domingo, 22 de marzo de 2015

Beso travieso-Drabble yamajima.






Titulo-  beso travieso.
Extensión- drabble
Autora-Hitomy-Chan
Nota-  después de estar tanto tiempo ausente y se que no tengo perdón de dios pero por todos los santos solo a mi se me ocurre escribir en un ciber, este cerebro mío surgen ideas en los lugares menos indicados, esta medio raro pero quedo lindo.

Sus manos pequeñas se aferraron a la delgada cintura de aquel alto pelinegro, sus regordetas mejillas teñidas ya de un tono carmesí avergonzado quizá de todo aquello que su tan perfecto y modelo novio decía en susurros silentes casi perdidos en los susurros del viento que caliente no les parecía molestar a ninguno de los dos chicos, ¿acaso más tonto no podía ser?, la gente les veía al dar un recorrido por aquel hermoso parque repleto de cerezos cuales aun no florecían mas sin embargo falta poco para que eso suceda, Yamada cerró los ojos al recibir un corto pero tierno beso dado sobre su frente, la tibia mano de su amante apartándole el flequillo le hizo sonreír con torpeza pues aquella muestra de amor le hacía sentirse ligeramente avergonzado.
-Yuto-lo llamo con sus ya temblorosos labios cuales lucían tan rojos como esas fresas que constantemente comía. Nakajima se aparto no mucho tomándolo por los hombros sin intención alguna de disminuir la distancia de sus cuerpos se encorvo en busca de la mirada del otro sin pasar desapercibido ese hermoso color en los mofletes del mayor.
-dime-respondió al llamado con una risa de medio lado, solo entonces Ryosuke alzo su rostro mirándole con aquel iris tan puro pero sobre todo lleno de ese sentimiento que los unían ambos con ambas manos cuales vagas subieron por el abdomen del chico alto hasta tomarle de las solapas atrayéndolo hasta su propio rostro solo para pronunciar con vergüenza y dificultad la incomodidad que tenia por estar así tan romántico con ese apuesto chico
-es molesto… que llames así la atención-susurro muy cerca mas no lo suficiente de los labios rosas del alto quien solo en ese momento se había tomando las molestias de girar su rostro a un lado para ver entre curioso y confuso los alrededores, el más bajito oculto su rostro en el pecho ajeno pues algunas chicas les sacaban fotos ambos y porque no hacerlo si el gran actor y modelo Nakajima Yuto estaba ahí.
-Ryo…-escucho la voz suave del menor viéndole desde donde se encontraba aun oculto de aquellas locas fans que no paraban ni un segundo en sacarles fotos, seguramente emocionadas de ver aquella escena casi parecida a un dorama cursi de Yaoi.
-que-pronuncio en tono molesto frunciendo sus labios en un adorable puchero, la penetrante mirada casi malévola pero aterradora de su tan apuesto novio le provoco un escalofrió cual recorrió su espina dorsal y parte de su abdomen.
-entonces… hare que también te vean a ti-¿a qué venía ese tipo de comentario? ¿Es que acaso planeaba hacer algo mas intimo frente a esa multitud?
Abrió la boca dispuesto a decir algo quejarse o protestar para detenerle mas fue demasiado tarde ya que Nakajima se atrevió a tomarle por los costados pegando por completo sus cuerpos y entonces sucedió el tacto de sus  bocas se hizo presente y el tiempo se detuvo, sus largos brazos rodeando su cintura al igual que esos labios de textura suave, dulces, el aliento ajeno mezclado con el suyo ambos a mentolados, quiso alejarlo empujarle pero no tenía fuerza suficiente ese chico lo volvía débil, cerró los ojos al sentirlos moverse sobre los suyos y no dudo en corresponder cerrando los ojos abrazándole por el cuello poniéndose en puntillas para lograr alcanzarle. El asombro de los espectadores se hizo presente más los gritos de aquellas fanáticas al presenciar todo aquello, Nakajima se aparto con una sonrisa satisfecha al acariciarle una mejilla, el abrió los ojos aun aturdido de todo percibiendo la humedad sobre sus propios labios la cara le ardía seguramente por el sonrojo sus ojos se enfocaron en la boca del menor cual se mordía el labio casi provocándole a un segundo y tercer beso mas no estaba dispuesto a eso así que alejándolo con un empujón tomo el obsequio que ese día había recibido cual yacía sobre la banca, un enorme peluche cual con dificultad lograba cargar pues este era casi del mismo tamaño que él lo cual le hizo quejarse, Yuto fue tras el mayor y no dudo en ayudarle con ese peluche blanco y le beso la mejilla con ternura.
-tonto-pronuncio al tomarle con su mano libre mientras que con su otro brazo cargaba el enorme peluche, Ryosuke le vio fingiendo enojo pero sonrió apenas un poco mostrando solo entonces su felicidad del poder estar con su ocupado novio cual nunca perdía  en aprovechar el poco tiempo que lograban estar juntos y así entrelazando sus dedos ambos se marcharon de aquel lugar siendo consientes que para el siguiente día seguramente estarían en alguna revista por aquel espectáculo que su novio había montado teniendo el un poco de culpa claro por ese beso travieso.

Fin…