domingo, 2 de agosto de 2015

Pequeña mentira-Yamajima





Titulo: Pequeña mentira
Pareja: Yamajima
Género: Shonen ai, drama
Capítulos: Único
Autora: Hitomy-chan (Yue Yamada)
Nota: bueno después de estar ausente he vuelto, se que tengo dos fics mas sin continuar pero dejare claro que ya avance el capitulo dos de mi primer amor y también lovee me y otros dos seriales nuevos que llevo escritos desde hace ya mucho pero no tengo valor para subirlos. Para celebrar el cumpleaños de Yuto, le dejo un Yamajima.
Felicidades Yuto Nakajima, siempre te daré mis mejores deseos y mis mas sinceras felicitaciones, espero algún día hagas felices a nostras tus fans y te cases con Ryosuke, y nos des mas amor Yamajima o YutoYama… Omedetou!!! Y gracias por existir.
Son libres de comentar y dar vuestra opinión.

Capitulo único- Pequeña mentira.

“Se que tal vez esta historia que he de contar será para asombrarse, créanme cuando les digo que yo aun siendo el protagonista de ella en este preciso instante estoy lo suficiente impactado pero mas que nada asombrado, pero si estuviesen en este momento en mis zapatos estoy del todo seguro que se encontrarían en la misma situación, y no, no estoy exagerando tan poco suelo ser alguien que haga drama pero justo en este preciso instante yo Yamada Ryosuke un chico de tan solo 17 años de edad vivo lo que seria para cualquier chica una clásica y graciosa historia de amor con un toque de misterio pero mas que nada de secretos y no… tener secretos no es lo mío, si no mas bien de ella… mi hermana mayor Chihiro Yamada, pero para no confundir mas las cosas solo basta verme ahora entre la espada y la pared de lo que es una gran mentira”.
//////////////

Su mente divagaba en un sinfín de pensamientos mientras mantenía su pequeña figurar inmóvil entre los brazos de quien en ese momento era su novio, los delgados brazos de este rodeaban a la perfección su bien formada cintura y el aire tibio de ese acalorado día de verano solo le hacían aumentar el color rojizo de sus mofletes cuales lucían tan carmesí debido al toque de maquillaje, el vestido de holanes que ese día llevaba se movía suave al ritmo del aire como si danzara y él no sabia que decir o como reaccionar ante esa atmosfera romántica que les hubo rodeado desde que su compañero le hubo dicho aquellas palabras o mejor dicho “la declaración de amor”, aun su cabeza no procesaba del todo lo que anteriormente pasó y justo ahora en ese instante todo parecía ir de mal a peor.

flashback”

-yo… estoy enamorado de ti-quizá  siendo un él le hubiese propinado un golpe aquel alto y delgado chico por lo que paso después de esa confesión mas no fue así por que la humedad de aquella labios tan suaves le hicieron mantener su mente en blanco tomando con fuerza entre sus manos la parte baja de su vestido apretando la fina tela con  tanta fuerza pero aun así correspondió aquel sutil beso cual pareció durar una eternidad pero solo pasaron unos segundos en los que aquellos labios estuvieron sobre los propios sintiendo el sabor a mentolado, pronto el aire pareció tornarse frio cuando no sintió mas esa unión de sus bocas solo para ser abrazado con tal protección por parte del joven que una sensación de dolor púnzate en su pecho le hizo callar, no había una sola palabra que lograra emitir, nada, absolutamente nada, solo una corta sonrisa de total relajación por el lado de Yuto si ese es el nombre del chico que le amaba a él o mejor dicho a ella.
-te amo Rie Yamada.

-fin del flash-

La corta carcajada de su hermana mayor pronto reino su recamara y él yacía echado sobre su cama ocultando su rostro con un manga que  había decidido leer antes que su escandalosa y sobre todo molesta hermana mayor le interrumpiera, sus labios rojos de tanto estarlos mordiendo debido al haber guardado silencio desde que su boba hermana comenzó a contarle su día con el novio que tenia, pero él no pareció escuchar nada por que su mente solo estaba perdida aun entre el recuerdo de aquel día, Chihiro le vio desde el escritorio donde se mantuvo sentada elevando su ceja izquierda pues bien era sabido que cuando su hermano se mantenía en total silencio era por que algo ocultaba, se cruzo de piernas dejando todo su peso en el respaldar de la silla en espera de una confesión referente a Nakajima, pero Ryosuke solo se reincorporo dejando caer el manga al piso frotándose la cien con tanta impotencia sintiendo  algunos nudos sobre los hombros debido al estrés acumulado.

-¿y bien?-se atrevió a preguntar Chihiro pues su tonto hermano menor parecía no querer hablar.

-Chihiro, ya no es divertido, esa mentira esta creciendo, ya no podre seguir mas con la farsa no después de que…
-no puedes retractarte, de cualquier forma Nakajima resultara herido y lo sabes-le interrumpió antes de que siguiese hablando pasando ya por un costado del menor yendo directamente a la salida.
-aun así.
-no seas melodramático Ryosuke, el ni si quiera a notado que eres hombre, no veo el problema para no seguir con la mentira, hazlo por mi-

Ahí estaba esa voz de ruego nuevamente, a la cual no podía negarse no cuando estaba de por medio la felicidad de su hermana, vio el vestido colgado en su armario escuchando solo entonces la puerta siendo cerrada, y con resignación solo vio en dirección de la ventana siendo consiente que debía seguir con esa mentira solo un poco mas para que su tonta hermana lograra ser feliz.


Flash-

La tarde en que todo comenzó él se encontraba saliendo de los vestidores, el entrenamiento de ese día había sido realmente mas duro que los anteriores pronto iniciarían los juegos deportivos y era fundamental que el equipo de soccer estuviesen en buena condición para lograr ganar al menos un trofeo, saco sus audífonos caminando ya por los pasillos de la escuela cuando fue bruscamente jalado del brazo siendo arrastrado por su hermana mayor, Chihiro Yamada.

-¡¡¡oye!!!-se quejo al estar ya fuera de las instalaciones de aquel instituto, bufo del solo ver esa cara, nadie en el colegio sabían que eran hermanos, lo cual no le molestaba pues todo había sido idea de ella después de todo.
-necesito tu ayuda-se recargo en la pared mirándole serio cualquier cosa que estuviese planeando seguramente terminarían ambos en un lio siempre era así, movió su cabeza en negación, esta vez no formaría parte de cualquier cosa que esta estuviese planificando.
-por favor Ryosuke-suplico Chihiro tomando el borde de la playera del menor mostrando suplica y una pizca de tristeza en sus ojos cafés.
-sabes que si lo hago… seré yo quien termine cargando con toda la culpa-le explico con seriedad en cada palabra pronunciada pero Chihiro no le soltó esta vez sea lo que sea que le pasara a su hermana mayor parecía ser de suma importancia.
-necesito que me hagas un ultimo favor Ryosuke.-presto toda su atención a lo que su hermana tenia por contarle sorprendiéndose mas y mas conforme escuchaba, al principio se negó ante aquello, por supuesto que el no formaría parte de eso, habían limites para todo y en esta ocasión no le ayudaría, pero su insistente hermana no cedió, y él no pudo oponerse mas cuando las lagrimas de desespero adornaron las mejillas de Chihiro Yamada descubriendo así que todo iba en serio.
-yo lo amo… solo pido tu ayuda por esta ultima vez.

Y fue así como su pequeña mentira comenzó, iba contra toda su moral como el príncipe del colegio pero habían ocasiones que hasta el mas popular y famoso chico de cualquier instituto de niños ricos debía dejar la moral y estatus solo por realizar un favor a su hermana y bueno que mas daba si al final resultaba todo mal, nadie del instituto sabría lo que Ryosuke Yamada fue capaz de hacer, no mientras ambos lo mantuvieran todo como un “secreto”.

Se vio así mismo en el reflejo del espejo no creyendo que realmente fuese él, las ondas de su largo cabello caían con tanta naturalidad, sus labios rojos por el labial sabor a fresa, sus mejillas rosadas por el rubor al igual que ese vestido color rosa cual dejaba a la vista la nívea piel de sus hombros, Chihiro le vio de pies a cabeza asombrada de ver a su hermano así, para cualquier chico resultaría difícil decir que bajo todo ese maquillaje y ropa se encontraba realmente un chico.
-a partir de hoy, serás Rie Yamada mi hermana menor-le explico entregándole un bolso, de mala gana lo tomo haciendo un puchero obvio no toleraba verse de mujer, ¿a donde había ido toda su moralidad en un par de horas?, a la mierda que seguiría con eso.
-olvídalo… no lo hare-dijo aquello al momento en que se disponía a irse de allí pero sus piernas flaquerón tras haber dado un paso en falso, terminando así por caer al suelo, caminar en tacones realmente era complicado.
-Ryo… solo de esa manera podre estar con él y lo sabes, además tu desde muy pequeño fuiste vestido de…
-¡¡¡cállate!!!-le interrumpió al estar sentado en el piso mostrando el color rojo que sus mofletes habían tomado.
-deja ya de gritar y quejarte, el hermano menor de Yu solía jugar contigo, no será difícil para ti fingir aún que eres chica ante él, hazlo por mi y por el futuro de la familia Yamada
-¿futuro?... mas bien por tu futuro sabes perfectamente que desde hace “mucho”-enfatizo mirando a su hermana  aun desde el piso-nuestra familia dejo de lado cualquier contacto con los Nakajima, por dios Chihiro nuestro padre no puede si quiera escuchar el apellido de esa familia.

Pero su hermana le ignoro viendo solo su propio reflejo quizá pensando en todo lo malo que saldría cuando fuesen descubiertos y lo mal que la pasaría su hermano menor por haber formado parte de todo aquello, mas no quería parar, no ahora cuando estaba tan cerca de lograr su objetivo.

Fin del flash-


La fría ventisca de la mañana se adentro por entre las cortinas provocando que Ryosuke despertara no solo por la luz del sol si no también por el sonido molesto de su móvil cual emitía una melodía muy conocida para él con torpeza aun medio dormido estiro su brazo buscando así aquel aparato cual yacía junto a su cama justo sobre la mesita de noche tirando algunas cosas al piso logro tomarlo no fue necesario que viese de quien se trataba pues el solo sonido le resultaba muy conocido así que solo respondió.
-hola-uso su típica voz femenina mientras salía de la cama yendo directamente a la ducha.
-buenos días Rie-chan lamento haberte despertado
-no te disculpes Yuto-Kun, de cualquier forma debía hacerlo ya
-veras, hoy mi hermano saldrá con Chihiro-san así que creí que tu y yo…-sabia a donde iría todo eso, así que se retiro el pijama muy dispuesto a terminar rápido con esa llamada, no era que le molestara Yuto, para nada, el problema estaba en que comenzaba acostumbrarse demasiado a la compañía de ese chico, y le aterraba descubrir el por que de eso.
-de cualquier forma debía acompañar a Chihiro, es la única forma en que ella puede salir con Yu-san, así que es seguro que podamos vernos hoy Yuto-Kun-llamarlo por su nombre le resultaba muy cómodo tanto que algo parecía revolotear en su abdomen pero esa agradable sensación se desvaneció cuando el menor se despidió.
-Rie-chan, realmente te quiero-dejo su móvil sobre la toalla mirando como el agua pronto llenaba la tina recordando que todo se trataba de una mentira, por todos los cielos, ambos son hombres, bueno para Yuto el es chica, y no debía sentirse así, debía ignorar aquello, para él las chicas debían ser su prioridad ¿o no?.

El resto del día estuvo tan distraído mientras su hermana le escogía algún buen vestido que usar para la que quizá seria la ultima cita con Nakajima, aun recordaba con perfección y detalle el día que lo vio, después de tantos años sin verle era increíble lo mucho que ese chico había cambiado, en su mente solo pasaban los recuerdos de cada día vivido desde que esa mentira inicio y  llevando un par de sus dedos hasta sus labios recordó el primer beso, si mal no recordaba no le molesto que fuese sido con Yuto, aun cuando en un tiempo atrás le interesaba que fuese con una chica hermosa digna de estar a su lado mas no imagino que resultaría siendo con un él, sus orbes estuvieron fijas en las constantes prendas que pronto se amontonaron sobre su cama escuchando muy a su pesar la voz de Chihiro pero aun por mas que quisiera enfocarse en las palabras que esta le decía su cabeza se oponía a ello, por que lo único que ese día gobernaba sus pensamientos era Yuto, tal vez debía ser honesto, decirle toda la verdad antes que el menor siguiera enamorándose mucho mas , no deseaba herirle pero viendo ahora la sonrisa de su hermana tampoco deseaba fallarle a ella, resistiría hasta rl final, pero… ¿Qué pasaría después de eso? ¿Qué pensaría Yuto de todo eso?

-Ryo ¿me estas escuchando?-asintió saliendo por fin de aquel caos mental descubriendo solo entonces que ya se encontraban en el lugar acordado.
-Chihiro, sabes que al final Yuto terminara destrozado-comento sin pensar ganándose una mirada seria por parte de su hermana pero esta solo asintió.
-Ryosuke, deja de pensar y diviértete mucho hoy, será la ultima vez que lo veras, así que… haz lo posible por hacerle feliz-¿a que venían esas palabras? Esta no era su típica hermana mayor lucia diferente como si algo hubiese planeado para esa tarde.
-¿de que servirá hacerle feliz hoy? Si al final terminare haciéndole daño, lo peor es que tu te iras, tu no tendrás que lidiar con toda la culpa, seré yo quien cargue con todo.
-lo se, por eso debes hacerle muy feliz, para que así Yuto no tenga rencor al saber que hizo lindas memorias contigo o con quien aparentaste ser durante estas semanas-con un suspiro de resignación dirigió su mirada a los dos chicos que se acercaban posando sus ojos en la perfecta figura de Yuto, su cabello lucia ligeramente desalineado pero sabia que ese look iba perfecto en la manera que vestía, usando una chaqueta fresca con unos jeans poco ajustados pero cuales marcaban su delgada figura la playera blanca solo resaltaba mas la palidez de su piel lo cual le hizo ruborizarse, se veía demasiado bien,  Chihiro se alejo solo para correr abrazar a su pareja y él por su parte solo se quedo de pie viendo venir al menor hasta situarse frente del grabando a detalle ese momento estando consiente que no podría olvidar nada referente a Yuto, su cuerpo se movió por si solo escuchando como los latidos de su corazón se aceleraban conforme volvía mínima la distancia, parecía no tener control de su cuerpo, pero por alguna extraña razón sus sentimientos y emociones le hacían reaccionar de aquella manera, sin pensar se alzo en puntillas tomando impulso para tomarle por las mejillas y le beso.
Yuto abrió los ojos con asombro por aquella acción tan brusca pero sorpresiva por parte de su novia mas no negaría que el sabor de esos labios rojos le encantaba,  le abrazo por la cintura acercándola un poco mas moviendo sus labios lentamente presionando sus bocas con esa necesidad de no separarse pero debido al comentario por parte de Chihiro le hizo romper con aquel mágico momento.
-deberíamos dejarles solos para que así puedan ir algún hotel-bromeo Chihiro colgándose del brazo de su novio mientras lo llevaba a jalones lejos de aquella pareja dirigiéndole así una mirada sincera a su hermano quien lucia lo suficiente avergonzado por haber actuado de tal manera, la cara le ardía así que rápidamente volteo a cualquier parte evitando a toda costa el ver a Nakajima quien solo le tomo del mentón haciendo que le mirara.
-luces hermosa cuando te sonrojas-la delgada mano de Nakajima tomo la suya entrelazando sus dedos para así tomar un rumbo diferente del cual habían tomado Chihiro y Yu, Ryosuke noto lo bien que sus manos encajaban como dos perfectas piezas de rompecabezas su mano libre fue a parar donde se llevaba acabo un dolor púnzate cual le dificultaba el poder respirar, su mirada estuvo fija en la hermosa sonrisa de Yuto siempre tan radiante, si mal no recordaba el menor siempre había tenido plasmada esa alegría, aun cuando pasaran malos momentos Nakajima siempre reía, entonces esa necesidad de decirle todo, de mandar todo al carajo solo para no causarle un terrible dolor volvía agobiarle, no deseaba arruinarle la felicidad pero tampoco podía seguir mas con esa farsa, no cuando provocaría una herida que quizá nunca sanaría.

-¿ocurre algo?-pregunto el pelinegro al detenerse en el centro de aquel parque de atracciones a donde le había llevado, vaya ni si quiera había logrado notar eso, la enorme rueda de la fortuna brillaba ante las luces que le adornaban, el menor apretó el agarre de sus manos pues su hermosa novia solo veía el suelo luciendo perdida.
-Rie-le llamo esta vez por su nombre llamando así la atención de su pareja quien le vio con una sonrisa desanimada-¿Qué pasa?-los labios le temblaban por el miedo, aun la cita no iniciaba y ya estaba por arruinarla, pero quería hacer algo antes de entristecer la vida de Yuto por culpa de esa mentira, no entendía por que su pecho dolía tanto aun no se atrevía aceptar sus propios sentimientos no cuando sabia que solo ganaría odio por parte del menor.
La mirada seria del alto parecía intimidarle pero el brillo en esta mostraba solo la ansiedad de recibir una respuesta por las dos preguntas realizadas.

“se que me adiaras, se que soy una terrible persona, pero no mereces sufrir, así que seré yo quien lidie con toda la culpa”

-oye, si ha pasado algo malo no importa, estoy aquí contigo, siempre lo estaré-el menor lo tomo por las mejillas acariciando suave esa perfecta piel para así lograr llevar un mechón de cabello tras la oreja de su novia cual en ese momento solo atino a detenerle apartándose lo suficiente, sus ojos se abrieron con asombro no esperando aquella reacción ¿Qué estaba pasando?, pero ahí no acabo todo, aquello solo pareció empeorar cuando Yamada le jalo llevándolo aun lugar solitario lejos de las luces, de cualquier persona terminado por empujarle contra un árbol siendo solo alumbrados por la luz de luna, podía jurar que había visto rodar una gota salina por la mejilla de la chica pero su atención se vio fija en los labios temblorosos de esta mientras susurraba algunas palabras que lo desconcertaron por completo.

-deja de llamarme Rie, basta de decir que estarás a mi lado siempre, ya no puedo mas con esta mentira-su mano fue tomada siendo dirigida hasta poder tocar el cabello de su novia.
-¿Qué dices?-se atrevió a preguntar no queriendo ver lo que pasaba-Ryosuke hizo que le jalara aquel falso cabello y en una fracción de segundo la peluca cayó al suelo revelando así el cabello castaño del mayor y Yuto enmudeció, ¿Qué significaba todo eso? Rápido Nakajima se alejo pero su espalda se encontró con el troco de aquel árbol y negó.
-tu… -fue lo único que logro pronunciar desconcertado por todo eso
-soy Yamada Ryosuke, el hermano menor de Chihiro todo este tiempo he sido chico, no existe Yamada Rie, fue solo una mentira-confeso sin titubear ni un poco en sus palabras, el rostro del alto se desfiguro borrando cualquier emoción de felicidad, mirando de pies a cabeza al mayor quien solo se mordió el labio inferior mirando la peluca cual yacía en el suelo, un silencio por de mas incomodo se hizo presente el único sonido que ambos podían escuchar era el de las risas lejanas de las personas cuales se divertían ignorantes a lo que en ese momento pasaba, Yuto apretó sus manos con tanta fuerza que sus nudillos se tornaron blancos conteniendo cualquier impulso por gritarle, deseaba una explicación pero ¿para que pedirla? Eso no resolvería el daño no cuando sintió su felicidad esfumarse en un instante.

-Yuto-
-no te atrevas a llamarme por mi nombre-chasqueo al fin mirándole con tanto odio que Ryosuke solo se agacho para así tomar aquella peluca mas no se puso de pie tampoco le miro en ningún momento.
-se que soy una terrible persona-murmuro conteniendo el nudo que se formaba en su garganta.
-eres despreciable, jugando con los sentimientos de las personas, ¿Quién te crees que eres? ¡¡¡ ¿Eh?!!!-Nakajima elevo la voz pero él no le interrumpió en ningún momento, lo mejor era que se desahogara de cualquier forma lo merecía, se reincorporo pero fue bruscamente empujado dando pasos torpes hacia atrás, Yuto lo tomo por los hombros sacudiéndole con tal desespero exigiendo ya una explicación pero Ryosuke solo le vio con tristeza.
-lo hice por Chihiro, solo de esa manera lograría estar con tu hermano-quizá decir solo eso no explicaba nada, pero  nada de esa mentira tenia sentido, disfrazarse de mujer solo para que su hermana lograra salir con aquel chico, haciendo todo eso a espaldas de su padre.
-lárgate…-le ordeno el alto no queriendo verle mas allí, el dolor estaba tan claro en las orbes del chico que aquel dolor en su corazón solo aumento, pero había lago que aun debía decirle, algo que quizá para el menor ya no era importante, pero que debía decirlo si no se arrepentiría después, algo que descubrió en el poco tiempo en que estuvo fingiendo que poco a poco crecía y que tanto se negaba a creer, por que simplemente paso, el no planeo nada de eso, tampoco esperaba sentirlo, pero le fue imposible contenerlo, no cuando ese chico le dio tantas risas, sitios cuales conocer, y sobre todo esos sentimientos que no esperaba sentir, pero que se desbordaban cada que veía al menor.

-se que posiblemente me odias por todo lo que hice, que no servirá de nada que sepas esto pero es algo que solo debes escuchar tu
-no me interesa, solo vete Yamada-la voz firme de Yuto no le hizo detener sus palabras así que mirando sus manos sonrió con suavidad.
-yo no esperaba que esto pasara mas sin embargo paso, por que fue imposible que detuviera todo, te amo Yuto, y se que no debería decirlo no cuando se que te he causado mucho daño y sabes que, no me arrepiento de estos sentimientos, por que aunque se que duele estoy feliz de haberme enamorado por vez primera de un chico como tu, te ame aun cuando no quería aceptarlo, te ame aun sabiendo que todo lo que vivíamos era una mentira, y te amo aun sabiendo que me odias…- la sonrisa que adorno sus labios se vio tan honesta mas Nakajima no quiso si quiera verle, estaba lo suficiente molesto como para escuchar alguna confesión, ya no quería escuchar mas mentiras.
-No me interesan tus sentimientos, no quiero saber nada de ti, no vuelvas nunca a cruzarte en mi camino- No es como si estuviese esperando una respuesta romántica, no merecía a un chico como Nakajima, con desgano se retiro de aquel lugar dejando al pelinegro devastado,  por fin todo termino, ya no iba a mentir nunca mas, tampoco deseaba volver a enamorarse, el amor dolía pero fue todo culpa de si mismo por buscar la felicidad de su hermana dejado de lado la propia.
Yuto le miro partir, su corazón estaba destrozado y aun así no podía adiarle mas no le detuvo en ningún momento, el poco orgullo que tenia le impedía hablar u hacer algo, se había enamorado de una vil mentira, con todo el enojo acumulado dio un golpe al tronco del árbol maldiciendo constante y pronto la silueta de quien fingió ser una chica se perdió entre la poca gente que aquel lugar había, dando un final a esa pequeña historia de amor.

***********

Había recibido el peor regaño de toda su vida, luego de haber sido descubierto por sus padres vestido de chica, el castigo fue mucho peor que los anteriores, adiós a su móvil o cualquier aparato que le permitiera estar en contacto con Nakajima, su habitación fue estrictamente revisada y todo relacionado a Yuto desapareció, sus padres no se inmutaron en gritarle y señalarle con mala cara ante la forma baja en que se comporto siendo culpado por la fuga de Chihiro con aquel detestable heredero de los Nakajima.
-No volverás nunca a verle, si es necesario serás transferido a un instituto privado- y con esas ultimas palabras se vio siendo prisionero en su recamara, no había mas peluca, no mas vestidos, no mas citas con Yuto, ya no vería nunca a Yuto y eso era lo que mas dolía, las fotografías de ambos, los obsequios, las cartas, no le quedaba nada, solo los recuerdos de cada momento compartido.
-perdón…- el simple susurro se perdió en el silencio y las lagrimas resbalaron por sus mejillas rosadas, el llanto que había reprimido por tanto tiempo al fin salía con tanta libertad que no tuvo intención de parar, ya no estaba Chihiro para escucharle, no mas juegos no mas bromas entre ambos, solo estaba el cargando con toda la culpa, con toda la responsabilidad, pero eso no importaba sabia lidiar con eso mas no con el dolor de un primer amor fallido.
-Me enseñaste todo, menos a vivir sin ti… Yuto realmente lo siento…


//// Pos Ryosuke///

Se que justo ahora se preguntaran ¿Qué paso con Yuto?, la verdad no lo se, no volví a verle después de aquello, no me busco y como el me lo pidió no me cruce nunca mas en su camino, no fui trasferido de colegio pero fui vigilado durante mi ultimo año en preparatoria, no pude contactar con Yuto y el tampoco hizo el esfuerzo en buscarme, el amor suele ser tan complicado, mantuve una esperanza de que el llegara a sentir algo por mi, mas eso nunca paso, al parecer su “estaré siempre contigo” era solo para ella “Rie Yamada”, me quedo completamente claro que yo para Nakajima solo fui un mal momento algo que debía ser desechado de su vida, alguien que debía desaparecer y supo hacerlo por que él no volvió a verme, mi hermana Chihiro se comunico conmigo una semana después de lo ocurrido, me pidió perdón he incluso dijo que trato de hablar con Yuto que le explico que todo había sido idea de ella, pero no obtuvo éxito, tal vez eso era lo mejor, yo no merecía estar con Yuto, le cause daño por culpa de esa mentira.
-pero a veces me pregunto, si tú pensaste si quiera una vez en mí- mire al cielo sosteniendo el maletín, vi por ultima vez aquel parque de atracciones, y mi mirada se centro en la sombra de aquel gran árbol donde todo termino, recordé aquello imaginando nuestras siluetas bajo aquel árbol.
-Tan nostálgico- no se bien que tipo de sonrisa hubo aparecido en mis labios pero se que estaba cargada de tristeza, Yuto y yo nunca mas nos volvimos a ver después de la ruptura, ya había pasado un año, quizá era hora de olvidar.

Me aleje de aquel lugar, nuevamente me sentía tan miserable, de verdad el amor me ha convertido en alguien muy patético, con una negación reí por lo bajo mirando mis pies al caminar, hoy era mi ultimo día en Tokio mi ultimo día como estudiante de preparatoria, necesitaba olvidarle, no piensen que estoy huyendo, pero hay ocasiones en que uno simplemente debe alejarse de los recuerdos que causan dolor y yo debo hacerlo.
Hoy justo esta mañana había despertado con la idea de torturarme un poco, recordar por ultima vez, recorrer los lugares donde ambos estuvimos, por ultima vez vería los recuerdos pasar antes de dejarlo ir.
-¿Qué estas haciendo Ryosuke? De verdad estas loco-no supe en que momento paso pero termine chocando con una persona pero solo me disculpe y seguí mi camino, era hora de ir a clases, con eso en mente retome mi camino pero una mano tomando mi muñeca me hizo girar acompañada de una voz que llevaba tanto tiempo sin escuchar.
-Yamada-mis ojos se centraron no en la persona que me llamó si no en esa delgada y pálida mano que sujetaba mi muñeca, aun después de tanto tiempo mi piel reconocía a ese tacto la suavidad de esa piel tocando la mía.
-Yu…-guarde silencio al darme cuenta de cómo iba a llamarle-Nakajima-no podía si quiera verle, el contacto de su piel se desvaneció dejando un sutil rastro por mis dedos hasta que el roce se desvaneció.
-tu…-su voz penetro por mis oídos y me aterre de lo que fuese a decir, entonces recordé sus palabras frías “no vuelvas nunca a cruzarte en mi camino”, yo no deseaba escuchar ese tipo de palabras así que me aleje dando dos pasos en reversa y termine por darme la vuelta y corrí, hui de aquel lugar lo mas rápido posible, estaba seguro que en cualquier momento las fuerzas en mis piernas me abandonaría y necesitaba escapar lo mas lejos posible, no esperaba encontrarme con el tan repentinamente, el dolor en mi corazón se hizo presente volviéndose tan fuerte que me costaba respirar con normalidad; los recuerdos volvieron en especial el amargo momento y termine por caer de rodillas al suelo, mis manos tuvieron contacto con el concreto y algunas piedras se adherían a mis palmas debido a la magnitud en que caí, las lagrimas cayeron una tras otra prueba clara de mi dolor, di un par de golpes en mi pecho tratando de disminuir esa opresión buscando la manera de poder respirar normalmente.
-no es justo…-por supuesto que no lo era, verle justo cuando decido olvidarle, no era justo, a duras penas me reincorpore notando las heridas en las palmas de mis manos, mis rodillas ardían seguramente tenia algunos raspones en ellas, nuevamente estaba llorando y no tenia idea en que lugar me encontraba, mi mirada recorrió el lugar y entonces el ultimo recuerdo me golpeo con tanta fuerza, estaba en aquel parque donde paso nuestro primer beso.
-Ryosuke-unos delgados brazos rodearon mi cintura, la voz susurrante tras mi oído solo aumento el mar de lágrimas, podía reconocer ese calor con tanta facilidad, más esa manera única de abrazarme con tanta devoción, Yuto estaba ahí, el había corrido tras de mi pude saberlo por la manera desenfrenada en que respiraba y el ritmo inestable de su pulso, mis manos dolían tanto mas ese dolor no se comparaba con el que sentía en ese momento, mi vista me impedía ver con claridad mi entorno todo era un lio en mi cabeza, los fuertes brazos de Nakajima me impedían alejarme he irme de ese lugar que tan triste me hacia sentir, aun si deseaba hablar nada podía decir, no podía emitir ninguna pregunta, y el solo se mantenía en silencio mientras su respiración golpeaba contra mi oreja y cuello, ¿Por qué me había seguido? ¿Qué era lo que quería de mi?, mas y más preguntas rondaron mi mente pero no pude preguntarle nada, no cuando sollozaba con tanta desesperación.
-por fin te encuentro-pronuncio contra mi oreja logrando que mi corazón dejara de latir-después de tanto por fin logre encontrarte, perdóname Ryosuke por todo el daño que te hice, pero yo también estaba herido, se que ambos nos hicimos daño, tu con esa mentira y yo… bueno yo solo actúe y dije palabras hirientes-la suave ventisca de ese día acalorado atrajo consigo los pétalos de los cerezos revistiendo traviesos el camino del parque si no también el momento triste de aquel encuentro, apreté los labios aun cuando no lograba pronunciar palabra alguna, Nakajima soltó un largo suspiro muestra clara de su frustración, quizá por no tener idea de que decirme.
-Ryosuke. Yo… siempre pensé en ti, aun cuando nuestras familias se distanciaron volviéndose enemigos, siempre recordé a esa chica de mejillas rosadas y hermosa sonrisa, por eso… cuando supe que mi hermano se vería con Chihiro-san y que tu estarías ahí en ese encuentro, que nos veríamos nuevamente, me puse feliz-yo no tenia idea del como reaccionar, algo húmedo sobre mi hombro se hizo presente y supe que Yuto también sufría tanto como yo o quizá mucho mas, por culpa de mis mentiras esta persona paso por dolor, yo merecía mas que solo raspones en mis rodillas y manos.
-Así que cuando descubrí que Rie Yamada nunca existió, que todo fue solo una mentira-
-¡¡¡No fue una mentira!!!-exclame tratando de zafarme de su agarre posesivo, iba a encararle como aquella vez, dejarle claro de nuevo que siempre fui yo bajo todo ese maquillaje y esa peluca, no una mentira.
-calla, déjame continuar, no lo arruines-pronuncio fortaleciendo sus brazos casi sin dejarme respirar, su risa golpeo mi oreja y la tensión disminuyo a casi nada-Se que no todo fue mentira, se que Rie y Ryosuke son la misma persona, de quien me enamore y estoy enamorado, por eso, perdóname por no haberte buscado, pero necesitaba tener el valor de admitir que yo un chico hetero se encontraba enamorado de un chico cual responde al nombre de Ryosuke Yamada.
Los delgados brazos fueron remplazados por unas manos sobre mi cintura haciéndome girar y encontrarme con aquel rostro tan parecido, con rasgos mas maduros claro solo un poco no había cambiado tanto en un año, su índice y pulgar sujetando mi mentón y pronto la cercanía se volvía mínima en nuestros rostros, yo intentado huir de este chico y el buscando mi amor con tanto anhelo.
-Yuto.-Mis labios temblaron justo al roce de los suyos y el solo me regalo una de esas sonrisas tan suyas dejando en claro que no se trataba de un simple sueño, las heridas en mis manos dolían no tanto como el golpeteo de mi corazón , la respiración de Yuto golpeo mi piel y el tacto se dio, primero un roce sereno donde sus labios se mantenían presionados contra los míos, moviéndose despacio aumentando el ritmo cuando correspondí ese beso, cerrando los ojos por completo, era increíble la fuerza que poseía este chico para hacerme ceder con un solo beso, tanto tiempo sufriendo por él deseando olvidarle, superar todo y el volvía tan descarado a derrumbar todo y hacerme amarle mas que ayer, nuestros labios encajando cual piezas de rompecabezas, sus brazos sujetaron por completo mi cintura y como el primer beso todo desapareció alrededor, con torpeza le sujete de las solapas solo con mis dedos pues aun mis heridas sangraban, su lengua exploraba mi cavidad bucal volviendo el beso tierno en unos apasionado, mas intenso y atrevido, deje que gobernara mi interior acariciándola con la propia provocando en mi jadeos cada que nos separábamos solo para volver a besarnos con mas necesidad, apreté el agarre  en el cuello de su chaleco justo cuando el mordía mi labio con rudeza y  me queje debido al dolor en las palmas de mis manos lo cual le hizo alejarse de mis labios pronunciando en un silente susurro:
-¿te lastime?-su pulgar acaricio mis labio inferior y sus ojos se fijaron quizá en la herida que hubo echo en mi labio y yo solo negué embelesado por tenerle tan cerca a casi nada.
-yo… hace poco tuve un incidente nada grave y pues me queje por esto-mostrándole mis manos con aquellos golpes le hice preocupar lo supe por que no dudo en alejarse mas solo para sujetarme ahora por las muñecas mirando atento las heridas.
-Debemos curarlas… -con rapidez recogió mi maletín cual hubo sido olvidado por mi y me llevo consigo, yo aun no le daba una respuesta a su confesión.
-Yuto… no es para tanto, yo...- se detuvo volteando a verme con esa mirada seria y volvió acercarse a mi rostro besando mi frente.
-tu eres mi prioridad Ryosuke, te amo y quiero cuidar de ti-se inclino para así verme directamente frotando su nariz contra la mía.
-por eso, acepta mi amor, aun si ya no me quieres, hare que te enamores de mi nuevamente, quiero amarte siendo  tu no el chico con disfraz de chica, darte lo que te di y mucho mas, hoy, mañana y siempre-sus dedos acariciaron los míos manteniendo la cercanía, sus labios estando cerca de los míos, su aroma embriagador, todo lo que fuese Nakajima Yuto me volvía loco y era eso lo que mas amaba de el.
-te amo Yuto-no hubo mas palabras de mi parte ninguna promesa para amarle siempre, nada que no fuese a decirle en un futuro, la necesidad de besarle en ese momento era mucho mas importante que todo, no había nada mejor en este instante que Yuto Nakajima, mi primer amor, lo que fuese a pasar después no interesaba, ni el odio en nuestras familias o mejor dicho el odio que mi familia tenia por los Nakajima solo por un contrato no aceptado, nada de eso era importante, solo el y yo y nuestro futuro juntos.

Fin….