernos, pero prometo darte muchos años mas juntos, te amo eso nunca cambiara, eres y serás el amor de mi vida, por eso… cuando estemos al fin juntos aprovechare cada momento contigo, gracias por haber llegado a mi vida, por hacer que este chico frio se enamorara con locura, por no rendirte nunca, pero sobre todo gracias por ser mi definición de amor.

Atte. Nakajima Yuto.

Fin…











Secrets-Capitulo 2




Titulo: Secrets
Parejas: Yamajima y no se que otras
Genero: mmm…
Capítulos: Mini serial…
Autora: Hitomy-Chan y Eli-Chan
Nota:... aqui en capitulo 2 eso y haber si lo continuo...



***Capitulo 2***

Lo odiaba con todo su ser aparte de que viviría en su casa ahora resultaba que no solo debía verlo durante las tardes si no también en horas de clases su día no podía ir de mal a peor y es que era la segunda vez que no desayunaba por las tontas ideas de su madre sobre ir juntos al mismo colegio  tenia esa necesidad de tomar un arma y acabar con la vida de Nakajima esa mañana en que lo vio sentado en el sofá que le preteñía a su padre le hirvió la sangre, y lo peor no era eso si no que su madre le hacia trato especial a Yuto incluso se había tomado las molestias de darle una habitación que usualmente usaba el primo de Ryosuke cada que salía tarde de la universidad  eran pocas la veces en que su primo venia pero no toleraba que Nakajima Yuto ya fuese el dueño de la mansión Yamada, bajo las escaleras sin ninguna intención de despedirse de su madre y el nuevo inquilino su humor no era nada positivo como para despedidas abrió la puerta pero fue detenido por su madre:
-Ryo-Chan-esa forma de hablarle no le gustaba para nada levanto una ceja y en sus labios se formo una mueca de enojo:
-cuídate…deberías ser un poco mas amable como Nakajima-Kun-se giro y salio de la casa y de nueva cuenta descargo su ira con los alumnos y es que no importaba cuantas cosas malas hiciera en el colegio jamás seria reportado en la dirección y todo por que su padre había donado unos cuantos billetes para que el colegio siguiera en pie:
-voy a matarlo!!!!!-Su fuerte voz dentro de la piscina del colegio fue solo escuchada por sus amigos-quiero terminar con ese imbecil de Nakajima Yuto!!!-Daiki reía sin parar observando como el rostro de Yamada cambiaba conforme se molestaba:
-si ese niño viene a este colegio le daremos una paliza-propuso Yuya para después meterse en la piscina siendo seguido de Daiki-pero hoy tenemos un deber…ahí que asustar al pequeño Yuri-Chan-comenzaron a reír pero Ryosuke solo se mantenía en silencio debía pensar en como poner a Yuto en su lugar…
-Yamada-Kun…Yamada-Kun-sacudió un poco la cabeza y miro a Daiki este ladeo la cabeza y sonrío-ahí que ir esta tarde a tu casa…quiero conocer a ese tal Nakajima-Kun…-salio de la piscina y tomo una toalla para secarse el cabello, Yuya rodó los ojos y continuo nadando conocía a Ryosuke y cuando este se ponía así de serio solo significaba problemas…
-Gomen Dai-Chan…pero tengo planes para ese tal Nakajima Yuto-tomo su mochila la cual estaba sobre la banca y a paso lento salio del gimnasio siendo observado por Daiki a veces no lograba comprender mucho la  actitud de Ryosuke:
-Planes…eso suena interesante-murmuro mientras veía a Yuya este flotaba relajadamente sobre el agua el mas bajo al verlo tan distraído lo jalo con fuerza del brazo para zambullirlo en el agua…

Cerro la puerta de los vestidores y esa sonrisa maliciosa se hacia presente en sus labios ya tenia un plan para deshacerse de Nakajima solo debía llamar a su madre para tener todo en marcha, se acerco a su casillero y lo abrió encontrando una nota al abrir ese pequeño papel se sorprendió esa caligrafía le era familiar mas no recordaba donde había visto semejante escritura:
-“te veo después de clases”-encogió los hombros sin entender quien quería verlo en la salida aun estaba en traje de baño y debía ponerse el uniforme así que coloco su mochila dentro de su casillero y saco la ropa seca que estaba dentro:
-pues sea quien me aya dado esa nota se quedara esperando-se dijo para así vestirse ese día se iría temprano del colegio…

Recorría la enorme mansión curioso de ver tantos cuadros en las paredes era una casa elegante y con toques refinados  demasiado grande solo para tres personas, sus penetrantes ojos negros se centraron en una foto algo interesante la cual estaba dentro de un pequeño marco plateado se acerco y sonrío contento al ver a las personas de dicha foto:
-así que esta es la famosa familia Yamada…-vaya que en esa época cuando Ryosuke era solo un niño pequeño se veía feliz tomando a sus padres de la mano-nada que ver con ese tipo caprichoso-susurro algo molesto, y es que le costaba creer que eran la misma persona por que el pequeño de la fotografía se veía feliz y lleno de vida en cambio el Ryosuke que conoció esa mañana no era mas que un egoísta y caprichoso, se alejo y continuo explorando esa enrome casa no tenia nada mas que hacer estar en su nueva habitación le aburría y odiaba ver televisión, sus pasos sigilosos recorrían el enorme salón donde seguramente solían hacerse fiestas de ricos como las que hacían sus padres una puerta cristalina llamo su atención así que atravesó la pista y tomo el pomo con su mano izquierda lo giro y esta se abrió:
-así que aquí esta el jardín trasero- salio y respiro profundamente ya necesitaba un poco de aire puro observo los rosales y un sin fin de plantas que rodeaban por completo aquel sitio hasta que su recorrido fue interrumpido por esa voz fría y rencorosa:
-ya terminaste de explorar…-giro sobre sus talones para poder a ese chiquillo que ahora sonreía de manera misteriosa-he salido temprano del colegio…así que le llame a mi madre para pedirle permiso de salir contigo-“sospechoso” pensó al ver esa sonrisa falsa metió su mano izquierda en un bolsillo de su pantalón observando a Yamada con una sonrisa de completa negación:
-no tengo animo-respondió de la misma manera grosera en que ese mocoso solía hablarle si algo conocía de las personas como Ryosuke era en que no podía darle mucha confianza por que tarde o temprano terminaban haciendo algo fuera de lo común:
-pues siento mucho decirte esto…pero mi madre esta de acuerdo en que debes conocer un poco la ciudad…así que iremos de compras-Yuto frunció el ceño y por un instante pensó en seguirle el juego a Ryosuke, desvío la mirada y con aires de inocencia asintió, el también sabia jugar de esa manera…
-entonces vamos-Ryosuke dio media vuelta y se adentro de nueva cuenta a la casa con ese paso lento y serio, Nakajima sonrío de lado mientras negaba con la cabeza definitivamente seria divertida su estadía en esa casa…

Buscaba a Yamada con la mirada le parecía raro no verlo en clase fijo su vista en el pupitre que usaba el mayor y noto que no estaba su mochila levanto la ceja y sonrío de forma dulce seguro se había saltado las clases y el por ser el sub jefe tendría que lidiar con los alumnos que no dejaban de hacer ruido mientras el profesor impartía la clase, se puso de pie dispuesto a pedir un poco de compostura por parte de sus compañeros pero sus labios no emitieron ni una sola palabra había sido interrumpido por uno de los amigos de Ryosuke:
-profesor necesito hablar con Chinen-Kun…es importante-el maestro que se encontraba escribiendo en la pizarra se giro y busco a Yuri con la mirada hasta que logro ubicarlo en la segunda mesa del centro:
-Chinen-san…puedes salir por 5 minutos-el nombrado asintió algo dudoso pero aun así de forma relajada salio del salón de clases borrando esa dulce sonrisa al ver a Yuya y Daiki ambos recargados junto a la puerta:
-será mejor que no digas ni preguntes algo-el mas bajito los observo con algo de molestia ya se imaginaba el motivo de esa charla sabia que clase de chicos eran Daiki y Yuya los conocía a la perfección y por esas sonrisas maliciosas sabia que nada bueno saldría  de esa conversación que para su desgracia seria aburrida, se coloco frente ambos chicos y con una sonrisa amable dijo:
-ahí que hablar en la azotea este no es buen sitio-se adelanto unos pasos siendo seguido por ambos mayores, Daiki se colgó del brazo de Takaki y con suavidad susurro:
-algo trama…-el mas alto asintió sin apartar la mirada de Yuri este aun iba por delante de ambos hasta desviar su camino a otro pasillo mas, fue cuestión de minutos para que los tres estuvieran en la zona alta del colegio una vez ahí, Yuri se acerco a la cerca que rodeaba por completo el techo giro sobre sus talones y pregunto:
-¿y que es lo que quieren?-Yuya se libero del agarre de Daiki y se acerco rápidamente al más bajo hasta estar lo suficientemente cerca como para intimidarlo Chinen no le tomo importancia y solo continúo mirando al mayor a los ojos no se dejaría intimidar por esos dos:
-tu maldito-Takaki tomo al menor del cuello de su camiseta elevándolo un poco Chinen no cambio su reacción al contrario le parecía divertido el echo de tener una pelea con sus sempais-pagaras caro todas esas burlas que has hecho desde que ingresaste al colegio-y es que desde el primer día en que Yuri fue transferido al colegio se la pasaba retando no solo a Yamada si no a Daiki y Takaki provocando que ambos chicos lo odiaran y el por se nuevo no tenia ese derecho a criticar ni mucho menos a creerse algo superior al resto del colegio cuando evidentemente no podía ni ser una 5ta parte de lo que era Ryosuke:
-mis burlas…se nota que aun sigues siendo un Bakaki-Yuya  acorralo al menor en la cerca mientras que Daiki solo veía desde la puerta ya tendría su turno para golpear al pequeño hablador:
-crees que eso me asusta-la mano derecha de Yuya dejo de sujetar la camiseta del menor para después apuñarla y así darle un golpe en el rostro provocando que el labio de Chinen sangrara:
-entonces esta vez van enserio…-Daiki se acerco para así unirse a la pelea pero sus pasos fueron detenidos por el sonido de la puerta:
-¿Qué creen que hacen?-Chinen sonrío de lado y sin usar mucha fuerza se libero de agarre de Takaki:
-ahora estaremos parejos…

La universidad le aburría y esta vez si que se había desvelado estudiando, quedarse dormido en la biblioteca no le hacia bien a su salud ni a su cuerpo ya que ese dolor punzante en su cuello le hacia ver que seria la ultima vez que se quedaría  dormido en el colegio, camino por los pasillos aun soñoliento bostezando de vez en cuando mientras se tallaba el cabello a simple vista parecía un gato callejero Inoo Kei tenia esa manía de dormir en la escuela ya que su carrera universitaria le impedía dormir lo suficiente y la mayor parte del día su vida era consumida por los libros de diseño y esas maquetas que con frecuencia solía hacer :
-buenos días-saludo a los pocos alumnos que estaban dentro del salón de clases los cuales tenían la misma cara de no haber dormido nada en semanas, se acerco a la mesa donde tomaba clases y volvió a bostezar con un poco mas de cansancio, sus ojos apenas y podían estar abiertos y su estomago rujia por un poco de comida:
-Buenos días!!!!-esa energía que poseía su compañero de clases era de admirar levanto la mirada y el rostro sonriente de su amigo estaba frente a el:
-mira esto-apenas y reacciono cuando el castaño ya le había plantado el teléfono en la cara-los Chicos de preparatoria parecen chicas ne-pregunto aquel chico algo dudoso, Inoo observo la fotografía y asintió mientras tomaba el teléfono para mirar con mas claridad la imagen que tenia este en la pantalla-por un momento creí que era chica…y yo que quería invitarla a salir-en verdad parecía chica le entrego el móvil a su amigo y suspiro:
-es amigo de Yamada-Kun ¿ne?-Kei asintió y desvío la mirada hacia el pasillo notando así que los alumnos ya estaba llegando a clases-se ve como chica pero no lo es…vaya decepción
-Hikaru-Kun…deja de perder el tiempo con chicas…mejor concéntrate en la escuela-el nombrado tomo asiento en la mesa que estaba situada frente a la de Kei y ya resignado a su decepción amorosa saco un libro de calculo y se puso a estudiar…
-Arioka-Kun…-susurro el pelinegro logrando que su mejor amigo lo viese confundido:
-¿Quién es ese?-pregunto el castaño para volver a acercarse al Inoo colocando ambas manos sobre la mesa-¿es una chica?... ¿ya tienes novia?... ¿cuando ibas a decírmelo?-Inoo sonrío de medio lado y negó eran demasiadas preguntas y no tenia animo para responder a eso-moo…no se como le hiciste si casi no tienez ni tiempo para ti-se quejo el menor para volver a su sitio y así retomar su lectura de calculo…

Ambos iban en el auto cada uno por su lado, Yuto perdía el tiempo viendo pasar los edificios aburrido de sobremanera estaba claro que era mucho mas divertido caminar por las calles como usualmente lo hacia en Osaka acompañado siempre de sus dos mejores amigos pero ahora debía ir solo en auto ya que al pequeño Ryosuke no le agradaba la idea de caminar, por su parte Yamada no borraba esa sonrisa maliciosa de sus labios de vez en cuando veía al pelinegro por el rabillo del ojo notando como este suspiraba ya de enfado el auto se detuvo frente a un enorme centro comercial:
-bien nada mejor que comprar ropa en Shibuya-comento el mas bajito mientras esperaba a que el chofer abriera la puerta para que ambos bajaran pero Yuto no se espero a eso así que abrió la puerta y bajo, la mirada de sorpresa por parte de Yamada no se hizo esperar así que ya sin mas bajo del auto siendo observado por casi todas las personas que se adentraban al gran centro comercial, paso por un costado del alto logrando un ligero roce en sus brazos como si lo estuviese empujando para que se apartara de su camino, Yuto tras notar eso lo miro mal ya le daría un buen empujón el también así que solo atino a sonreír algo burlón:
-sígueme si no te perderás-Ryosuke se abrió paso entre todas las personas que se adentraban al enorme edificio siendo seguido por Nakajima que parecía como su guardaespaldas personal solo que con un look rebelde que le hacia resaltar un poco entre tantas personas bien vestidas, apenas miro el interior de aquel sitio se asombro era mucho mas grande que el de Osaka pero aun así le parecía mas agradable aquel centro comercial con mas pocas personas y con suficiente espacio para caminar en cambio el de Shibuya era grande pero con poco espacio apenas y podía distinguir a Ryosuke entre tanto tumulto de gente:
-parece que es navidad-se quejo por lo bajo mientras veía como Yamada se perdía entre tanta gente, una vez que logro darle alcance lo tomo con fuerza del brazo:
-sabes, de lo enano que estas apenas y pude verte entre toda esta gente-Ryosuke que se había tomado las molestias de ver al menor se libero del agarre y con burla dijo:
-no es mi culpa que seas torpe y lento al caminar-volvió a tomar la delantera importándole poco si dejaba al menor lejos total ese era su plan abandonaría a Nakajima en el centro comercial tomo las escaleras eléctricas y subió a la segunda planta mientras reía con algo de victoria…

Ahora si que no lo veía y es que algo tan pequeño como Ryosuke era difícil de encontrar entre tantas personas, se cruzo de brazos al comprender el plan de Ryosuke pero no el no era ningún idiota esa jugada se la sabia desde la primaria ya que el se lo había echo a uno de sus amigos así que sin tomarle mucha importancia decidió recorrer toda la planta baja le daría un buen susto a Yamada por querer hacerle eso, así que sin mas miro algunas tiendas de ropa hasta que llego a una de instrumentos musicales…
-justo lo que buscaba-se adentro en aquel sitio observando algunas guitarras se compraría alguna para así no aburrirse en la enorme casa de Ryosuke y una vez que hiciese su compra se iría sin Yamada, habían demasiados instrumentos Bajos, baterías, violines pero sus ojos se centraron en la batería de color plata si que era hermosa:
-creo que mejor comprare esta-estaba por tocarla cuando fue detenido por un chico más bajo que el:
-te interesa…puedes probarla-sonrío ante aquellas palabras quizás cambiaria la idea de comprar una guitarra para llevarse la batería casi podía jurar que con ella haría mucho ruido y cansaría a Ryosuke, tomo asiento y sin mas comenzó a tocar amaba la música y eso de cierta forma le distraía de los problemas que tenia en su casa se dejo llevar por el momento y olvido el sitio donde se encontraba, estaba claro de que se compraría la batería mas no en esa ocasión, primero necesitaba el permiso de la señora Yamada…al terminar de tocar observo como aquel pequeño le veía sorprendido para después aplaudir:
-tocas muy bien…fue asombroso-no era la primera vez que lo veían tocar algún instrumento pero no estaba acostumbrado a esa clase de miradas sobre su persona así que con voz fría dijo:
-creo que la comprare en otra ocasión…quiero esa guitarra-señalo logrando que el pequeño apartara la mirada encontrándose así con aquel hermoso instrumento de color rojo:
-me parece bien…estaré esperando a que vengas por la batería ¿ne?-escogió un estuche negro sencillo no le gustaba llamar mucho la atención aunque eso era imposible un chico como el radiaba cierta luz, sin más que hacer salio de aquel enorme centro comercial si Ryosuke creía que ganaría estaba muy equivocado el conocía Shibuya ya había venido en varias ocasiones con su madre y el camino de regreso a la casa de Ryosuke se lo había aprendido de memoria:
-es bueno ser listo…

Se encontraba en el suelo  con Takaki sobre su cuerpo dándole fuertes golpes en el rostro, sabia por que el mayor le tenía tanto rencor  y de cierta manera le causaba gracia todo esa ira, sintió como le quitaban al mayor de su encima así que a como pudo se puso de pie, tenia heridas que tardarían en sanar pero eso no le importaba en lo mas mínimo ahora solo debía darle la misma cantidad de golpes al mayor:
-suéltame…-protesto Yuya al ser detenido por el pequeño amigo de Yuri el cual lo sostenía por la espalda tomando ambos brazos de Yuya para que este no se moviera:
-y yo que creí que esto seria mas divertido-comento Yuri mientras limpiaba la poca sangre que se deslizaba de sus labios-que débiles-se acerco y sin dudarlo mas comenzó a golpear a Yuya en el rostro dañaría esa cara de niño presumido, Daiki se puso de pie algo aturdido no recordaba donde estaba solo tenia en la mente la imagen de un mocoso idiota que había llegado sin ser invitado y después sintió un golpe en la cabeza y de ahí ya no había nada más que obscuridad:
-maldición…-se toco la parte dañada ya le daría su merecido a ese chiquillo, levanto la cabeza y noto como Yuri golpeaba a Takaki y este no podía hacer nada para impedirlo-Yuri!!!-dejo de pensar con claridad, cuando perdía el control golpeaba todo lo que estuviese a su alrededor  así que sin dudar se arrojo sobre Chinen…ambos invertina posiciones en el suelo dándose golpes continuamente hasta que el sonido de la puerta los hizo detenerse:
-¿Chinen-Kun?... ¿que estas haciendo?-Chinen aparto a Daiki dándole un golpe en la boca del estomago al ver al dueño de aquella voz, sabia que estaba en problemas:
-y tu ¿Quién eres?-pregunto Yuya una vez se había liberado del agarre del compañero de Yuri:
-Okamoto-Kun…estas peleando con Takaki-Kun… ¿acaso están locos?-Daiki se puso de pie mientras se tocaba el estomago con su mano derecha:
-si dices algo de esto…lo pagaras caro-apenas y podía hablar, el chico al que desconocían ambos mayores se acerco y jalo a Chinen con fuerza del brazo para llevárselo a rastras, Keito chasqueo los dientes y se fue tras los menores pero antes de cerrar la puerta miro a ambos chicos:
-será mejor que esto no se repita otra vez-cerro la puerta tras de si y le dio alcance a Chinen quien chillaba al ser llevado por el menor de los tres:
-sueltame!!!-Okamoto solo sonrío de lado mientras veía al más bajito quejarse una y otra vez hasta que entraron a la enfermería, una vez dentro soltó a Yuri este desvío la mirada mientras hacia un puchero:
-es mi primer día de clases…y lo primero que veo es a mi medio hermano pelear en la azotea…quiero una explicación ahora!!!-Keito rodó los ojos y se limito a recargarse en la puerta sin decir una sola palabra mientras que Yuri no se atrevía a ver al más alto a la cara, al no obtener una respuesta tomo a Yuri en brazos y lo sentó en la camilla:
-déjame no soy un niño pequeño
-será mejor que salga…ahí le explicas tu baka por que peleábamos-salio de la enfermería y se marcho al salón de clases ya se inventaría una excusa de los golpes que tenia en el rostro…
Parecía que no abriría la boca para explicarle el motivo de la pelea así que lo haría hablar por la mala, tomo un poco de algodón y alcohol y se dispuso a desinfectar las heridas del más bajito este se quejo al sentir el ardor:
-eso duele…Baka!!!!!!...Ryutaro Baka!!!!

No veía al menor por ninguna parte ya sentía algo de culpa por haberlo dejado en alguna parte del centro comercial traía algunas bolsas de compras y por más que buscaba al menor no lograba encontrarlo:
-bueno esto era parte del plan…así que no debo sentir culpa-al salir de ese gran edificio miro el auto que siempre lo llevaba al colegio apenas y dio un paso para acercarse al vehiculo cuando miro a su madre bajar se veía molesta pero ¿Por qué estaba molesta?
-Yamada Ryosuke!!!...me puedes explicar por que Nakajima-Kun volvió sin ti a casa-¿volver si el? ¿Cómo que sin el?, logro ver al menor dentro del auto este solo lo veía con una sonrisa traviesa, miro de nueva cuenta a su madre y no respondió solo ignoro los contantes gritos que le daba mientras que todas  las personas los veían algo molestas…
-madre…ya basta…haces demasiado alboroto-subió al auto y sin decir nada ignoro a Yuto este solo lo veía divertido…al parecer el juego apenas y comenzaba…

***continuara***